COMUNIDAD JUDÍA RATIFICA RECHAZO A DESIGNACIÓN DEL FINO PALACIOS

El presidente de la AMIA, Guillermo Borger, sostuvo que "cualquier persona involucrada en una causa judicial no debería estar a cargo del puesto", en alusión a la designación de Jorge "Fino" Palacios al frente de la policía metropolitana.
A su vez, en declaraciones a la Agencia Judía de Noticias, el ex presidente de la mutual, Abraham Kaul, le recomendó al jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Mauricio Macri, que retroceda con la designación del ex comisario como jefe de la policía de la ciudad. Incluso reveló que los documentos sobre 66 cassettes vinculados a la causa que desaparecieron del expediente llevaban la firma del "Fino" Palacios. La comunidad judía argentina ratificó su rechazo a la decisión del jefe de Gobierno, Mauricio Macri, de designar al frente de la Policía Metropolitana al ex comisario Palacios, quien fue imputado en la causa que se investiga un presunto encubrimiento del atentado a la mutual judía. "Manifestamos nuestro parecer como una expresión de deseo. Estamos hablando del jefe de policía, que es un cargo sumamente trascendente", afirmó Borger.

No obstante, Borger aclaró que "la última palabra la tiene el jefe de Gobierno".

En tanto Kaul, ex presidente de la mutual judía, en declaraciones a AJN, reveló que los documentos vinculados con los 66 cassettes que desaparecieron de la causa por el atentado a la AMIA llevaban la firma del entonces titular de la oficina de Antiterrorismo de la Policía Federal, Jorge "Fino" Palacios.

"Cuando se habla de la posibilidad de que el ex comisario Palacios fuera nombrado jefe de la policía de la ciudad de Buenos Aires debo expresar mi más enérgico repudio", manifestó Kaul.

El dirigente explicó que "Palacios estuvo en contacto directo con pruebas fundamentales y hechos concretos de la causa AMIA".

Incluso consideró que aquel llamado que el ahora ex comisario habría hecho alertando al empresario sirio argentino Alberto Kanoore Edul sobre un allanamiento que se iba a realizar en su domicilio horas después del atentado a la mutual judía, "seguramente alteró la investigación".

En momentos que Claudio Lifschitz, el testigo clave que en 2003 dio vuelta el juicio oral por el atentado al denunciar irregularidades en la investigación del entonces juez Juan José Galeano, fue acusado por su ex esposa de recibir supuestas coimas, Kaul no descarta que haya "otras personas que también cobraron para hacer desaparecer" pruebas.

"Como todo se compra y se vende hay miembros de la SIDE y de la Policía Federal que tienen ese material (los 66 cassettes que desaparecieron) o una copia porque es el reaseguro que no les pase nada", estimó el ex presidente de la AMIA tras cumplirse 15 años de la voladura.

Kaul indicó que los cassettes con "las grabaciones telefónicas a la Embajada de Irán fueron regrabados porque no había plata para comprar cassettes".

"Una persona como Palacios que está procesada por pedido de la AMIA, la DAIA y Familiares de las Víctimas del Atentado tiene que ser investigado y lo que corresponde es que haya un veredicto" antes de que sea designado al frente de la Policía Metropolitana, dijo el ex dirigente.

Kaul aclaró que no le "caben dudas que Palacios debe ser un buen profesional, eficiente", pero "el tema no es él, sino quién le dio las órdenes, (Hugo) Anzorreguy, (Carlos) Corach o (Carlos) Menem".

Kaul indicó que con la resolución de la Corte Suprema de Justicia que declaró nulo parte del fallo del tribunal oral "se abre una nueva instancia", en la causa por el atentado, por lo que recomendó "estudiar el caso desde el principio y sin prejuicio".

"Macri se equivoca, no porque Palacios no sea eficiente, pero que escuche al presidente de la AMIA que dijo que no era conveniente su designación, que se los escuche a Familiares y a Memoria Activa. Si hay un sector que va a afectar saberlo implica una insensibilidad" de parte del Gobierno porteño, dijo Kaul.

De acuerdo a lo que figura en el expediente, Palacios, habría alertado al empresario sirio argentino Alberto Kanoore Edul sobre un allanamiento que se iba a realizar en su domicilio horas después del atentado a la mutual judía.

En la causa se comprobaron llamados desde el celular de Kanoore Edul al reducidor de autos Carlos Telleldín, acusado de haber facilitado la camioneta con la que se ejecutó el atentado a la AMIA, ocurrido en Buenos Ares en 1994 con un total de 85 muertos.

Además de la causa vinculada con la voladura de la AMIA, Palacios fue "echado de la Policía Federal luego de haberse comprobado su relación con el reducidor de autos Jorge Sagorsky, quien fue acusado de haber participado en el secuestro y asesinato de Axel Blumberg.

Desde el gobierno de la ciudad se defendió la designación del ex comisario de la Federal y ratificó su nombramiento ante la Legislatura porteña.

Comentá la nota