Concejales cruzados por la suba de dietas a más de 5.000: enojos, pujas, discusión, apuros y dudas

Este lunes infoeme.com dio a conocer los alcances de la ley 13924, por la cual algunos concejales cobrarán dietas de entre los 5.000 a 6.000 pesos. Todo gracias al nuevo cómputo de sus antigüedades públicas. Algunos concejales dijeron que no habían “tomado conciencia” de la norma, pero presentaron los papeles para cobrar la antigüedad. Coalición Cívica se opone. Julio Alem cree que “no se va a poder aplicar”, Irene Blanco está enojada con la noticia y Liliana Schwindt cree que “es bueno revalorizar el rol de los políticos”. La polémica recién empieza.
Este lunes se conoció masivamente una modificación de la ley de municipios que aprobó la Legislatura y promulgó el gobernador Daniel Scioli. Se trata de una ley presentada por el diputado provincial Federico Scarabino, que las cámaras trataron en noviembre con mucha rapidez y perfil bajo. A través de la ley 13924 varios concejales de Olavarría (y de toda la Provincia) empezaron a computar entre mil o dos mil pesos mensuales (o más) de mejora salarial por la antigüedad que los ediles tuvieron por otros cargos públicos.

La modificación les corre a los concejales desde enero, y todos los que hayan tenido una función pública previa la cotizarán en su antigüedad hasta 1995 al 4% anual. Y desde 1995 al 1%. Eso lleva las dietas de 4.700 a 7.150 pesos por mes, que con descuentos serán algo más de 5.000, solamente para el caso de que se compute desde 1987.

En la Ciudad la Ley 13924 fue publicada por infoeme.com en un adelanto exclusivo que hizo correr la novedad rápidamente. Resultado: bronca en los contribuyentes locales y caras largas en los concejales, alguno de los cuales se enojó con este Diario On Line por publicar la noticia.

Tanto la novedad de la ley como la misma noticia fueron los disparadores de una polémica que no tardó en instalarse en la agenda “extra oficial” del Municipio local: ¿Quién lo cobra y quién no? ¿Quiénes están de acuerdo con el beneficio y quienes piensan que es absurdo que un aumento por otros cargos públicos?

En este camino por conocer las opiniones de los protagonistas encontramos la disidencia en las opiniones.

El concejal de la Coalición cívica, Héctor Cavalieri, expresó su deseo de no cobrar el aumento: “no compartimos para nada el aumento de la dieta por antigüedad. Es un aumento sin sentido. No es un momento oportuno, no corresponde en lo absoluto. Si viene la liquidación con ese aumento lo donaré a alguna entidad que lo necesite”.

La concejala de Unión por la Provincia, Liliana Schwindt, descartó la posibilidad de rechazar el aumento que le otorga la Ley y declaró “en definitiva hablo por todo el mundo. A el aumento lo desconocía en su totalidad. No sé a quién se le ocurrió”.

Después evaluó que “a mí la noticia no me cae ni bien ni mal, yo sé lo que vale mi trabajo, lo que yo hago y todo lo que pongo en esto y como me dedico en esto, todo el día de la mañana a la noche... yo hablo por mí. Y cuando viene un campaña política yo pongo plata de mi bolsillo y pago la campaña con mi dinero, no con dinero de nadie”.

“¿Si me preguntan que pienso? Yo defiendo lo mío y lo que yo hago –insistió-. Lo que hace el resto no sé. Que Cavalieri haga lo que quiera, si él quiere donar lo que a él le toca que lo done. Yo no hago demagogia. Yo sé lo que tengo que hacer con mi dinero y con lo que yo me gano y con lo que me corresponde. Yo ayudo a un montón de gente e instituciones y no estoy publicando lo que dono o dejo de donar, no hago demagogia”.

Disconforme con la queja del edil de la Coalición, dijo que “creo que el rol del político tendría que estar bastante mas revalorizado. Hay diputados y senadores que cobran veinte mil pesos, si vamos a empezar a medirnos todos con esa vara, todos van a empezar a donar. Yo no lo voy a donar”.

Por su parte Susana Valverde, concejala por el Frente para la Victoria del PJ, ya presentó los papeles de reconocimiento de antigüedad, necesarios para cobrar el plus.

“Si lo que cobrás lo donas o no tengo idea. Nosotros lo que tenemos es la ley nada más. Yo ya presenté el papeleo para el reconocimiento de mis 35 años de antigüedad, por ejercer la docencia. Ahora vamos a ver como viene la mano, nos notificamos todos al mismo tiempo a través del texto, todos teníamos que ir a personal para que nos dijeran que trámite había que hacer”, declaró Susana, poniendo en evidencia que no existe posibilidad alguna de que algunos ediles desconocieran la noticia.

“Es todo tan antipático para charlarlo que no lo hablamos ni entre nosotros porque a todos nos tiene como en suspenso”, declaró la concejal.

En la línea de Valverde, María Irene Blanco, fue muy clara: “Lo voy a cobrar, es una ley, que cada uno haga lo que quiera”, sancionó, visiblemente enojada con infoeme.compor el adelanto (“ustedes nos atacan” dijo) y reservando si ya presentó o no los papeles para cobrar el beneficio, que en su caso es uno de los más altos del recinto.

Frente a éstas posiciones hay otras que aseguran que no se llevaría a la práctica y esperan, por su parte, que en estos días surja alguna idea que imposibilite el aumento del 4% anual en las dietas de algunos concejal por una ley que contabiliza la antigüedad de éstos en otros cargos públicos.

Es la opinión que manifestó el presidente del Concejo Deliberante, Julio Alem: “a algunos municipios esto se les va a hacer pesadísimo para pagarlo, no van a poder; es una especulación mía pero yo creo que tiene que surgir alguna norma que impida que se aplique de esa manera”, indicó.

Lo que si es cierto es que esta noticia ya instaló una polémica y dividió las aguas entre los protagonistas. Solo resta esperar que las acciones de los concejales los ubiquen uno por uno en cada costa. Y ver las planillas finales para constatar cuánto les toca a cada uno.

Comentá la nota