Concejales del Frente por Campana se reunieron con autoridades del Hospital Por el tratamiento que se le da a los residuos patogénicos

Vecinos denunciaron que animales juegan con ellos. Además el domingo se habría inundado un sector de pediatría. La directora adjunta del hospital negó esta situación ante los concejales pero trabajadores ratificaron lo sucedido.
Los concejales del Frente por Campana, Jorge Gozo y Andrea Nicora, se reunieron en las últimas horas con la directora adjunta del hospital San José la doctora Cecilia Bernatzky ante dos situaciones denunciadas por vecinos que generaron la preocupación de los ediles opositores.

El primero de los temas que plantearon a la funcionaria, según aseguraron los concejales en dialogo con la prensa, fue la situación ocurrida el domingo, donde gran parte del área de pediatría se inundó producto de la rotura de un caño, y durante horas nadie de mantenimiento habría podido solucionar el problema. "Ella dijo desconocer el tema y aseguró que de haber ocurrido inmediatamente debe haber sido solucionado por el personal de mantenimiento, pero nosotros le explicamos que esto no sucedió", aseguró la concejal Nicora.

El segundo tema que plantearon ante Bernatzky fue el del tratamiento que dan a los residuos patogénicos -es decir hojas de bisturíes, sangre humana, tejidos orgánicos, órganos y partes del cuerpo removidas por cirugía, entre otros- ya que una denuncia de vecinos e incluso de personal mismo del hospital, asegura que los mismos no son tratados en la forma apropiada y que están al alcance de los perros del vecindario. "Ella nos explicó que son tratados de forma correcta, que el personal realiza el procedimiento correspondiente y que luego de ser colocados en un contenedor son llevados por una empresa", continuó Nicora, pero en una recorrida por el lugar ellos confirmaron que esto no es así: "La invitamos a que nos acompañara a ver el lugar donde se depositaban pero dijo que no podía, fuimos nosotros y comprobamos que los mismos están un contenedor que tiene un cartel que dice oficina, el cual tiene una puerta abierta por donde salen parte de las bolsas, por lo que es cierto que están al alcance de cualquier animal y representa un peligro para la gente que trabaja cerca del mismo y para los vecinos del barrio".

En referencia a este tema, dos vecinos de la zona ratificaron ante la prensa los dichos de los concejales y aseguraron que es "usual ver a perros comiendo placentas" u otros "restos humanos por la calle". "Incluso vemos como el encargado de mantenimiento dos por tres utiliza un tacho que hay en el lugar detrás del contenedor para quemar estos residuos, no siempre vienen a retirarlos", confirmaron.

"Esperamos que se corrija cuanto antes esta situación", reclamó Gozo, quien además denunció que un baño que pertenecería al archivo municipal ubicado detrás del hospital, "vierte sus residuos cloacales directamente a la calle".

La denuncia de los trabajadores

A través de un mail difundido en las últimas horas y al cual tuvieron acceso los concejales del Frente por Campana, trabajadores del Hospital explicaron la situación vivida en la mañana del domingo.

A continuación transcribimos parte del mismo:

"Aproximadamente a las 5,40 hs de la mañana del domingo las enfermeras de pediatría avisan a mantenimiento que hay una pérdida de agua de el baño de la habitación 12. El señor de mantenimiento va a ver y contesta que él no sabe donde está la llave de paso de agua, y que había que esperar a Fabricio, (hijo del jefe de mantenimiento Luis Acevedo, que tomaba su guardia a las 6 hs). Cuando llega la guardia entrante, contesta lo mismo, que no sabe dónde está la llave de paso, a todo esto el agua (caliente) seguía saliendo a borbotones inundando la habitación 12 donde había niños internados, entre ellos una niña operada de apendicitis, los cuales debieron ser mudados de habitación ya que el calor producido por el vapor emanado del agua caliente era insoportable debido a las altas temperaturas de este mes de enero. A todo esto, y ante la falta de respuesta del personal de mantenimiento las enfermeras debieron dejar sus obligaciones habituales y ponerse a sacar el agua junto con las 2 o 3 mucamas que había ya, que el agua ya había llegado dentro de la sala de neonatología, (con el peligro que ello implica ya que allí se encuentra todas las incubadoras que funcionan a electricidad y demás) office de enfermería, pasillo y demás habitaciones".

"Mientras tanto se estaba llamando en forma ininterrumpida al jefe de mantenimiento Sr. Luis Acevedo quien por supuesto tenía el teléfono apagado. Ante la falta de respuesta se llamó a los directivos quienes también tenían los teléfonos apagados. Alguien llama al "piojo Cuenca" quien manda a alguien a cortar el agua en todo el hospital. (O sea cortar por lo sano). Dejando sin agua a servicios vitales como Uci, guardia, quirófanos", explica el mensaje.

Comentá la nota