Comunicado oficial de la Municipalidad de Junín

Ante cierto malestar en distintos de los importes de la tasa municipal de Conservación de la Vía Pública, el Gobierno Local envió un comunicado donde explica nuevamente la situación.

Comunicado oficial del Gobierno Local:

Cumplir la ley

Desde hace algunas semanas vecinos de distintos barrios vienen manifestando cierto malestar por los importes que llegan en la tasa municipal de Conservación de la Vía Pública, más conocida como CVP.

Este malestar, como corresponde, es trasmitido a través de los medios de comunicación, que en algunos casos se interesaron también por conocer las explicaciones del municipios.

Pero, con cada nuevo vecino que nota un monto diferente al que venía liquidado en su respectiva tasa, vuelve a surgir el tema.

Por lo tanto, es necesario que este Municipio, vuelva a explicar la situación.

Las modificaciones que se registraron tienen que ver con cumplir con las leyes vigentes y no con una situación crítica de las cuentas municipales, más allá de que tanto este municipio como el resto de los gobiernos locales del país y las provincia no pasa por un momento de bonanza económica.

A esta instancia, se llega luego de un largo proceso que comenzó desde el inicio de la actual gestión municipal.

Como es sabido, hasta el año 2003 la cobrabilidad de las tasas municipales era realmente muy baja y la totalidad de la emisión de cada tasa no cubría ni la mitad del valor real de los servicios

brindados. Por lo tanto, el primer trabajo en materia de recaudación fue incrementar los niveles de cobrabilidad de las cuatro principales tasas (CVP, Servicios Sanitarios, Red Vial y Seguridad e Higiene) las cuales se encontraban en diciembre de 2003 en el siguiente promedio de

recaudación:

CVP 43.97%

Red Vial 48.1%

Servicios Sanitarios 49.91%

Seguridad e Higiene 44.37%

Al 31/12/2008 las cobrabilidades fueron las siguientes:

CVP 58.09%

Red Vial 62.56%

Servicios Sanitarios 55.39%

Seguridad e Higiene: 58.92%

Para lograr estos aumentos hemos realizado 48.997 intimaciones a los contribuyentes deudores de nuestras tasas y derechos municipales y seguimos intimando.

En el año 2006 se crea la Oficina de Telegestión de manera de sumar una etapa más en el proceso de seguimiento de deuda de los contribuyentes, habiéndose realizado un total de 22.303 contactos desde su creación a la fecha y continuamos realizando seguimiento.

Se emitieron en lo que va de nuestra gestión 766 títulos ejecutivos, llegando en varias ocasiones a instancia de remate judicial y seguimos emitiendo.

Se realizaron Planes de Pago y Moratorias para facilitar el pago de aquellos que debían y mostraban voluntad de pagar. Una Moratoria general en el año 2005 en la que se realizaron 10.274 planes y se consolidó una deuda de $7.913.000. Una Moratoria en el 2006 para

automotores y derechos de construcción que dio como resultados 427 planes y $193.000 de deuda consolidada. Una Moratoria general en el 2006, de 2470 planes y $1.307.000 de deuda consolidada. Una Moratoria en el 2007 de la tasa de Red Vial que alcanzó 593 planes y $300.000 de deuda consolidada. Y una Moratoria general en el 2007 que llegó a 6823

planes y $3.072.000 de deuda consolidada.

Además, existe un Plan de pago permanente vigente en forma constante y de hasta 48 cuotas que hasta el momento lleva 3131 planes y $3.655.506 de deuda consolidada.

Y este año, volvimos en poner en vigencia una nueva moratoria general.

De esta manera, hemos consolidado deuda por un total de $16.440.506 y celebramos un total de 23.718 planes.

Cabe destacar, que todas las moratoria y planes vigentes tienen la obligación de que los contribuyentes que adhieren deben también comenzar a pagar la cuenta corriente y mantenerla al día, porque de lo contrario, se cae el plan de pago y pierde los pagos realizados.

Asimismo, durante el año 2008 se realizó un operativo de Construcción con un doble objetivo, por un lado detectar posibles construcciones no declaradas y categorizar a los contribuyentes por capacidades contributivas en base al tipo de construcción relevada.

Con cruces de información y operativos conjuntos con la Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires (ARBA) fueron realizados durante el año 2008 5 operativos en los principales sectores comerciales de la ciudad, para, por un lado contraprestar el Servicio de Inspección de Higiene y Seguridad de los locales comerciales y por otro lado verificar el cumplimiento de las normas de habilitación, presentación de declaración Jurada y pago de la tasa por parte del contribuyente.

Durante el año 2009, estos operativos han pasado a ser periódicos, 8 inspectores están recorriendo toda la ciudad diariamente con el mismo fin que el detallado precedentemente.

En el mismo sentido, en el corriente año contratamos una empresa encargada de la gestión y recupero de deuda por el Derecho de Publicidad y Propaganda que deben abonar los titulares de marcas "no residentes" (no juninenses) por el uso del espacio público con sus publicidades.

