La comuna conforma un expediente y deslinda responsabilidades

Ante la repercusión generada desde éstas páginas por el balneario clandestino en las cavas de la ex cantera de Cerro Leones, muchas voces se alzan para decir lo suyo. Todos coinciden en las responsabilidades individuales de aquellos que ingresan al predio, aunque hay discrepancias sobre quién debe controlar que esto no suceda.
Sigue generando repercusiones el informe de este Diario acerca del balneario montado en la ex cantera de Cerro Leones, propiedad privada que, sin embargo, muchos vecinos la disfrutan en días de verano, a pesar de los riesgos que la “excursión” implica.

El jefe de Gabinete, Carlos Fernández, en diálogo con el programa Examen Final de la Am 1560, aclaró sobre los dichos de la edición de ayer del director de Inspección, Roberto Martín, subrayando que el Municipio “más que intimarlo queremos ponerlo en conocimiento de lo que está sucediendo, porque en realidad el propietario no es responsable de que se le introduce en el lugar. En realidad lo que hay es una intromisión por parte de terceros, no es responsabilidad del propietario”.

Fernández añadió que “de acuerdo a lo que constató el municipio, el predio tiene las tranqueras cerrada con candado, está señalizado el lugar donde se expresa la prohibición a ingreso y a bañarse. Hemos documentado todo eso para que eventualmente hagamos la constatación a quien corresponda”.

El funcionario enfatizó sobre las responsabilidades que “aquí hay gente que se está metiendo en una propiedad privada. Es lo mismo que mañana ingresara alguien a su casa sin autorización, se lastimara y pretende que usted sea el responsable, y ya que estamos que también tenga la culpa el Municipio. Esto se trata de una cuestión civil y penal de constituirse un delito”.

Más allá de dejar en claro sobre las responsabilidades, Fernández adelantó que a partir de la nota publicada por este Diario están gestionando en pos de conformar un expediente y hacer una presentación.

“Tras lo que se publicó y haber constatado en el lugar que hay tranqueras con candados, señalización y que hay un lugar donde se ha violentado un alambrado para ingresar, haremos una presentación. De hecho estamos constatando en el registro de la propiedad para esclarecer sobre el dueño y ponerlo sobre aviso sobre lo que está sucediendo”.

QUIEN ES EL PROPIETARIO

Al estar en boca de la opinión pública, las versiones corrieron como reguero de pólvora sobre quiénes serían los titulares del predio. Uno de los trascendidos vinculaba al empresario canterista –también titular de la Cámara de la Piedra- Rodolfo Guerra, quien también por el aire de la Am 1560, aclaró sobre el asunto.

“Yo tuve que ver en sus orígenes porque la gente que compró allí se me acercó para que los ayudara en cuanto al ordenamiento de la propiedad. Eso fue a una quiebra en su momento de una empresa”, reseñó.

Guerra dijo que “se trata de una propiedad privada que está perfectamente señalizada y si hay gente que va y la usa como balneario está cometiendo un ilícito, pero no debe ser el único ilícito que se comete en la ciudad, en la provincia y en el país. Será un ilícito más que lamentablemente la autoridad, la fuerza policial, tiene todos los medios suficientes como para acotarlo. Si no lo hace es su responsabilidad y creo que del mismo Municipio, porque ese es un predio que debe cumplir con todas las normas, debe pagar los impuestos y demás, así que si es utilizado como un balneario público es problema de quienes lo realizan y de quienes deben regular para que así no sea, las autoridades que no ejercen su poder”.

El empresario canteril recordó que “cuando hay un remate judicial, como fue en el 2003, hace que existe un nuevo titular por lo que el Municipio no puede desconocerlo puesto que tiene acceso a toda la información y mucho menos lo puede desconocer el municipio que cobra los impuestos. Con verificar si los impuestos están el día es simple”.

Al insistírsele sobre los propietarios de la ex cantera, Guerra se limitó a indicar que “supongo que los dueños son una sociedad, personas jurídicas. Hubo muchas versiones, se llegó a decir que pertenecía a un dirigente político, pero nada de eso es cierto”.

Comentá la nota