Los concejales definen hoy si se impone el uso del GPS en taxis

El Concejo someterá hoy a votación el proyecto que obliga a utilizar en todos los taxis el GPS y el botón de pánico. La Municipalidad pagará los gastos para comprar e instalar los equipos, cuyo funcionamiento tendrá que ser solventado por los taxistas.

El Concejo Deliberante someterá hoy a votación el proyecto de ordenanza por el cual se pretende establecer el uso obligatorio del sistema de posicionamiento satelital y del botón de pánico a bordo de todos los taxis que circulan por la ciudad. La medida fue propuesta semanas atrás por el intendente Gustavo Pulti, como respuesta a los reclamos de varios representantes del sector por los reiterados hechos delictivos sufridos por los taxistas, en especial, durante la noche y la madrugada. El proyecto ya fue aprobado por las comisiones de Transporte, Legislación y Hacienda, por lo que se supone, que será avalado sin inconvenientes en la reunión plenaria de hoy.

Según se indica en el expediente que votarán los concejales, una vez que la norma sea promulgada, le Municipalidad deberá hacer una licitación pública para contratar el sistema, ya que los gastos para adquirir e instalar los equipos correrán por cuenta de la comuna.

La intención es la de resolver este tema cuanto antes, para asegurar que los más de 2 mil taxis que circulan por Mar del Plata cuente con el GPS y el botón de pánico en el plazo más breve posible. De hecho, el texto que se votará en la sesión de hoy señala que los equipos tendrán que ser colocados a bordo de los vehículos a los 30 días de que se promulgue la ordenanza.

Puntualmente, el proyecto establece que todos los taxis deberán "instalar obligatoriamente y como medio de seguridad y de defensa un sistema de posicionamiento global" capaz de establecer en tiempo real cuál es la ubicación de cada vehículo y de emitir mensajes de pánico al accionar un botón.

Al respecto, se precisa que el botón tendrá que estar ubicado en un lugar donde no sea percibido por los pasajeros, para que el chofer emita una señal de alerta que pueda ser recibida en el centro de monitoreo vehicular de la Municipalidad, supervisado por las fuerzas de seguridad.

Si bien la gestión de Gustavo Pulti se comprometió a utilizar recursos públicos del municipio para comprar los equipos, esto no impidió que hubiera cierta resistencia por parte de algunos taxistas. De hecho todavía hay quienes se quejan porque los propietarios de los vehículos tendrán que afrontar el costo de mantener mensualmente el servicio.

Comentá la nota