A todas estas acciones, en materia de recaudación, también debemos sumar una serie de aumentos que el Concejo Deliberante ha votado.

Pero, todo esto, no logra equiparar el costo de los servicios con la emisión total de cada una de las tasas.

Por lo tanto, este proceso, continuó con el análisis de las bases de liquidación para evaluar el grado de actualización o desactualización.

Aquí nos encontramos con diferencias sustanciales en las liquidaciones de Conservación de la Vía Pública dada la variación operada en las prestaciones que cada frentista recibe. En esta última tasa muchos contribuyentes pasaron de tener luz común a tener de 1 a 3 columnas de alumbrado por cuadra, como así también ha variado el barrido y se ha ampliado la recolección de residuos.

Todo esto modifica la categorización del contribuyente para la liquidación de la tasa.

Para determinar la liquidación de la tasa por Conservación de la Vía Pública se ubica al contribuyente en una de las cinco categorías estipuladas en la Ordenanza Fiscal, que cada año vota el Concejo Deliberante y se convierte en la legislación vigente que el Gobierno

Loca debe acatar y actuar en consecuencia. Estas cinco categorías que se establecen es en base a los tres parámetros: 1) valuación fiscal del inmueble; 2) tipo y cantidad de luminarias por cuadra; 3) tipo de limpieza (barrido y/o recolección de residuos). De estos parámetros surge un coeficiente que se multiplica por los metros lineales de frente del inmueble.

Cuando comenzamos a revisar partida por partida, porque no hay otro método, nos encontramos con 25 años sin actualización de parámetros que, en un todo o en parte, han variado ya sea porque variaron los metros de superficie del inmueble, el tipo de servicio, comocualquiera de las demás variables involucradas.

Es decir, durante todos los años en que se fueron realizando obras de mejoramiento barriales, no se fueron realizando las actalizaciones en las tasas de cada contribuyente.

Es así que debimos comenzar a categorizar al contribuyente según sea su situación actual.

Saber que algo no está en el marco de la ley y no modificar esa situación, es también un delito.

Es real también que algunos barrios, como los recién construidos en el marco del Plan Federal de Vivienda hoy tengan que pagar tasas más caras que aquellos vecinos que viven en el área centro, y esto se debe precisamente a la desactualización que mencionábamos. Construcciones de hace más de veinte o treinta años nunca fueron actualizadas, mientras a que los nuevos barrios o construcciones se les liquida la tasa de la forma que corresponde, como indica la ley.

De esta manera, en las zonas más antiguas de la ciudad, donde esta gestión municipal no realizó nuevas obras porque ya que cuentan con todos los servicios, se están revisando partida por partida para actualizar los servicios con los que cuenta, si el inmueble sufrió modificaciones y liquidar la tasa que le corresponde.

Como sucedió en los barrios Prado Español, Fátima, El Molino, Gregorio González, San Martín y 11 de Julio. Mientras que en este momento, en otros 5 barrios de la zona céntrica de la ciudad se está finalizando esta recategorización individual.

Por lo tanto, lo que este Municipio está haciendo, es sanear una situación anómala e injusta, que no garantizaba el criterio de equidad de cada uno de los vecinos de Junín, y que forma parte de un proceso que lleva seis años.

A partir de este situación y otras con otras tasas, hace un año y medio creamos la Comisión Revisora de Tasas Municipales, integrada por la Comisión de Presupuesto del Concejo Deliberante, la Secretaria de Economía, el Director de Ingresos Públicos, el Director de Catastro y el Director Cómputos, que se reúne cada quince días.

Allí estamos debatiendo y buscando una mecánica de determinación de cada una de las tasas para que el vecino abone un costo razonable y que el Municipio puede cubrir el valor de cada prestación. Hoy, esta comisión ya resolvió la modificación de las Tasas por Seguridad e Higiene, mientras que no tiene resuelto como darle solución a las tasas de Conservación de la Vía Pública y Servicios Sanitarios.

En el mientras tanto, y más allá de que se esté tratando y analizando una modificación para calcular el valor de la tasa, existe una ley vigente que se debe cumplir y que el no cumplimiento de esta tiene consecuencias legales para aquellos que tienen la responsabilidad de gobernar la ciudad.

Sin duda que esta es una situación que no todos los políticos se atreven a tomar, porque pueden preferir que se mantenga la situación anómala, antes que afrontar los costos políticos y las críticas de los vecinos, de la oposición y de los medios de comunicación.

Por suerte, este Gobierno Municipal, no está integrado por esa clase de dirigentes, sino que ante una situación de estas características afronta las críticas y resuelve el problema.

Obviamente, si los sucesivos gobiernos municipales, provinciales y nacionales hubiesen afrontados los costos para modificar el actual sistema impositivo de cada una de sus jurisdicciones, hoy el Estado en general tendría más recursos y sería más justo con cada contribuyente.

Comentá la nota