Concejal trucho ¿denuncia penal y crisis presupuestaria?

Por: Gerardo Gómez Muñoz.

Una etapa novedosa de la política local sería aquella que permitiera a los ciudadanos acceder a los contenidos de un debate intenso. Es grato imaginar un intercambio en el que los que gobiernan se vean compelidos a superarse por la fuerza de los argumentos de sus contendientes. No es el caso marplatense en el que la oposición no parece dispuesta a detener la saga de su propio desorden.

Video de Camioneros, licencia trucha y carbón blanco parecían suficientes para que alguien dijera en el radicalismo que se iba por mal camino. Pero no. Había más: llego el concejal trucho. La Asesoría General de Gobierno de la Provincia de Buenos Aires ha dictaminado ahora que se trata de algo bastante más grave que un error los reemplazos amañados y oscuros que produjo la bancada del centenario partido. Simplemente eludieron reemplazar a quien tomaba licencias por quien correspondía. En vez de la hacer las cosas que corresponden, trucharon el proceso y pusieron a quien les dio la gana. Maiorano hablaba de un "golpe institucional" cuando lo desalojaron de la presidencia con los votos de unos bloques hartos de sus caprichos irresponsables. Lo mismo habían dicho cuando Baragiola fue removida por el video de Camioneros. Sin embargo eran ellos los que maltrataban las instituciones ocupando ilegalmente las bancas que votó el pueblo.

Una vez descubierto el sistema de adulteraciones con que se manejaron en las sombras, no solo ha quedado abierta la posibilidad de una denuncia penal (que con toda seguridad vendrá) sino que es probable que se desate una crisis de proporciones. El Presupuesto 2015, la ordenanza fiscal e impositiva y mucha otras cosas fueron votadas con un Concejo Deliberante irregularmente compuesto. La posibilidad de que esas sesiones se caigan y la ciudad se quede, a mitad de año, sin presupuesto es mucho más que una hipótesis. Solo bastaría que un ciudadano se presente en la Justicia diciendo que las tasas que le cobran tienen un origen ilegítimo y podría caerse el domino.

Plazos y listas

Ora orillando el enmarañado paisaje que cuidadosamente Ramiro Melucci describe ayer en su excelente nota en LA CAPITAL, ora incursionando en estrechas picadas hacia adentro, se encuentran otros ricos aspectos que revelan las cruzadas diferencias concretas que desnudan las dificultades de los partidos políticos en su camino hacia las azarosas alianzas con plazos legales que urgen cuando sólo resta una semana para sus respectivas registraciones. Ni qué decir, entonces, de las enrevesadas conversaciones, negociaciones y enredos que concitan la elaboración de las listas de candidatos locales y distritales que exigen el aquí y ahora para el 20 de junio. En todo caso las alianzas se traman y concluyen desde las conducciones nacionales, aquí sólo cabe el encastre o no en los rieles marcados desde arriba y la respuesta presiona ferozmente hacia el "sí" a costa de que se pierda el indispensable aporte mínimo para la campaña.

Desde este exordio se puede partir hacia el abordaje del encrespado tema de las listas para entender por qué la política debe servirse tanto de caminos y de palabras a veces demasiado cambiantes. En el campo de las alianzas la única novedad que pueda darse provendrá de lo que haga el voluble y demandante Carlos Arroyo que todavía oscila entre aliarse con radicales, lilitos y macristas, con el massismo o la lista propia, en una jugada con mucho tinte de apuesta grosera de cambio votos por puestos y esponsoreo. En el campo de lo que fue el Unen permanece Margarita Stolbizer liderando el espacio, pero con una llamativa pasividad de los socialistas de Binner. Los izquierdismos marxistas como es su costumbre elaboran su participación con métodos internos dados al hermetismo que no suelen evitar disensos que llegan a la división inútil, pero por ahora nada tan negativo pareciera estar acechando. El Frente para la Victoria no ofrece disensos a la vista y única intriga presente es la forma en que se zanjarán diferencias en lo que sea la forma de integrarse Acción Marplatense a las PASO. Algunos entendidos aseguran que Carlos Cheppi no está, como antes, con tantas ganas de confrontar con Pulti. Esto se puede advertir en el campo concreto del Concejo Deliberante, donde belicosos concejales como Wladimir Retamoza, Marcos Gutiérrez y Verónica Beresiarte han bajado los fusiles y lucen más bien desasosegados por la demora del jefe.

