La comuna apoya el reclamo contra un edificio en la costa

El presidente del Concejo explicó que fue autorizado por un decreto del intendente anterior y subrayó que la actual gestión tiene "grandes diferencias" de procedimiento frente a este tipo de situaciones.

El presidente del Concejo Deliberante, Marcelo Artime, describió ayer cuál es la posición de la Municipalidad frente al proyecto de construir un edificio de 18 pisos en la esquina de Güemes y la costa.

Aseguró Artime que la comuna está dispuesta a aportarle a la Justicia todos los elementos que sean necesarios para avalar a los vecinos que se oponen a la concreción de la obra, la cual -según explicó el concejal- fue autorizada a través de un decreto "ilegítimo" del ex intendente Daniel Katz.

Asimismo, subrayó que la actual gestión tiene "grandes diferencias" respecto de la anterior en relación al manejo de este tipo de situaciones. Concretamente, puso como ejemplo el trámite que se está desarrollando para permitir que un emprendimiento hotelero obtenga un permiso para construir un tercer piso en la zona comercial de Güemes, precisando que en este caso, "se requiere de una excepción que, como corresponde, está siendo considerada por el Concejo Deliberante".

Luego de que los vecinos de Güemes y la costa se movilizaron e hicieron numerosas gestiones para tratar de evitar que sea construido un edificio de gran altura en ese lugar, ayer Artime puso de relieve la postura que asumió la gestión de Gustavo Pulti ante este tema.

"El intendente sostuvo desde un principio que no se darán nuevas excepciones para construir edificios sobre la costa. Pero lamentablemente todavía hoy tenemos que convivir con permisos que fueron otorgados en el pasado y que generan mucha resistencia en la gente", señaló.

Según el presidente del HCD, el gobierno "está de acuerdo" con la postura de los vecinos que se resisten a la construcción de la torre de la calle Güemes y el Boulevard Marítimo, que en el caso de ser levantada, sería una de las más altas de toda la costa marplatense.

Origen del problema

La obra fue autorizada en 2005 a través de un decreto de Daniel Katz, al que el concejal calificó de "ilegítimo" ya que un proyecto para "construir nada más y nada menos que 18 pisos frente al mar" requiere de un aval del Concejo, cosa que en este caso nunca sucedió.

"Ni los concejales del año 2005 ni los de ahora serían capaces de aprobar una cosa semejante", sostuvo. Artime explicó luego que los vecinos ya iniciaron una demanda judicial por lo que la Municipalidad se abstendrá por ahora de tomar otro tipo de medidas.

Pero aseguró que el gobierno ejercerá un "papel proactivo" ante la Justicia para aportar todos los elementos necesarios para tratar de frenar la obra y aseguró que existe confianza en que habrá una resolución en contra de este cuestionado emprendimiento inmobiliario.

Por otra parte Artime señaló que durante la actual gestión existen "claras diferencias de procedimientos" cada vez se tramitan excepciones para la construcción, aun cuando se trate de emprendimientos "necesarios para la ciudad". El concejal puso como ejemplo el camino administrativo que está recorriendo un expediente mediante el que un privado está solicitando autorización para construir un tercer piso en la zona comercial de Güemes, donde el código admite edificaciones de planta baja y hasta dos pisos de altura.

El emprendimiento se ubica en Güemes entre Castelli y Garay y consiste en un hotel boutique, lo que para Artime "es una inversión que Mar del Plata necesita ya que esta ciudad requiere ampliar sus plazas hoteleras de 4 y 5 estrellas".

El concejal señaló que en este caso, el proyecto se encuentra en la comisión de Obras del Concejo, esperando un dictamen de los ediles. "No hay ningún tipo de objeción de parte de los vecinos ni de los comerciantes de la zona ya que todos entienden que Mar del Plata necesita más plazas hoteleras de categoría, algo que quedó en claro durante la Copa Davis y que está apareciendo como un requisito en el caso de que se haga la Fórmula 1", explicó.

Artime indicó que a pesar de esto y de que el nuevo hotel funcionaría en un sector de la ciudad con características comerciales evidentes, la actual gestión "nunca consideró evitar hacer lo que corresponde, que es pedir que como en toda excepción, el tema sea tratado por los concejales". Asimismo subrayó que la posibilidad de que el hotel boutique logre o no autorización para tener un tercer piso está en manos de la Comisión de Obras, que "es el único lugar en donde, por razones políticas, está habiendo ciertas trabas que impiden que el proyecto avance".

Comentá la nota