Un concejal de la oposición dice que el aumento podría afrontarse con el "colchoncito" bancario

Lo dijo Carlos Mansilla, en referencia a los fondos que el Municipio atesora en un plazo fijo. Descartó que la solución radique en que funcionarios del Ejecutivo y del Concejo Deliberante no perciban una mejora salarial.
El concejal de Unión Peronista Carlos Mansilla negó ayer que desenganchar los salarios de los legisladores pueda resultar una solución de fondo del conflicto municipal, al tiempo que señaló que el Ejecutivo debería recurrir al "colchoncito" bancario para mejorar la oferta que fue rechazada por los gremios.

"Hasta este momento el último aumento que se dio en abril, al no estar incluido en el básico, no influye en el cálculo tanto de los concejales como de los funcionarios políticos", señaló ayer Mansilla, al ser preguntado sobre la posibilidad de una medida al respecto.

Y agregó que "de tomarse una medida en el mismo sentido, esto seguiría todo igual y si bien se habló de un gesto en un contexto de crisis, está claro que gestos se pueden dar pero no son una solución de fondo del tema".

El legislador de la oposición reiteró que el reclamo por una recomposición se preveía para este segundo semestre. "Está claro si uno analiza los números de los últimos cinco años y toda prudencia de administración siempre trata de tener un colchoncito para afrontar alguna eventualidad", consideró.

Mansilla aseveró por eso que "estuvimos revisando el fin de semana los números oficiales respecto a una cuenta que se promociona siempre y es la cantidad de plata que tiene el Municipio depositada en el banco, dividida por los salarios que se deben pagar".

Según su análisis, mientras en 2006 esos seis millones a plazo fijo en Banco Provincia le alcanzaban a la comuna para afrontar tres meses de salarios, "eso ha empezado a bajar porque en 2007 alcanzaba para dos meses de sueldos y este año permitiría pagar sólo uno. Por eso el problema que tiene hoy el Municipio, hay que chequear si no hay recursos como dicen, no le ocurre de un día para otro, porque la tendencia es que el costo es cada vez mayor en comparación con esa plata depositada".

Por eso, el legislador justicialista dijo que "si de algo no se puede hablar es de sorpresa y sí de falta de previsión porque en los últimos años vienen viendo que eso es así y ahora nos quieren hacer creer que nos encontramos de golpe con el problema, cuando eso no es así".

De provocaciones

y consensos

Sobre los episodios del viernes, con importante movilización de policía al palacio municipal, indicó que "lo único que hizo fue molestar mucho más la negociación, creo que fue una medida desacertada del Ejecutivo, más en el momento donde hay que encontrar consensos cuando eso fue una clara provocación".

Mansilla agregó que "a las 6 de la mañana son los trabajadores los que ponen el Tandil soñado a funcionar y me parece que aquí hay una discusión de dinero, pero también de respeto hacia el más humilde de los trabajadores".

Comentá la nota