Concejales intentaron destituir a Romero pero no pudieron .

Mayoría: después de dos horas de debate y como la oposición no logró la mayoría se decidió conformar una comisión que analice el caso. Romero se niega a cumplir con una ordenanza aprobada para contratar a tres profesionales que realicen una auditoría de las cuentas del municipio.
Los concejales de la oposición pidieron en la última sesión que el presidente del Concejo Deliberante de 25 de Mayo, Nicanor Romero, sea destituido por negarse a cumplir con la ordenanza aprobada para realizar una auditoría de las cuentas de la Municipalidad. Luego de dos horas de debate se resolvió conformar una comisión que analice el caso.

Los ediles pretenden separar del cargo a Romero porque no permite que se haga una contratación directa por $ 46.000. El oficialismo plantea que sólo puede hacerse una adjudicación directa hasta $ 5.000, pero la oposición destaca las excepcionalidades planteadas por la propia Ley de Contabilidad, que alcanzan este caso puntual.

Romero argumenta que se debe llamar a licitación pero los opositores dudan de ese mecanismo. "Necesitamos gente que no se vaya a vender por ningún soborno", dijo el concejal Darío Giménez en declaraciones a Radio Municipal.

El 30 de abril, en la sesión ordinaria del Concejo Deliberante de 25 de Mayo, los bloques del Frente para la Victoria, Partido Justicialista y Movimiento Popular Veinticinqueño Lealtad al Pueblo presentaron un proyecto de resolución para contratar a los profesionales encargados de llevar adelante la Auditoría Externa General. Esta auditoría fue autorizada por una ordenanza aprobada por unanimidad de los votos, es decir, con los votos de los concejales bravistas, Nicanor Romero, Ulises Traverso y Benito Quiroga.

La ordenanza autorizaba al presidente del Concejo, Nicanor Romero, a firmar el contrato con el equipo de profesionales. El proyecto se aprobó por mayoría, ya que los concejales del oficialismo (Romero, Quiroga y Ulises Traverso) votaron esta vez en contra.

Una vez aprobado el proyecto, el viceintendente Romero, no permitió que se ponga en marcha la mentada auditoría para determinar si existieron irregularidades en la administración del intendente David Bravo.

Comentá la nota