Las comunas ya ajustaron gastos y obras para 2010

La caída de los ingresos llevó a los intendentes a diseñar un presupuesto casi igual que el ejecutado en 2009. Si ahora no reciben ayuda, peligra el pago a proveedores.
Por más que cuenten y vuelvan a contar, los recursos no aparecen. Ni siquiera invocando a los astros más poderosos. Los municipios de Mendoza no tienen demasiadas chances y -aunque algunos parecen estar mejor que otros- las nubes negras se ciernen sobre el fin de año y el primer trimestre del próximo. Por este motivo, y como un modo de anticiparse a futuros sufrimientos, las comunas que ya elaboraron su presupuesto 2010 lo hicieron en base a estimaciones muy conservadoras de los recursos.

De este modo, casi ninguno se ha movido de lo que realmente se terminará ejecutando este año. Si existieran ingresos extra por un aumento de la recaudación o de los recursos coparticipables se irán agregando obras, pero la realidad es que ninguno apuesta demasiado al año que viene. Por eso, la mayoría se conforma con cumplir una pauta de gastos similar a la de este ejercicio y estima un crecimiento mínimo de la economía.

Sin embargo, lo que enuncian algunos intendentes y secretarios de Hacienda es muy difícil de comprobar. Es que el Ejecutivo no quiere dar números del estado financiero de la comunas porque teme que se enojen y se arruinen las negociaciones por la ley de Endeudamiento. Por su parte, la mayoría de los municipios no tiene cargados sus datos financieros en sus páginas web mientras que los legisladores tampoco cuentan con números ciertos.

Así, mientras algunas municipalidades consultadas como Godoy Cruz, Lavalle y Las Heras prefirieron no dar detalles del estado de sus cuentas, en la Legislatura dicen que San Martín, Guaymallén, Tunuyán, San Rafael y Las Heras son algunos de los más complicados. Pero, advierten, "son datos que nos han informado los mismos intendentes o los legisladores que responden a ellos. Todavía no hemos podido ver planillas".

De hecho, el día que se votó el endeudamiento en Diputados, varios de esos jefes comunales llamaron a los legisladores o se hicieron presentes para acelerar el acuerdo. Muchos de ellos -incluidos Luján y San Carlos- admitieron la necesidad de que el dinero del subsidio llegara antes de tener que pagar el aguinaldo y los salarios de diciembre. Hasta fin de este mes, dicen, están "cubiertos".

Malas sensaciones

El déficit del presupuesto provincial arrastró, indefectiblemente, a las comunas que recibieron menos de lo que se había estipulado el año pasado. El incumplimiento o atraso en el reembolso de algunas obras provinciales o nacionales así como la demora actual del depósito del Fondo de Infraestructura Municipal (FIM) y el Fondo de Asistencia Municipal (FAM) se suma al aumento de la pauta de gastos de algunos municipios para formar un combo que amenaza con no pagar sueldos o cortar la cadena de pagos a proveedores el último mes del año con gran incertidumbre para el que viene.

En rigor, hay atraso con los proveedores y la mayoría de los secretarios de Hacienda ha mantenido largas negociaciones para establecer planes de pago y rogar a quienes les venden que tengan paciencia. A Luján y Maipú se les suma la prestación del servicio de agua y cloacas, entre otros, que no se pueden cortar. Capital, en tanto, insiste en la necesidad de recuperar equipamiento y obras atrasadas en una zona que utiliza buena parte de los mendocinos.

"Estamos pagando sueldos con muchísima dificultad y ya diferimos el pago a proveedores. Va a haber complicaciones si no sale el endeudamiento", admitió Alejandro Abraham, intendente de Guaymallén quien dijo tener un déficit de $10 millones ("no por aumento de gastos sino por proyección presupuesto anterior") que se resolverían con la llegada de los dos meses de FIM y FAM y el subsidio que le tocaría a las comunas.

"La prioridad es prestar los servicios pero estamos atrasados con el pago a proveedores, así como intentamos mantener los servicios que nos prestan como luz y potabilización", sostuvo Jorge Frascalli, secretario de Hacienda de Luján, en donde desde hace cuatro meses que se están reduciendo gastos. Javier Cófano, secretario de Hacienda de San Rafael, explicó que si la ley no sale tendrían que cancelar el pago a proveedores para cumplir con la masa salarial de diciembre y el aguinaldo.

El funcionario admitió un atraso de hasta 90 días con quienes les proveen bienes y servicios. "Es algo mínimo porque los gastos básicos se hacen al contado", aclaró. "Todos los departamentos estamos complicados financieramente. En nuestro caso, nos hicimos cargo de obras que debía pagar la provincia y la plata nunca llegó", informó Daniel Hurtado desde la Secretaría de Hacienda de Tunuyán. Aquí, el déficit es de casi 3 millones, lo que equivale a dos nóminas salariales de esa comuna.

La necesidad de dinero lleva a que los intendentes peronistas se descarguen con el cobismo por no aprobar el endeudamiento: "Dan discursos como si estuvieran en plena campaña", se quejó Abraham, mientras que Jorge Giménez (San Martín) dijo sentir "pena" por "la pobreza política de algunos".

La cruda realidad

Frente un panorama que se repite, los municipios ya hicieron sus ajustes para el próximo año. "Hemos trabajado con lo mismo que el año pasado con un criterio prudente y austero de bienes de consumo y servicios", contó Elián Japaz, a cargo de las cuentas de Maipú. Sin incremento en el personal ni en los salarios, esta comuna se quedó corta en 3 millones de pesos con respecto a lo presupuestado como coparticipación que debía enviar la Provincia.

"Preferimos no ser optimistas al elaborar el presupuesto 2010", agregó Frascalli y mencionó que la diferencia con lo ejecutado este año es mínima. Guaymallén, Tunuyán y San Rafael han establecido criterios similares aunque en el departamento sureño el Concejo Deliberante autorizó a la intendencia a endeudarse por alrededor de $7 millones con diferentes instrumentos. En San Martín, en tanto, todavía están a la espera de lo que sucederá con la ley de Endeudamiento trabada en la Legislatura.

Sólo Capital apunta a hacer crecer su presupuesto ya que es algo que se viene haciendo desde que comenzó esta gestión. El objetivo es recuperar la obra pública -sobre todo el asfaltado de calles- y el equipamiento municipal que, dicen, viene con bastante atraso. "El turismo y el comercio de Capital generan el 20% del Producto Bruto de Mendoza. Por eso, tenemos que invertir", justificó Alejandro Gallego, secretario de Hacienda.

Comentá la nota