El concejal del bloque Progreso Social en el Concejo Deliberante de Lomas de Zamora Eduardo Amalvy se mostró entusiasmado por la incorporación de su espacio al interbloque Unión Lomense porque remarcó que “es necesario” unir diferentes posturas para “plan

25 00:00:00

Cientos de familias optaron por celebrar la fecha en los restaurantes de la región, y otros prefirieron pasarla en casa, aunque rodeados de afectos y de vecinos, que no se privaron de ver los fuegos artificiales y trasladar el brindis a las veredas. Los boliches y bares, en tanto, fueron el punto de encuentro para los más jóvenes.

El reloj marcó las 0 horas del 25 y la noche explotó en luces. Los cohetes anunciaron el arribo del momento esperado y seguramente llegaron los brindis, las sonrisas, el abrazo de los afectos y el augurio de buenos tiempos, de salud, de amor y de progreso. Navidad estalló en la región y los centros, los bares y los restaurantes se colmaron de adultos, niños y jóvenes que salieron a festejar y que optaron por celebrar la fecha en las calles, en grupos, en reuniones, en familia.

“Este es siempre un día que nos da la oportunidad de acercarnos a los a afectos, incluso a esas personas que quizás durante el año no vemos tanto. Nosotros decidimos pasarla acá porque es una buena opción para disfrutar y evadir el cansancio de organizar la cena en casa”, señaló a Info Región Oscar (54), que minutos después de las 12 abría un champagne junto a los suyos en Serafín, un local de comida gourmet de de Las Lomitas, en Lomas de Zamora.

Cómo él, fueron muchos los que optaron por recibir la Navidad en algún punto de encuentro de los centros urbanos, que adornados y magníficamente iluminados se prepararon para la noche.

“Estamos muy contentos, comimos juntos, la pasamos bien, y ahora aguardamos el brindis. ¿Después?: Seguramente charlamos un rato y luego volvemos a casa, a descansar antes del almuerzo del 25”, contó a este medio Alicia (47) que eligió pasar esta fiesta junto a su esposo Orlando (50) y dos matrimonios amigos en Per Tutti, también en Lomas.

Adrogué, en tanto, se vistió de rojo y verde y recibió a cientos de adolescentes que apenas pasadas las cero horas decidieron reunirse con amigos y festejar, sorteando la saturación de las líneas celulares y aún luchando contra la escasez de transportes.

“Llegamos como sea, ya lo habíamos planeado antes esto de encontrarnos acá. Ahora brindamos mientras esperamos al resto, y después entramos a bailar y a pasarla bien”, dijo a Info Región entre risas Nadia (18), expectante porque comenzara la noche en el boliche elegido.

Sobre la calle Alem de Monte Grande, en tanto, muchas familias optaron por salir a ver el detonar de la pirotecnia en la puerta de sus casas, donde fue obligada la chala con vecinos y el augurio de buenos deseos.

“Después de un año que creo que fue un poco difícil para todos, en estos días tenemos la oportunidad de festejar, de reunirnos en familia y rescatar las cosas positivas. Nosotros Navidad la pasamos en casa, juntos, y después salimos a festejar con los vecinos, para afianzar la cercanía”, señaló a este medio Alberto (63) al son de los cohetes y los fuegos artificiales.

Cerca, su nieto Mateo (5) disfrutaba el regalo que Papá Noel le dejó al pie del arbolito, un monopatín colorido, al que prometió no dar respiro en los próximos días.

“Me lo trajo porque me porté bien”, dijo convencido con la sonrisa y la mirada incrédula de sus padres.

Comentá la nota