Concejales apoyan el reclamo de portuarios

El Concejo Deliberante aprobó ayer por unanimidad una resolución que expresa el rechazo hacia las modificaciones impositivas que afectarán al Puerto de San Nicolás. Además, volvió a discutirse en el recinto el tema de las incompatibilidades.
Mientras empresarios y trabajadores del sector portuario local esperan una medida por parte del Gobierno de la provincia que atenúe el impacto de las nuevas cargas impositivas para el sector, el Concejo Deliberante sancionó ayer una resolución rechazando las reformas impositivas aplicadas a los puertos bonaerenses. Fue en el marco de la extensa sesión ordinaria que los concejales celebraron ayer, y donde también volvió a discutirse el tema de las "incompatibilidades". Además, el concejal José María Díaz Bancalari presentó al Cuerpo su renuncia. De esta manera hizo oficial su anunciado alejamiento de la política.

El respaldo a los portuarios fue tratado hacia el final de una sesión que demandó más de cuatro horas. El asunto se discutió en virtud a un proyecto presentado por el radical Fabián Gigli, que luego recibió algunas modificaciones consensuadas en el recinto.

El proyecto de resolución fue aprobado por unanimidad, y en concreto establece que "el Concejo Deliberante de San Nicolás rechaza los incrementos en la Ley Impositiva que afectan la competitividad del Puerto de San Nicolás y ponen en riesgo las fuentes de trabajo que la actividad portuaria genera".

El segundo de los artículos establece además que la resolución será remitida al Gobernador Daniel Scioli y al Ministro de la Producción de la provincia de Buenos Aires, Martín Ferré.

Entre los argumentos que fundamentaron la iniciativa, pudo leerse éste: "Que las distintas empresas radicadas en la zona portuaria de nuestra ciudad, y la intersindical portuaria han manifestado su rechazo a dichos aumentos, dejando en claro que la merma en la recaudación significará una reducción de los puestos de trabajo en las distintas terminales, generando que alrededor de 1.100 familias nicoleñas queden al desamparo, por la inminente pérdida de sus puestos de trabajo".

También hay que señalar que ayer tomaron estado parlamentario dos notadas presentadas el Concejo por la empresa Casport. Una de ellas era la reproducción de la carta que las empresas que operan en el Puerto de San Nicolás habían enviado al Gobernador y remitido también a cada diputado y senador bonaerense. En la segunda, la empresa expresó al Cuerpo su "enérgico repudio" a las modificaciones hechas a la Ley 13.930.

Incompatibilidades

Luego del informe llegado desde el Tribunal de Cuentas, el tema de la situación de incompatibilidad de algunos concejales nicoleños volvió ayer al recinto. Fue a instancias de un proyecto de decreto que la Presidencia del Concejo puso a consideración del Cuerpo.

En concreto, se trataba de una iniciativa a través de la cual el órgano deliberativo pediría al Departamento Ejecutivo que "realizara los cargos deudores" contra los concejales Antonio Cicchese, Jorgelina Glorio y Danilo Petroni, considerados "incompatibles" por la Presidencia del Cuerpo.

Si embargo, Maurcio Larroucau no obtuvo el tratamiento sobre tablas que solicitara para el expediente, por lo que ahora deberá ser tratado por la comisión de Legislación General.

Quienes se opusieron al tratamiento sobre tablas del proyecto argumentaron que la facultad de resolver sobre el asunto la tiene el Honorable Tribunal de Cuentas de la Provincia de Buenos Aires, un órgano que ya advirtió sobre la existencia de "incomtabilidades" y parece responsabilizar por ello al Intendente Municipal y el Presidente del Concejo Deliberante, entre otros. También advirtieron que el proyecto presentado por la Presidencia no hacía ninguna referencia a la condición de "incompatible" del concejal Miguel Pereyra.

Mónica Basualdo, presidenta de la comisión de Legislación General, invitó a todos los concejales a participar en la discusión de "un tema de tanta importancia". A su vez, el Presidente del Concejo ya manifestó que instará a la comisión para que el expediente sea despechado cuanto antes y pueda quedar resuelto en la próxima sesión ordinaria.

La renuncia

Meditada desde hace largos meses, y reconocida públicamente algunas semanas atrás, la renuncia de José María Díaz Bancalari a la banca de concejal que ocupa, ya es un hecho. Fue presentada ayer y aprobada por unanimidad por sus pares.

"Uno a veces se enfrenta a situaciones que lo llevan a decidir cuestiones que tienen que ver con el estilo de vida que uno desea, como lo que me tocó a mi cuando tuve que enfrentarme a la decisión de irme a trabajar a La Plata, dejando a mi familia y mi profesión de lado. Ese tipo de cosas le hacen a uno replantearse qué es lo que quiere. Y lo que yo quiero de acá para adelante es dedicarme a mi profesión y tener más tiempo para mi familia", comentó a sus pares el concejal Díaz Bancalari, quien a partir del próximo 1º de octubre ya no volverá a subir las escaleras hacia la planta alta del Palacio Municipal. Su lugar en el bloque justicialista que hoy preside, será ocupado por la concejal Jimena Viviani, quien se reintegra a la actividad legislativa luego de vencida su licencia de un año.

Antes de ser votada la renuncia del concejal, casi todos los miembros del cuerpo, y desde los distintos bloques políticos que lo conforman, despidieron a Díaz Bancalari destacando especialmente el respeto con que supo tratar a sus colegas.

Comentá la nota