"Los Concejales y el Ejecutivo actúan como dueños y no son más que administradores"

A menos de un mes de concretarse el acto eleccionario del 28 de junio, el conjunto de candidatos a convencionales de la Unión Cívica Radical de Puerto Madryn continúa con él análisis de la Carta Orgánica para profundizar sobre más propuestas a debatir en lo que será el seno de la Convención Municipal.
En ese marco, el primer candidato de esa lista, el reconocido abogado madrynense Tomás Rizzotti, comentó que trabajan en ese trámite "junto a un amplio y excelente grupo de asesores, ya que el radicalismo llegará a esa instancia con un plan concreto y serio, plagado de propuestas".

No tantas excepciones a las ordenanzas

En tal sentido, "ya se han acordado cinco o seis temas fundamentales para cambiar en el espíritu de la Carta Orgánica. Por más que sea una buena norma, su función debe ser también la de acotar ciertas facultades y atribuciones, entre las que se encuentran las continuas, reiteradas y diarias excepciones que se realizan a las Ordenanzas para favorecer emprendimientos privados de hoteles y de todo tipo. Si se quiere tener un perfil, esto debe también estar incorporado a la Carta Orgánica, y para ello se ha buscado avanzar en el análisis de cómo será la mejor forma de plasmarlo en el articulado, sobre lo que trabaja la arquitecta Sandra Dumaine, quien también integra la lista de candidatos a convencionales, y junto al agrimensor Gustavo Arnoldo, reconocido empresario inmobiliario de la ciudad y la zona".

Con esos especialistas, "se busca además propiciar un Código de Desarrollo Urbano que refleje acabadamente lo que la ciudad quiere y proyecta, las modalidades y características, con zonificación y todo lo necesario -indicó Rizzotti-. Si bien sobre el tema deberá actuar el Concejo Deliberante propiamente dicho, es necesario que desde la Carta Orgánica se le marquen las pautas para que se inste a conseguir un código que tenga la mayor prolijidad y precisión posible. Incluso, si es necesario contratar profesionales expertos en urbanismo, habrá que hacerlo, ya que no es suficiente ser un arquitecto para conocer de urbanismo, sin criticar con ello a la querida gente del Partido Acción Chubutense (Pach), quienes hablan muy bien y han armado un ‘librito’ muy lindo de propuestas, pero sin embargo, cuando fueron gobierno en la municipalidad, ni sus propios concejales, han hecho algo por modificar esa situación y habilitaron muchas excepciones. Las ordenanzas están para ser cumplidas y nada más".

Interpelar a secretarios municipales

Uno de los principales escollos con los que han colisionado los concejales de la oposición es con la imposibilidad de exigir a integrantes del Gabinete Municipal para que concurran al seno del Concejo Deliberante y brinden explicaciones sobre determinados temas, a manera de interpelación. Sobre el tema, Rizzotti planteó que "esa situación obedece a la crisis que han en las instituciones, ya que hay institutos que no funcionan. Actualmente, el Concejo Deliberante dice y hace lo que el Departamento Ejecutivo o el Secretario de Obras Públicas le ordenan que diga y haga, sin ningún tipo de discusión. Lo mismo ocurre a nivel provincial y nacional, lo que hace que esta elección exceda el marco local, ya que requiere una modificación de los órganos para revalorizar las instituciones y el sistema republicano. Si los parlamentos se convierten en escribanía de lo que dice el Ejecutivo de turno, sin querer criticar puntualmente este Ejecutivo, es una condición no democrática, acá no se discute ni analiza, se aprueba solamente porque viene enviado desde el Departamento Ejecutivo y con la visación de Obras Públicas. Nadie discute nada y todos los días se observan procedimientos de ese tipo y nadie hace nada. Con que se levanten dos o tres voces desde la oposición no alcanza, menos aún cuando hay casos en que ni la oposición busca que se analice algún proyecto en particular o proponer discusión. Esa no es la labor del Concejo Deliberante, sino analizar, preguntar y fiscalizar; llevar al seno de su cuerpo a los secretarios y subsecretarios que han establecido la parte técnica de cada proyecto, para conocer sobre sus bondades o no. Lo mismo ocurre con los contratos, ya no se alcanza a saber si son beneficiosos o no para la Municpalidad. Deben tener en cuenta que son administradores de bienes ajenos, ya que actúan como los ‘dueños’ de la ciudad cuando son simples administradores y van a tener que rendir cuenta algún día".

Comentá la nota