Concejales de General Pico solucionarán error del IPAV

El Instituto compró lotes para construir soluciones habitacionales pero una falla formal al momento de abrir las ofertas postergó la operación. Por pedido de Rojo, los ediles tendrán que reparar la situación.
Los concejales piquenses terminarán enmendando el error que cometieron los funcionarios del Instituto Provincial Autárquico de Vivienda (IPAV), en la apertura de sobres que contenían las ofertas de terrenos con destino a la construcción de viviendas.

Los errores formales, considerados "insalvables" por la asesoría legal, obligarán a los ediles a realizar una sesión especial o tratar el tema en forma prioritaria durante la próxima reunión ordinaria. La premura en abordar el caso fue solicitada por el propio titular del organismo, Julio Rojo, que se reunió con todos los bloques políticos para explicar el motivo del problema.

Según se precisó, en agosto del 2008 el IPAV invitó a participar de un concurso público para que se ofrezcan terrenos donde se pretenden emplazar varios barrios de viviendas sociales. La convocatoria establecía una serie de condiciones, entre ellas ubicación y una superficie mínima. Al momento de la apertura, dos de los sobres con ofertas fueron rechazados de plano y la documentación devuelta a sus titulares.

Semanas después, las personas que ofertaban los lotes completaron la documentación que en principio faltaba, la cual fue adjuntada al expediente, que suma 236 fojas. Ante el planteo, se dio intervención a la Contraloría Fiscal del Tribunal de Cuentas, que rechazó la forma en que se terminó de conformar el concurso.

Fundamentos.

La impugnación se basó en que al momento de estudiar las ofertas, las dos que fueron impugnadas ya no podían complementar la documentación observada. Las autoridades del IPAV insistieron ante el primer rechazo, pero la negativa se repitió en abril. Ante esta situación, el titular del Instituto informó al Ministerio de Obras Públicas. Desde el gobierno provincial se aconsejó solicitar al municipio la compra de los terrenos a través de una ordenanza avalada por el legislativo local.

El monto de la operación alcanza a los ocho millones de pesos y las tierras en donde se piensan construir los barrios están en la zona norte de General Pico, en las inmediaciones del Regimiento de Caballería Ligera 13. Ayer se especulaba con la posible realización de una sesión especial para el día jueves, cuestión que parece difícil de concretarse ya que los ediles de la oposición solicitaron a martilleros locales tasaciones de los terrenos, trámite que podría demorar unos días. Además, habría un punto más a resolver. Se trata de la intervención del Colegio de Martilleros en la operación y el monto de comisión que la entidad debe percibir.

El dinero para la adquisición de los solares será girado en una partida especial a nombre de la Municipalidad de General Pico. Sin la aprobación de la ordenanza, un nuevo llamado a concurso público podría demorar la gestión más de seis meses.

Comentá la nota