La Comuna planea endurecer controles a la nocturnidad

A las clausuras seguirán los retiros de habilitaciones y otras medidas para controlar el cumplimiento de ordenanzas vigentes
Suspensión de habilitaciones comerciales, creación de un certificado de buena conducta comercial y de un registro de responsabilidad legal con la obligatoriedad de contratar un "seguro jurídico" forman parte de un paquete de medidas que el Municipio puso en marcha y otras que planea implementar para "achicarle los márgenes" a quienes violan las ordenanzas. Y aunque la serie de iniciativas apunta a la actividad comercial en su conjunto, tiene como objetivo primero la relacionada a la nocturnidad.

En ese marco, fuentes de la secretaría de Faltas que conduce Guillermo Chávez señalaron que la revocación de habilitaciones comerciales será una de las herramientas a utilizar por el Municipio para atacar las irregularidades que se cometan en diferentes rubros, especialmente en el de la nocturnidad.

En ese sentido, se aseguró que ya empezaron los retiros de habilitaciones a partir de una serie de clausuras de locales ocurrida en la última semana. "De los 62 locales clausurados por infligir las normas de capacidad y actividad, como por ejemplo organizar bailes en bares y restoranes, se retiraron dos habilitaciones comerciales porque se trataba de infractores reincidentes", se explicó.

DENUNCIAS PENALES

Al mismo tiempo se aseguró que la Comuna empezará a denunciar penalmente a los comerciantes cuyos comercios han sido clausurados pero han vuelto a abrir. "Se les formará causa penal por Desobediencia, un delito que prevé una pena de 15 días a un año de prisión", señalaron en el área a cargo de Chávez.

En tanto, en el Municipio se estudia la creación de una suerte de "certificado de buena conducta", que permitirá establecer que quien gestione una habilitación comercial para cualquier rubro no ha tenido clausuras anteriores. Actualmente, entre los requisitos para obtener una habilitación comercial el Municipio pide un libre deuda de multas. "De esta forma se privilegia la recaudación por sobre el control y nuestra idea es que quien incumple las ordenanzas no sólo pague un costo económico que le permita seguir violando la ley", indicó un informante municipal que adelantó que "quien haya sufrido dos clausuras anteriores en otros comercios no podrá obtener habilitación para un nuevo emprendimiento".

Entre otras medidas se estudia también la imposición de una suerte de seguro judicial y un registro de responsables comerciales. Las fuentes explicaron que "es común que, especialmente en el rubro gastronomía, se creen sociedades comerciales que ante cualquier problema, desde un accidente hasta un juicio laboral, se disuelven y entonces los damnificados quedan sin cobertura". Las fuentes citaron como ejemplo lo ocurrido en el boliche berissense Alcatraz, donde patovicas dispararon contra un grupo de jóvenes matando a uno de ellos: "a partir de no estar muy claro el tema de la habilitación y quiénes eran sus propietarios legales en el momento de ocurrido el hecho, podría llegar a ser jurídicamente complejo establecer responsabilidades a la hora de las demandas civiles".

A partir de esto en la Comuna avanzarían en el diseño de un mecanismo que obligue a los responsables de esas sociedades a contratar un seguro de caución para responder a futuras demandas judiciales.

Comentá la nota