Comunicado municipal sobre el edificio de la Alianza Francesa

Desde el municipio se envió un comunicado oficial analizando punto por punto lo que ocurrió con el inmueble, fijando la postura del Gobierno Local.
Comunicado Oficial de la Municipalidad de Junín sobre los últimos acontecimiento que involucran al edificio de la Sociedad Francesa de Socorros Mutuos

La actual gestión municipal se encuentra convencida, desde sus inicios, de la importancia que reviste el patrimonio para una comunidad, y de la importancia del desarrollo de la cultura para el

crecimiento de una sociedad.

Consideramos que durante años nuestra sociedad borró las huellas del pasado, demoliendo y/o alterando edificios, perdiendo en muchos casos bienes valiosos que hacen a la historia de la comunidad, pero no meramente como cáscaras bonitas sino en su esencia, como parte de un

proceso social.

Es cierto que no se pueden conservar todos los edificios, que existen algunos temas que revisten mayor interés o que son prioritarios, pero cuando la opción es la pérdida de determinado bien para el uso de toda la comunidad, esa es la prioridad.

Con este criterio, desde el primer período de gobierno, año 2004, el Intendente inició una serie de conversaciones con la Mutual –Sindicato de Empleados Municipales a los efectos de materializar un Convenio Urbanístico para recuperar y poner en valor el Edificio de la desaparecida Sociedad Francesa de Socorros Mutuos donde funcionaba la Alianza Francesa, al igual que se hizo con la Sociedad Italiana.

Luego de varios meses logramos iniciar un expediente, con una solicitud de firma de convenio, donde la Mutual adjuntó el documento que acredita su titularidad sobre el inmueble (2005).

Desde ese momento se inició un proceso para acordar los puntos del Convenio, estábamos de acuerdo en la recuperación del Teatro Víctor Hugo como salón para diversos eventos, también en que se ocupe un sector con dependencias de la Mutual, pero además, el Municipio quería

incluir dentro de la recuperación el espacio que ocupa la Alianza para que esta siga funcionando, y en este punto no pudimos acordar.

Dada esta situación el Intendente le propuso a la Mutual la compra del inmueble, a cambio se otorgaría un inmueble del municipio sito en calle Colón, para el funcionamiento de la misma y el resto sería pagado en pesos, en cuotas o con otras propiedades. Mientras se

realizaban las tasaciones correspondientes, nos enteramos, por trascendidos periodísticos, que el inmueble se estaba vendiendo a una empresa de venta de electrodomésticos.

La firma Pardo había tenido intenciones previamente de adquirir el inmueble, y se había reunido con diversos funcionarios municipales que le informaron claramente que su propuesta no era viable para llevarla adelante en el edificio en cuestión, que la prioridad era mantener el

patrimonio de la ciudad, pero igualmente han seguido adelante. Ante esta situación y amparados en el artículo 41 de la Constitución Nacional, se elevó al Honorable Concejo Deliberante, a principio de este año, la solicitud de expropiar el inmueble.

Al momento de tratar el proyecto, muchos concejales empezaron con las oposiciones políticas, con cuestionamientos como por qué no se realizó un Convenio para no llegar a esto, sin considerar que para concretar los puntos del convenio se requiere que la otra parte también esté de acuerdo; o de dónde se sacan los fondos, que no estaba previsto en el presupuesto, cuando esta es una cuestión primero debe ir a la justicia y una vez firme la sentencia se debe proceder a acordar la forma de pago. También manifestaron que lo prioritario son el agua, la cloaca y

el pavimento. Estos mismos concejales se mostraron, durante el desalojo y ante los medios de comunicación, detrás de la señora Olga Ferrá con cara muy preocupada y demostrando su indignación por lo que estaba sucediendo, y olvidándose que de haber aprobada la solicitud

elevada por el Intendente Municipal no estaríamos viviendo esta situación.

Previa a nuestra gestión existió un gran desinterés por el patrimonio de la comunidad y si bien hoy se enarbolan proyectos anteriores, como el del año 2002, no se explica de que se trataba. Este proyecto destinaba el edificio a la cultura, pero a las oficinas municipales de la Dirección de Cultura, y el salón Víctor Hugo se transformaba en un hermoso depósito de la Biblioteca Municipal.

Por otra parte, la apropiación de la Mutual de Empleados Municipales del edificio se hizo hace 16 años, en 1993, y nadie de aquel Gobierno dijo nada.

Nosotros intentamos recuperarlo y protegerlo para generar un importante centro cultural, que la ciudad no tiene y merece, sin excluir a la Institución que le dio origen y razón durante su vida.

Convencidos de que el objetivo de la preservación de la memoria y de sus referentes culturales debe plantearse en función de servir al enriquecimiento cultural del vecino, más allá de lo material, y que por lo tanto el edificio no debe ser el único objetivo de la conservación, sino que debe conservarse el significado y su mensaje.

La Historia del edificio

El Edificio donde funcionaba la Alianza Francesa, perteneció a la Sociedad Francesa de Socorros Mutuos, donde se desarrollan actividades administrativas, comerciales, culturales y sociales de escala regional.

Fue construido a principios del siglo XX (1907) como muestra de una ciudad pujante y en crecimiento acelerado, con mucha participación social de las diversas colectividades que formaban la comunidad local.

Este ámbito, como las otras sociedades de inmigrantes, era un ámbito de contención e intercambio en el nuevo país en el que se encontraban, y ofrecía a la comunidad juninense un lugar para disfrutar de la cultura local y donde poder desarrollar su vida social y cultural.

El Salón Teatro "Víctor Hugo" se constituyó en "bastión de innumerables acontecimientos que jalonaron la vida musical y artística de un Junín inquieto y perseverante" (Roberto C. Dimarco, libro

"Gardel en Junín"). Entre los ejemplos más destacados se encuentran el debut en Junín de Carlos Gardel (1921) y la proyección de la primera película sonora exhibida en nuestra ciudad (1930).

En la década del 50 la "Comisión pro Clases de Francés" se transformó en "Alianza Francesa".

También el Club Sarmiento, utilizó el salón para sus actividades sociales, dado que estaban construyendo su sede.

Desde la década del 80 se iniciaron acciones para regularizar el funcionamiento de la Sociedad y lograr una reparación edilicia. En la década del 90 el Instituto Nacional de Asociaciones Mutuales intervino la Sociedad Francesa de Socorros Mutuos de Junín, por las deudas que la misma mantenía ante el Instituto y por la falta de presentación de la documentación correspondiente ante este organismo.

En el año 1993, se realiza la fusión de la Sociedad Francesa con la Mutual de Empleados Municipales. Esta situación es conocida en 1997, a través de un agente inmobiliario

que intenta la venta del edificio. La Alianza Francesa inicia entonces acciones legales para reclamar su derecho y el desenlace ya lo sabemos.

Además de las acciones que este Gobierno Local realizó para la recuperación de este edificio, también hay que destacar que se incorporó como edificio de interés municipal por formar parte de

nuestro patrimonio histórico – cultural en el Código Urbano Ambiental en el listado de bienes patrimoniales (art 6.6), que le otorga al municipio la posibilidad de intervenir ante los entes privados o públicos que tengan intenciones de modificarlo.

Por lo tanto, queda expuesto que este Gobierno Local llevó adelante acciones concretas para recuperar este edificio, primero firmando un convenio urbanístico, luego intentó la compra del mismo y finalmente, intentó la expropiación.

Comentá la nota