Concejal Gómez: procesado y suspendido en el cargo

Hubo que esperar hasta la noche de ayer para conocer una resolución que estaba casi cantada. La Justicia Penal procesó al concejal chimbero Juan Carlos Gómez por el delito de usurpación de título.
Implica que para la jueza de la causa hay "semiplena" prueba de que se hacía pasar por médico, cuando en realidad no tenía título. La medida causó un efecto político automático: quedó suspendido en su cargo de concejal, porque así lo habían dispuesto sus compañeros ante el supuesto de que fuera procesado. El delito contempla una pena menor a tres años, por lo que el justicialista no irá preso si es condenado en juicio.

La resolución judicial había generado mucha expectativa en Chimbas, porque de ella dependía el futuro político inmediato de Gómez, que es el presidente del bloque PJ chimbero y el hijo del líder piquetero Carlos Gómez. Sucede que sus pares en el Concejo Deliberante decidieron la semana pasada darle una licencia por 60 días y, al mismo tiempo, en una especie de cláusula, acordaron su suspensión automática si antes de ese plazo era procesado por la Justicia.

La causa, que generó revuelo en Chimbas, se disparó el mes pasado, cuando Gómez fue denunciado por ser un médico trucho (Ver Cronología) y el desenlace de la instrucción se esperaba para ayer en la mañana. Pero lo único que se supo fue que la jueza que dirige el proceso, Mónica Lucero, llamó a declarar como testigo a Marcelo López, el presidente del Concejo Deliberante. Y la resolución salió recién en horas de la noche, confiaron fuentes calificadas.

Según las fuentes, fue procesado por usurpación de título. No implica culpabilidad, pero sí que la jueza tiene elementos para sostener que cometió el delito. La conducta que le imputan conlleva una pena de 15 días a 1 año de prisión y al ser la mínima menor a 3 años, no es de cumplimiento efectivo.

El imputado era investigado por el delito de ejercicio ilegal de la medicina y en plena instrucción, la carátula se ajustó y quedó en usurpación de título. En Tribunales explicaron oportunamente que el cambio responde a que está acreditado que el edil se hacía pasar por médico y, en cambio, no se ha podido probar que ejerciera la medicina en forma habitual, como lo exige el Código para que se configure el delito.

Por ahora, no se sabe qué camino tomarán los concejales chimberos. Desde ayer está suspendido en el cargo hasta que se resuelva la causa en su contra, pero algunos ediles no descartaron la semana pasada pedir la remoción si se dictaba su procesamiento.

En el entorno de Gómez aseguraron ayer que no tenían nada que decir. Había rumores que indicaban que podía renunciar de un momento a otro, pero hasta anoche no se confirmó nada.

Comentá la nota