La comuna recaudó el año pasado 30 millones de pesos menos, pero igual cerró las cuentas equilibradas

Se calculaba un ingreso de 225 millones, pero fue de 196 millones. De todos modos, no se gastó más de lo cobrado, por lo que las cuentas volvieron a equipararse luego de un déficit en el 2007 de 12 millones de pesos. El Concejo tiene los números, pero aún no los analizó.
El gobierno municipal recaudó en el 2008 poco menos de 30 millones de pesos respecto a lo presupuestado, pero igual cerró las cuentas equilibradas.

Es que de los 225 millones que se habían previsto que ingresen por todo concepto a las arcas municipales, entraron 196 millones, según reza el expediente de la rendición de cuentas que desde el viernes pasado ingresó al Concejo Deliberante, datos a los que tuvo acceso Pilar de Todos.

De todas maneras, ese monto no fue superado en el rubro de los gastos, por lo que el gobierno terminó con los números equilibrados durante el último períodos fiscal, una meta que, desde el 2004, sólo no había podido ser alcanzada en el 2007, cuando se gastó en el mismo año 12 millones más de lo ingresado. De todos modos, si bien el déficit dentro del 2007 existió, el gobierno tenía más de 10 millones en cuentas de libre afectación, por lo que la deuda se reducía.

El año pasado, por el contrario, según datos a los que pudo acceder Pilar de Todos, los números no habrían arrojado déficit, y de hecho se habría podido aumentar la recaudación total, que de los 145 millones de 2007 pasó a los 196 millones el año pasado.

De todos modos, la deuda flotante, es decir la que se acumula año a año, y que era de 25 millones de pesos cuando el intendente Humberto Zúccaro asumió en diciembre de 2003, rondaría los 10 millones de pesos.

El Concejo, dormido

El análisis de los números del gobierno es, sin dudas, uno de los hitos que se produce cada año en el Concejo Deliberante, en donde sobre todo opositores se preparan para zambullirse con el cuchillo entre los dientes en los números del Municipio.

Pero en esta ocasión es distinto. La presentación de los 30 cuerpos que forman el expediente se dio en la misma semana en donde los partidos políticos tenían que terminar de cerrar las listas, por lo que la atención no estuvo tanto en el deliberativo, sino en extenuantes y tensas rondas de café, estaciones de servicio y búnkers partidarios que fueron protagonistas de airadas discusiones políticas.

Tal es así que esta semana la Comisión de Presupuesto intentó reunirse 2 veces, presidida por el edil Miguel Saric, pero el concejal oficialista que irá por la reelección jamás pudo reunir la cantidad mínima de pares para avanzar en el análisis de los números.

"Las carpetas están a disposición de quiénes quieran mirarlas, pero parece que están distraídos con otras cosas", se quejó Saric en diálogo con Pilar de Todos.

Lo paradójico es que siempre fueron los opositores quienes reclamaron tener los números en tiempo y forma. Ahora son los oficialistas los que quieren mostrárselos, con el objeto también de sacarle rédito al presunto balance económico. Tiempos políticos, le dicen.

Comentá la nota