La Comuna aloja a 50 indigentes, pero busca ampliar su capacidad

El secretario de Desarrollo Social confió que buscan un nuevo lugar más acorde a las necesidades. También dijo que podrían destinarle un presupuesto específico al Hogar Transitorio.-

Alrededor de 50 personas están alojadas actualmente en el Hogar Transitorio Municipal que funciona desde hace poco más de un mes y medio en la Casa del Deportista, en Punta Mogotes. Según indicó el impulsor del Programa de Atención a Personas sin Hogar, el secretario de Desarrollo Social, Fernando Gauna, se está pensando la posibilidad de trasladar el alojamiento a otro edificio que pueda albergar a un número mayor de ciudadanos en situación de calle. Además, el funcionario dijo estar evaluando la confección de un presupuesto propio para la iniciativa.

La puesta en marcha del programa se dio en medio de una fuerte ola de cuestionamientos a la conducción de Gauna en la dependencia. Organizaciones sociales y movimientos organizados repudiaron el supuesto desentendimiento del funcionario respecto al creciente número de personas que en Mar del Plata duermen en la calle.

En aquel momento, se entrevistaron con el secretario, a quien trasladaron su inquietud y pidieron que implementara en lo inmediato un plan para sacar de la indigencia a cientos de personas. Atendiendo a esta solicitud y trasladando, según dijo, uno de los propósitos de su mandato, Gauna finalmente puso en funcionamiento un alojamiento transitorio en la sede de la Casa del Deportista.

Hoy, por los comentarios del funcionario, cerca de cincuenta personas duermen a diario en el hogar, en el que prestan servicio una decena de empleados de Desarrollo Social. Gauna aseguró que en los próximos días se sumarán a las labores otras cuatro personas.

"Necesitamos reforzar la prestación porque el número de personas que arribaron sobrepasó lo estipulado", argumentó respecto a la contratación de más trabajadores.

Hoy por hoy, el dinero para costear los montos de mantenimiento de elementos de primera necesidad –como ser alimentos, toallas y frazadas, por citar algunos- se destinan del propio presupuesto que tiene asignado Desarrollo Social. El sostenimiento edilicio de la Casa del Deportista, en materia de luz y gas, sigue estando a cargo del Ente Municipal de Deportes.

"Esto es algo que estamos charlando. Esos gastos deben estar a nuestro cargo", reflexionó Gauna, que indicó que justamente por ello es que se está evaluando la posibilidad de gestionar un monto propio para el sostenimiento integral de la iniciativa. Según el funcionario, ese dinero podría estar asignado recién para el año que viene y saldría de lo otorgado a la dependencia que preside.

Desde un principio, cuando Gauna explicó el funcionamiento del espacio, aclaró que la utilización de la Casa del Deportista podría ser momentánea. Considerar otros espacios de los que disponga el municipio para instalar un alojamiento transitorio siempre estuvo entre las inquietudes del funcionario. Frente a ello, esta vez, volvió a decir lo mismo: "Junto al intendente estamos viendo qué edificio contempla las dimensiones y divisiones que se necesitan". Gauna no quiso adelantar los establecimientos que están en etapa de análisis.

Objetivo del hogar

El propósito del albergue, en primera instancia, es dar un espacio de contención a quienes allí arriben. "Sacarlos de la calle y que tengan donde descansar", es el principal objetivo, según indicó Gauna. Por eso, es que se les proporciona un lugar donde dormir (habitaciones para un máximo de tres personas), elementos de higiene personal y los correspondientes platos de comida a lo largo de la jornada.

Pero como el albergue es de carácter transitorio, como lo indica su nombre, lo que se intenta, con la ayuda de asistentes sociales, médicos y abogados, es dar con familiares o generar vías de reinserción para quienes estén alojados. En este sentido, se los anota en la Oficina Municipal de Empleo o se los ayuda a tramitar –de estar en edad- el cobro de sus jubilaciones, según explicó Gauna. "Afortunadamente hay gente que dio con sus familias y otras que encontraron trabajo", comentó el funcionario respecto a algunos logros del programa.

Sin embargo, contó también que varias fueron las personas que decidieron dejar de asistir al hogar. ¿Los motivos? "No a todos les gusta cumplir las reglas", explicó Gauna. "En el alojamiento hay horarios. Además, se tienen que hacer cargo de la limpieza de su espacio y no se permite el consumo de alcohol. Muchos no aceptaron", explicó, y agregó que frente a esas situaciones el personal no puede hacer más que intentar convencerlos de que se queden. "No usamos la fuerza pública ni para invitarlos ni para evitar su vuelta a la calle", fundamentó.

Por último, señaló que la captación sigue realizándose a través de las denuncias de vecinos. "Nos llaman y nosotros enviamos personal de Desarrollo Social para que les consulte", indicó.

Comentá la nota