Los concejales aceptaron que los GPS sean optativos.

Fue acordada, tras una hora y media de deliberación entre los concejales y los propietarios de taxis y remises.
Tras una hora y media de deliberación, y con la presencia de 150 autos en la puerta del Concejo Deliberante, los concejales acordaron, con los propietarios de taxis y remises, la revisión de las ordenanzas que obligan a los prestatarios a colocar el equipamiento de seguimiento satelital en sus vehículos.

El acuerdo llegó luego de mucha discusión y tras algunas aclaraciones sobre lo que había pasado en mayo pasado cuando, una similar cantidad de taxis, habían concurrido al edificio legislativo a reclamar la instalación de los GPS.

El concejal justicialista Gustavo Reyes recibió a los taxistas con una copia del acta que, en ese sentido, se había firmado en mayo cuando, tras varios hechos delictivos, hubo una multitudinaria movilización de trabajadores del volante.

En la reunión participaron, además de Reyes, el titular del bloque oficialista, Juan Maldonado, Cristina Ziebart, Viviana Navarro, Laura Chiguay, el presidente del bloque radical, Jorge Camarda, y la concejal por el Provech, Ana María Bonaguro.

Por los propietarios de unidades de transporte estuvieron, entre otros, los remiseros Juan Nosada, Luis Iturra, Jorge Cáceres, y los taxistas Alejandro Bustamante, Luis y Carlos Robledo.

El acta de mayo

El primer punto de la discusión fue, precisamente, esa acta por la cual se impulsó la colocación de los GPS. Los propietarios de los autos especificaron que ninguno de los firmantes tenía representación alguna, aclarando que se trataba de choferes, y dudando sobre la legitimidad de las intenciones.

A partir de ese momento, los concejales del oficialismo entendieron el planteo de los dueños de los vehículos y las licencias, quienes reclamaron la derogación total de las ordenanzas que los obligaba a instalar los GPS, algo en lo que coincidió el titular del bloque radical, Jorge Camarda.

Luego de idas y vueltas en la discusión, los ediles justicialistas abrieron la puerta al encuentro cuando, tras aclaraciones sobre el funcionamiento legislativo y de los poderes, se mostraron proclives a revisar las normativas, de modo tal que la colocación de los equipos sea optativa.

En el acta que se suscribió tras la reunión también se decidió aclarar, a pedido de la concejal Viviana Navarro por algunas expresiones de los taxistas y remiseros, que en la movilización de mayo pasado varios de los choferes fueron amenazados, presionados y hasta sufrieron la rotura de vehículos.

Los referentes de la movilización del miércoles se retiraron conformes de la sala de comisión pero los vehículos recién volvieron a circular, luego de que el acta fuera leída a los compañeros, que celebraron el hecho de que, al ser optativo, ninguno estaba obligado a poner los costosos equipos.

Comentá la nota