Las comunas de Tandil y Rauch promoverían que se coloque peaje.

Desde el Ejecutivo local, se adelantó que existe voluntad del municipio para promover que se coloquen peaje en la flamante Ruta provincial N° 30. Existe adhesión de Rauch y resta conocer el pensamiento de la Provincia. De concretarse, sería de un monto moderado que buscará dotar de mayor control al transporte de carga, el flagelo que pone en riesgo la perdurabilidad de la obra.
A fines de enero autoridades municipales informaron sobre su visita a la obra de la Ruta provincial N° 30, donde junto a funcionarios de Vialidad evaluaron la marcha de los trabajos. Pero no todo quedó allí. Allí se plasmó una posibilidad que hasta ayer no se tenía en cuenta y que por obvia consecuencia no había tomado estado público. Concretamente se analizó y se planteará la colocación de peajes para proteger el flamante tramo a finalizar en poco tiempo más.

Más precisamente se trata de una iniciativa local con la adhesión de la vecina localidad de Rauch, y en conjunto ahora están esperando una entrevista con autoridades bonaerenses para evaluar las posibilidades concretas de hacerlo efectivo, una vez la obra culminada. el espíritu que se persigue será contar con una herramienta más efectiva tendiente al control del tránsito de carga en la mencionada arteria, su principal flagelo a la hora de proyectar la durabilidad de lo que hoy se está emplazando.

Como se había informado, el intendente interino, Juan Pablo Frolik, acompañado por el jefe de Gabinete Carlos Fernández y el Secretario de Planeamiento y Obras Públicas, Mario Civalleri, habían estado junto al jefe de inspectores de la Dirección Provincial de Vialidad en el tramo donde se avanza la obra para analizar la marcha de los trabajos de repavimentación de la ruta 30, ingresando ya en una de sus últimas etapas, a pocos kilómetros de Tandil.

Las autoridades del municipio junto al ingeniero Jorge Ripani, jefe de inspección de la obra, recorrieron además la planta elaborada que provee el asfalto para la ejecución del proyecto, con una producción diaria promedio de 1.800 toneladas del material necesario para la repavimentación.

Los funcionarios locales, además de ser informados sobre las principales características técnicas y la marcha de las tareas, que se iniciaron en inmediaciones de la localidad de Rauch y se encuentran ahora a pocos kilómetros de Tandil, también deslizaron una alternativa en mente que, ahora, a través de la palabra del mismísimo secretario de Obras Públicas, Mario Civalleri, se esclarece.

CONFIRMACION

Precisamente, el ingeniero Civalleri confió al programa Examen Final de la Am 1560, que a su entender en términos generales la obra está quedando bien, “obviamente le falta todo el proceso de señalización y demás”.

Al respecto, acotó que “también es cierto que los proyectos de las obras obedecen a distintas cuestiones, uno de ellos fijar cuál es el plazo de diseño de la obra, porque en eso va también el desgaste del pavimento. Esta obra que tiene un financimiento del banco mundial tiene un horizonte de diseño para unos 25 años aproximadamente, posiblemente en un país como el nuestro durará mucho más, va a ser necesario que dure más”.

En definitiva, aseveró, “se está haciendo una obra correcta y de una buena prestación en función al diseño que tiene”.

Allí fue donde el funcionario adelantó que “más allá de que creemos que la ruta quedará bien, el paso siguiente será que nos pongamos en contacto con la Provincia y la ciudad de Rauch”, para evaluar herramientas que tiendan a un mayor control que permita cuidar la flamante obra.

“El jefe comunal ya ha enviado una nota a la ministra, el intendente de Rauch hará lo propio para acompañar nuestra propuesta, porque queremos que se arme un sistema de carga fijo, incluso con la posibilidad que ambos municipios nos hagamos cargo del cobro de un peaje que permitirá el mantenimiento de la obra y el control de carga con una balanza fija”.

Ante la novedad, se lo consultó sobre experiencias en otros distritos, a lo que Civalleri respondió que “hay experiencias similares en la provincia de Santa Fe, y esperemos que entre los municipios involucrados seamos capaces de un control de carga que permita que no se produzca el deterioro prematuro de una obra tan importante”.

El secretario agregó que “en la provincia de Buenos Aires no hay experiencia sobre esta posibilidad de peajes municipales. Sí en Santa Fe, con tramos muy similares, cortos, donde los municipios cabeceras de esos tramos ha logrado la autorización de vialidad para el cobro de un peaje moderado, de tal manera de poder controlar el transito pesado y de paso generar un monto que permita mantener las banquinas y demás”.

El funcionario subrayó que “lo primordial es que los camiones que salen o vienen a Tandil sean pesados en un lugar sin escapatoria y poder ejercer un control integral de ese tramo”.

“Es algo que nos venimos autoexigiendo desde hace tiempo –aceptó-, acerca de mejor y mayores controles”.

La obra

Cabe consignar que el tramo en ejecución abarca 72 kilómetros y los trabajos se pusieron en marcha oficialmente a fines de noviembre pasado. En buena parte de ese trayecto se terminaron las labores de colocación de nuevas carpetas asfálticas y el frente de obra se encuentra actualmente a menos de 15 kilómetros de nuestra ciudad.

El proyecto demanda una inversión de poco más de 30 millones de pesos por parte del Estado Provincial, financiados a través de un crédito del Banco Mundial.

Las tareas están a cargo de la empresa Coarco SA y el control y supervisión de la obra es realizado por la Dirección Provincial de Vialidad.

La licitación pública internacional realizada para la repavimentación de la ruta 30 comprendió dos lotes, cuyo primer tramo incluyó Tandil-Rauch-Sección I: Ruta Provincial N° 74-Kilómetro 148,5 en jurisdicción del partido de Tandil; y el segundo correspondiente al tramo Tandil-Rauch-Sección II: Ruta Provincial N° 74 - Kilómetro 148,5-Ruta Provincial N° 50 en jurisdicción de los partidos de Tandil, Rauch y Ayacucho.

Comentá la nota