El ex concejal Sander, otro marinista que entró en el Pami

Se habló de cambios en la dirección del organismo en La Pampa. Aunque la versión fue desmentida, varios marinistas habrían ingresado a trabajar en los últimos meses en esas oficinas, entre ellos el ex concejal.
A pesar de las desmentidas y las versiones, parece que la apetencia del marinismo por programas y organismos nacionales en La Pampa que ayuden a su campaña política de cara a la interna partidaria de este año tiene buen asidero.

A comienzos de enero el titular del PAMI en la provincia, Heriberto Mediza, dijo que desconocía que se fueran a producir cambios en ese organismo ya que se hablaba que el senador Rubén Hugo Marín, con la anuencia del kirchnerismo, de quien es hoy aliado, iba a colocar a un funcionario al frente de esa delegación. Incluso el propio Marín negó esos trascendidos.

Sin embargo, si no hubo un cambio de manos en la dirección, al menos se habría producido el desembarco de marinistas en las oficinas del PAMI santarroseño. El ex concejal de la ciudad, José Luis Sander, sería uno de los empleados que desde hace unos meses está trabajando en el edificio de la avenida Roca. Pero, según indicaron fuentes confiables, no sería el único que respondería al senador Marín y que habría ingresado hace poco tiempo como empleado.

Sander es titular de la Unidad Básica de Villa Santillán y fue concejal de la ciudad por el PJ entre 2003 y 2007. Llegó a presidente del bloque en el Concejo Deliberante y tuvo roces con el vernismo, que llegó a pedir que lo apartaran del cargo. Muy cercano a la ex funcionaria Elsa Labegorra, quiso revalidar su banca en 2007 con el marinismo, pero perdió en la interna.

Ahora habría conseguido un puesto en el PAMI, dado que con la irrupción de la línea Plural quedaron pocos espacios políticos e institucionales para los marinistas.

De Sander se recuerda un episodio muy particular, cuando integra el Concejo Deliberante, que él nunca aclaró convenientemente. En aquella época, la hoy diputada Claudia Giorgis denunció que el intendente Nestor Alcala había utilizado a la asociación Malenche –de la que Sander era presidente– para triangular fondos públicos para la campaña electoral del PJ.

A su vez, este diario reveló que el hoy trabajador del Pami había recibido un subsidio de Alcala de 2.500 pesos y que con ese dinero organizó una fiesta de cumpleaños el mismo día que su hija de tres años cumplía años. Al rendir parcialmente el subsidio entregó una factura de 135 pesos bajo el ítem “festejo cumpleaños alumnos de Apoyo Escolar” (sic). Su única explicación por escrito, en la que no desmintió esa información, fue que había organizado una fiesta para niños carenciados.

Comentá la nota