Comunas locales deberán adherirse para recibir $75 millones de la soja.

Una vez que la Provincia suscriba la incorporación al esquema del Fondo Federal Solidario, los municipios deberán sumarse por ordenanza. Los montos correspondientes a aquellos que no se adhieran serán redistribuidos entre los que sí lo hagan.
Los municipios de la provincia de Corrientes, al igual que los del resto del país, deberán adherirse mediante ordenanza al Fondo Federal Solidario, a partir del cual se coparticiparán la retenciones a las exportaciones de soja para poder recibir los recursos, estimados en alrededor de $75 millones anuales, ya que los montos asignados a aquellas comunas que no expresen institucionalmente su adhesión se distribuirán entre las que sí lo hayan hecho.

Claro que la posibilidad de incorporación a este sistema por parte de los municipios correntinos dependerá de la adhesión del Gobierno provincial; aunque Arturo Colombi ya adelantó que, bajo protesta, la administración provincial suscribirá al Fondo, “para no perder los recursos”.

La formalización de la adhesión es un punto crucial, ya que el Artículo 6º del Decreto Nº206/09 especifica claramente que si bien el mecanismo regirá desde el 1 de abril, los fondos recaudados comenzarán a entre las provincias que hubieren adherido, “las que deberán implementar en el mismo lapso su propio mecanismo de reparto”.

“Ante la falta de adhesión, el resto de las provincias adheridas acrecerá en proporción a su porcentaje de coparticipación en el total”, puntualiza la norma; es decir, se distribuirá entre las jurisdicciones que sí hayan sumado.

De la misma manera, la aplicación de estos recursos también estará muy acotada; ya que tanto la administración provincial como cada una de las comunas correntinas deberán establecer mecanismos de control que aseguren la transparencia en la utilización de las remesas y su destino a alguna de las finalidades de mejora de infraestructura de las establecidas. Incluso, deberán vigilar el cumplimiento de la prohibición de utilización en gastos corrientes, tales como pago a proveedores, sueldos o publicidad.

Sin embargo, la disponibilidad de estos fondos para aplicar a obras, liberará otros recursos del Tesoro que sí podrían ser aplicados a los ítems prohibidos por el Fondo.

La distribución entre municipios

De los $250 millones anuales que recibiría Corrientes en el marco del 30% de los recursos generados por las retenciones a la exportación de soja y sus derivados que les corresponde a las provincias, las comunas correntinas recibirán el 30%. Es decir, la administración provincial deberá coparticiparle el doble de lo que habitualmente le distribuye, en el orden del 15%.

En base a este criterio de cálculo, siempre de acuerdo a la proyección oficial, el monto anual a distribuir entre las comunas será cercano a los $75 millones. A partir de allí, se aplicaría el coeficiente de distribución que ya está vigente, con lo cual, la más beneficiada sería Capital con más de $30 millones de recursos extras en el año.

De todas maneras, los montos que efectivamente se coparticipen en función del Fondo Federal Solidario son variables, teniendo en cuenta que no sólo depende de la letra chica de la instrumentación del mismo, sino también de la performance de las exportaciones de soja y los precios del mercado internacional.

En esta línea, hay estudios privados que hablan de montos inferiores a los $6.500 millones anunciados por Nación. Mientras la consultora Abeceb sostiene que efectivamente ingresarán al fondo $4.400 millones, Economía&Regiones estima una cifra del orden de los $5.250 millones.

Comentá la nota