La comuna venderá tierras a sectores de menores recursos

Los terrenos estarán destinados a sectores de menores recursos, apostando, en una segunda etapa, a que sus adquirentes puedan construir sus viviendas.
La Municipalidad anunció la puesta en marcha del programa Hábitat, mediante el que pondrá a la venta, con amplias facilidades de pago, unos 500 terrenos ubicados en Villa Serra, Maldonado y Stella Maris.

Las tierras estarán destinadas a sectores de menores recursos, apostando, en una segunda etapa, a que sus adquirentes puedan construir sus viviendas.

A estos terrenos se sumarán otros 300, hoy propiedad de particulares que adeudan impuestos o están interesados en venderlos al municipio.

El anuncio fue realizado por el intendente municipal Cristian Breitenstein, acompañado en la ocasión por el secretario de Promoción Social, Ariel Zaballa; los subsecretarios de Gobierno y de Obras y Servicios Públicos, Andrés Ombrosi y Rubén Lascano, respectivamente, y el concejal Marcelo Ciccola.

El jefe comunal explicó que fuera de los programas de viviendas que se desarrollan en la ciudad mediantes fondos provenientes de la Nación (Plan Federal I y II), la demanda de tierras existente en la ciudad excede esa oferta.

Por tal razón, la comuna decidió poner en marcha el programa Hábitat, que reúne proyectos y planes impulsados desde diferentes sectores, creando un sistema que apunta a desarrollar una mejor administración de las tierras disponibles en la planta urbana.

"Encontramos un porcentaje importante de tierras públicas, de Provincia y Nación, que podían pasar a posesión del municipio para la construcción de viviendas. De tal manera, hemos obtenido unos 500 lotes que están hoy a disposición de este programa", explicó Breitenstein.

A estas áreas públicas se sumarán terrenos privados que adeudan tasas, a cuyos propietarios la Municipalidad les ofrecerá la posibilidad de compensar esas deudas mediante la entrega del lote, conformando una suerte de banco de tierras comunales.

"La idea es ponerlas a disposición de una franja vulnerable de la población, para que, a futuro, construyan allí sus viviendas. No quiero decir un número imprudente, pero en se está considerando que podríamos llegar a incorporar unos mil lotes", añadió.

La venta se hará respetando los registros que posee el municipio de personas inscriptas para acceder a viviendas o que han manifestado su interés en los planes federales.

"La asignación se va a hacer, con criterios absolutamente transparentes, desde el área de Promoción Social, a través del Consejo Local Económico Social (CLES)", agregó.

Sujeto a la capacidad

"Entregaremos los primeros terrenos antes de terminar el año", aseguró Andrés Ombrosi, subsecretario de Gobierno municipal, quien tendrá a su cargo la coordinación del programa Hábitat.

Las tierras estarán dotadas de todos los servicios y sus adquirentes abonarán una cuota acorde con su capacidad de pago.

"Está previsto, incluso, que ese pago pueda suspenderse si el adquirente comienza a levantar su casa", explicó Ombrosi.

Respecto del dinero recaudado, el funcionario informó que podrá tener variados destinos, desde financiar obras de infraestructura del lugar hasta comprar nuevas tierras para el programa.

"Eso se resolverá de modo participativo. Los mismos adquirentes van a decidir cómo se destinará ese dinero, si en arbolado, cordón cuneta o iluminación. La idea es que lo que paguen se reinvierta en el barrio", amplió Ombrosi.

Las tierras provenientes de la órbita privada serán vendidos en subasta pública, apuntando a jóvenes que estén iniciando una familia e instrumentando cómodos planes de pago.

Por último, Ombrosi señaló que la Municipalidad buscará negociar con propietarios de tierra ociosas, aún cuando tengan sus cuentas impositivas al día.

"Desde la oficina de Planeamiento Urbano nos aseguran que el 25 por ciento de la ciudad está ocupada por lotes baldíos. La idea es entonces hacernos de los mismos para ponerlos a disposición de la gente", finalizó.

Las viviendas

Si bien el programa Hábitat se concentrará en la venta de tierras, una segunda etapa atenderá un apoyo para que los adquirentes puedan construir sus viviendas. Para eso se analiza implementar "mecanismos de mejoras o microcréditos" que posibiliten ese objetivo.

"El área de vivienda municipal dispone incluso de planos para orientar a las familias, de modo que la casa se pueda hacer en etapas y respetando el Código de Edificación", explicó Ombrosi.

La cultura del terrenito

"La filosofía del programa Hábitat es recuperar aquella cultura del terrenito que tuvieron nuestros abuelos. El objetivo es comenzar con la tierra y luego hacer el esfuerzo propio para levantar una vivienda. Hay una franja social que nos viene demandando que le brindemos mejores posibilidades para acceder a estos bienes. Desde el punto de vista de la ciudadanía esto es valioso, porque poner un ladrillo es sembrar la base de un hogar", dijo el intendente Cristian Breitenstein.

Comentá la nota