Concejal denuncia al Intendente de Loreto

El Jefe Comunal no remitió al cuerpo parlamentario dos balances. Los ediles también le solicitan informes económicos y del plantel de trabajadores.
En Lo­re­to, el con­ce­jal ra­di­cal Ru­bén Er­nes­to Nú­ñez de­nun­ció al in­ten­den­te de esa lo­ca­li­dad, Jor­ge "Chi­no" Cha­pay (Par­ti­do Nue­vo), por la fal­ta de ren­di­ción de cuen­tas y por ne­gar in­for­ma­ción eco­nó­mi­ca al cuer­po le­gis­la­ti­vo del po­bla­do del de­par­ta­men­to de San Mi­guel.

Nú­ñez co­men­tó que el Con­ce­jo apro­bó va­rias re­so­lu­cio­nes so­li­ci­tan­do al In­ten­den­te el en­vío de los ba­lan­ces del se­gun­do se­mes­tre del 2008 y el pri­me­ro del 2009 y un in­for­me que con­ten­ga el to­tal de in­gre­sos al mu­ni­ci­pio por co­par­ti­ci­pa­ción pro­vin­cial y na­cio­nal.

"A pe­sar de que el Con­ce­jo apro­bó las co­rres­pon­dien­tes re­so­lu­cio­nes y lue­go se in­sis­tió, en rei­te­ra­das opor­tu­ni­da­des, Cha­pay hi­zo ca­so omi­so y no cum­pli­men­tó con sus obli­ga­cio­nes de go­ber­nan­te", co­men­tó Nú­ñez.

Ade­más, el De­li­be­ran­te le so­li­ci­tó al In­ten­den­te la nó­mi­na de per­so­nal mu­ni­ci­pal, un in­for­me so­bre el pa­ra­de­ro de la bom­ba his­tó­ri­ca de la pla­za Jo­sé Ma­ría Apon­te, otro que de­ta­lle el des­ti­no de un au­to­mó­vil (Ford Ga­la­xi) con el que con­ta­ba el mu­ni­ci­pio has­ta el 2006 y por qué de­ja­ron de fun­cio­nar los co­me­do­res ba­rria­les un día des­pués del 13 de sep­tiem­bre (jor­na­da elec­to­ral).

Pe­ro los pro­ble­mas en­tre el Je­fe Co­mu­nal y los edi­les no ter­mi­na­ría allí. A pe­sar de que el lu­gar de se­sión del le­gis­la­ti­vo es un pre­ca­rio sa­lón ubi­ca­do en el Cen­tro Cí­vi­co de Lo­re­to, el mis­mo no po­see la ade­cua­da ilu­mi­na­ción, por lo que los con­ce­ja­les de­ben re­a­li­zar sus en­cuen­tros par­la­men­ta­rios en una ga­le­ría con­ti­gua.

"Se­sio­na­mos en un pa­si­llo. Es una ver­güen­za", con­ti­nuó Nú­ñez.

De to­das ma­ne­ras, el edil ra­di­cal re­sal­tó la la­bor del cuer­po le­gis­la­ti­vo. "A pe­sar de los in­nu­me­ra­bles in­con­ve­nien­tes y las tra­bas pues­tas por el In­ten­den­te, el Con­ce­jo apro­bó or­de­nan­zas muy im­por­tan­tes pa­ra Lo­re­to, ta­les co­mo la cre­a­ción de un vi­ve­ro mu­ni­ci­pal, la pre­ser­va­ción de un es­pa­cio ver­de pa­ra la cons­truc­ción de una fu­tu­ra pla­zo­le­ta des­ti­na­da a la re­cre­a­ción de los ni­ños y la de­cla­ra­ción de ca­mi­no tu­rís­ti­co a una im­por­tan­te ar­te­ria de la lo­ca­li­dad", con­ti­nuó Nú­ñez.

Por úl­ti­mo, el con­ce­jal ra­di­cal co­men­tó que un ve­ci­no de Lo­re­to, Rai­mun­do Dait­ter, de­nun­ció pe­nal­men­te al In­ten­den­te (se ins­tru­ye en el Juz­ga­do Nº5) por qué per­so­nal de­pen­dien­te del mu­ni­ci­pio ha­bría in­gre­sa­do, en rei­te­ra­das opor­tu­ni­da­des, a su pro­pie­dad sin au­to­ri­za­ción y ex­tra­í­do tie­rra (des­ti­na­do a un fu­tu­ro) as­fal­to) lo que pro­vo­có in­nu­me­ra­bles in­con­ve­nien­tes en el te­rre­no.

Comentá la nota