"Vamos en las PASO"

La gran intriga en relación con las próximas elecciones en Mar del Plata estaba ligada a lo que haría el intendente Gustavo Pulti, pero con suficiente antelación cambió intriga opositora por desazón de muchos de ellos porque el "voy por la reelección", les dio la certeza de que tendrían enfrente al peor e indeseado adversario. La por momentos irracional resistencia que a su gobierno ofrecían, especialmente, Nico Maiorano, tirando a mansalva y el mínimo Mario Rodríguez con su guerra de inocuas gacetillas de ocasión, fueron testimonio claro. También aportaba lo suyo José Reinaldo Cano -¿qué camiseta lucirá en esta elección?- tratando de mostrar que el intendente llevaba a la quiebra de la ciudad. Pulti que ni siquiera una vez perdió tiempo en responderle, proclamó su adhesión a la candidatura presidencial de Daniel Scioli, vino también su afirmación de que participaría en las PASO para confrontar con Cheppi y ahora ya está alistado con Julián Domínguez que quiere la jubilación y, finalmente este viernes a través de Santiago Bonifatti que lo representó en la inauguración del local partidario de Concertación Plural de los radicales Edgardo Díaz y Gustavo López, en Colón y Funes, además de ratificar la pertenencia de AM al proyecto nacional y popular, afirmó que participará dentro del Frente para la Victoria, pero con identidad propia en las PASO. Al día siguiente ya participó con los intendentes propia tropa de Domínguez y la CGT de Cristina en Luján para adherir a esa candidatura.

¿Y el Frente Marplatense?

Tiene 20 días el jefe comunal para constituir este proyecto anunciado poco después de su decisión por el tercer mandato. Y aquí sí se impone el hilado fino, porque si viene la confluencia en el proyecto es unánime y explícito, no lo es tanto el rédito que esa decisión le redituará a los que se asocien. Por lo que se está viendo en el terreno y lo que avizoran las encuestas el aporte es sustancial y hace diferencias pingües. Pulti ha venido trabajando con la intensidad que se le reconoce en dos basamentos centrales: gestión y proyecto y la devolución como quedó dicho es terminante. Las obras en los barrios -¿dónde quedó la cantinela remanida de que las obras son sólo para el centro?- han posibilitado un crecimiento que es cuidado y multiplicado en por lo menos siete centros partidarios que se alzan y activan fuertemente en zonas tan significativas como barrio Centenario, Victorino de la Plaza al 7800 (El Martillo y Pueyrredon), 2 de Abril, Libertad, Las Heras y otros preexistentes. La adhesión al proyecto se manifiesta con la muy numerosa adhesión de referentes del primer kirchnerismo que, a su vez, están en el ejecutivo, en Nuevo Encuentro y otros sectores de izquierda comprometida en los barrios como el Atahualpa de Mario Puche, la agrupación vecinal de Woollands, Toso, Junacoviv, etc., el Partido Humanista, los radicales del Movimiento Nacional Alfonsinista de Leopoldo Moreau que acá preside el ex concejal y sindicalista "Chucho" Paéz y el partido Concertación Forja de los radicales Gustavo López en el orden nacional y aquí Edgardo Díaz. Estos dos últimos han hablado ya de su apoyo irrestricto al modelo y a la candidatura de Pulti, no van "a hacer lío", pero quieren ser considerados y así otros de los nombrados.

Los radicales acortan distancia

A medida que los diversos caudillos ha ido logrando apreciar que les toca, los principios "se flexibilizaron" y quien más, quien menos todos estimaron a lo criollo que "peor es nada" y las sandías se fueron acomodando al andar. Hoy ya no se habla del "desguace" o del "fin del partido" y hasta Ernesto Sanz simula creer que le puede ir bien con su candidatura. Hasta hay quien afirma que hasta Vilma Baragiola no le cortará boleta, pero puede explicar cómo, a su vez, "pagará" el voto macrista a su candidatura. Bueno, pero tampoco le será fácil explicar a Sanz con qué votos reconstruirá el radicalismo bonaerense. Su prédica constante es que se debe trabajar por la unidad, por lo cual habrá que estar muy atento en el final de los marplatenses. Habrá que ver si tanto confundir barra brava con militancia lo premiará, como le prometieron, con la primera banca a diputado provincial a Maiorano y si la capacidad gacetillera de Mario Rodríguez lo lleva a otra diputación o por lo menos a la renovación de su banca de concejal o corona su suplencia el conflictivo Gonzalo Quevedo, fiel ladero de Vilma, desde tantos años. Con boina blanca sigue firme, después de un casi derrape inicial del que ni manchas amarillas quedaron, Tato Serebrinsky dispuesto a seguir peleando por una boleta encabezada por Sanz y por él mismo en el plano local. Todavía le queda suficiente cartelería, es incansable con el mate barrial. Eso sí la reciente desaparición del calificado dirigente Carlos Martín permitió apreciar -por las participaciones de pésames a los deudos- la inmensa cantidad de radicales a los que no se los ve, desde hace mucho tiempo en los ajetreos partidarios.

El dilema shakesperiano

Por más que lo niegan los massistas estos días de discusión de alianzas y de listas en el Frente Renovador, este tema es secundario porque lo reemplaza una cuestión existencial "el ser o no ser" es lo primero. Sergio Massa afirma impertérrito un "no me bajo" que quiere ser definitivo, pero las versiones y con indicios atendibles no son menos significativas. Javier Faroni amaga con la misma firmeza, pero admite que se está negociando con Carlos Arroyo o con el hijo que es quien mueve los hilos desde atrás, según se dice después de saberse que este fin de semana la habría buscando a Baragiola para hablar del tema de las PASO. Faroni según afirman algunos de su entorno, aclara siempre que él sostiene más que su candidatura el compromiso asumido por su íntimo amigo Massa, es decir que está mientras su amigo-jefe lo decida.

Fruta surtida

Lilita Carrió incontinente. Seguro que quiso ser aguda y dar un título periodístico como es su principal aporte político desde hace tiempo. Muy suelta de cuerpo, junto a Baragiola a quien vino a apoyar, soltó que "desde la gordura se vuelve, pero no desde la corrupción". Ella no está muy delgada que digamos, pero la cariacontecida de la radical, a su lado, merecía al menos que la chaqueña hubiera recodado antes que como dice el viejo refrán español "en casa del ahorcado no hay que mentar la cuerda".

Muy significativo. Importante acto concretó el partido "Concertación-Forja" en Colón y Funes, donde se inauguró el local propio. Gustavo López ex subsecretario general de la Presidencia y con cargo similar en el Ministerio del Interior, radical como la mayoría de sus adherentes brindó un muy cuidado discurso sobre el apoyo al proyecto que inició Néstor y conduce Cristina y a la adhesión a la reelección de Pulti. El conductor local de Forja, Edgardo Díaz se pronunció de igual modo y destacó la gestión municipal. A su vez Bonifatti como titular de Acción Marplatense y en representación de Pulti subrayó que AM está en el proyecto y estará en las PASO de del FpV

Vuelve Moreau. Otro radical que sostiene el proyecto actual del Gobierno nacional estará de nuevo en Mar del Plata el fin de semana venidero para presidir con "Chucho" Páez un nuevo encuentro partidario del creciente Movimiento Nacional Alfonsinista, creado para rescatar radicales "del acuerdo con el neoliberalismo" y participar del modelo actual.

Otra lista en el FpV. Fernando Alí con reuniones principalmente en los barrios y con entidades que nuclean a jubilados, sigue trabajando con sus equipos para preparar la participación del sector que lidera con el acompañamiento de Jorgelina Porta, en las PASO, dentro del Frente para la Victoria. Alí como candidato a intendente y Jorgelina encabezando la lista de concejales.

Coment� la nota