La comuna afina el lápiz para citar a los municipales y acordar incrementos salariales

La comuna afina el lápiz para citar a los municipales y acordar incrementos salariales
El 25 por ciento solicitado representa 18 millones de pesos, cifra a la que el Gobierno no podría hacer frente. Carlos Fernández y Marcos Nicolini, que está de regreso, encabezarán las negociaciones sobre fines de semana.

El diálogo por la recomposición salarial de los trabajadores municipales llegó a una semana clave, en la que la comuna recibirá a los dirigentes gremiales luego de cuantificar los costos de las demandas y afinar el lápiz para ensayar una oferta.

El jefe de Gabinete, Carlos Fernández, y el secretario de Gobierno, Marcos Nicolini, llevarán adelante las negociaciones con pautas a estas alturas bastante claras: El 25 por ciento de incremento solicitado representa 18 millones de pesos, cifra que sería imposible de afrontar para las arcas municipales.

Ante esa conclusión, y con vías de financiamiento sumamente acotadas por la crisis imperante, la idea oficial es acordar en términos que conformen a los trabajadores y al mismo tiempo no comprometan la marcha de la gestión.

En el abanico de opiniones recogidas por El Eco de Tandil, Luis Marcantonio, de Obras Sanitarias, dijo que “quedamos en que a partir de jueves o viernes de esta semana nos vamos a reunir con Marcos Nicolini. Le pedí (a Carlos Fernández) que me aclarara si podía llegar a haber algún decreto respecto a congelar los salarios, y me dijo que no, que eso era una idea pero para las funcionarios políticos. Así que la negociación está abierta”.

El pedido concreto de su gremio “es el que elevamos el 3 de febrero, a través de una nota, solicitando un 25 por ciento de aumento salarial. De eso no nos movemos. Somos conscientes de la crisis, pero no queremos que nos carguen la mochila por lo que está sucediendo en otras actividades”, argumentó.

En cuanto a su percepción de cómo se encarará la ronda de negociaciones, dejó un mensaje esperanzado: “Voluntad de diálogo hay, así que confiamos que alguna respuesta vamos a tener”.

A la espera

Pablo Díaz Cisneros, al frente de la Cicop, que nuclea a los profesionales de la salud pública, tuvo una lectura menos optimista. “No hemos tenido contacto, y no nos sorprende, porque teníamos previsto que esto podía pasar. Así como el año pasado vieron que participamos y recurrimos al Ministerio de Trabajo, este año pretendemos lo mismo. Para eso estamos esperando señales del Ejecutivo”.

Como se ha informado, la Cicop elevó el jueves un pedido de recomposición salarial del 33 por ciento, y dejó como alternativa la posibilidad de debatir el reescalafonamiento. Asimismo, emplazó al Ejecutivo a que a más tardar hoy motorice un acercamiento. “Veremos mañana (por hoy) si podemos sentarnos a conversar, a partir de ahí sacaremos nuestras conclusiones. Hemos estado conversando con (Roberto) Martínez Lastra, porque nuestra idea es participar de una mesa colectiva. No nos queremos cortar por nuestra cuenta, creemos que somos parte de los actores en esta cuestión”, reflexionó.

La idea oficial

Carlos Alberto Fernández, por su parte, dejó sentada la postura oficial. “La idea es sentarnos para fines de semana. Debemos, en primer lugar, cuantificar de lo que estamos hablando: 25 por ciento de aumento significan 18 millones al año. Para juntar esos 18 millones tenemos tres vías de financiamiento: coparticipación, recursos municipales y disminución de gastos”. Inmediatamente argumentó sobre cada ítem: “La coparticipación se está cayendo a pedazos, está llegando menos dinero que el año pasado”. En cuanto a los recursos municipales, ejemplificó que “esos valores, para tomar algún parámetro, significarían triplicar la tasa retributiva de servicios”. Y en lo que hace a gastos, “no hay ninguno que pueda tener una magnitud tal del monto demandado. Además, la mayoría son fijos”.

“Después hay que pensar en el contexto. Nosotros tenemos firmado un acta con el gremio, en el que reconoce que está contemplado el deterioro del salario de los trabajadores hasta el 31 de diciembre de 2008. Yo no creo que en lo que va de este año hayan sufrido un deterioro del 25 por ciento en el salario real”, graficó.

De todas maneras, dejó en claro que “es legítimo que uno quiera ganar más, lo que sucede es que en este contexto no podemos afrontarlo. Estamos dispuestos a sentarnos a una mesa, dialogar y buscar un punto intermedio. Pero de ninguna manera podemos llegar a un 25 por ciento de aumento”.

El funcionario también explicó su posición en lo que respecta a la demanda de la Cicop. “Nosotros vamos a convocar a los municipales, pero los gremios reconocidos, con personería gremial, son el Sindicato de Trabajadores Municipales y el de Obras Sanitarias. Podría incurrir en competencia desleal si acuerdo con otras agremiaciones. De todas maneras, diálogo hay en forma permanente con todos”, reconoció.

Se lo consultó puntualmente por el gasto político, el caballito de batalla de la oposición y un repetido cuestionamiento de la sociedad en todos los niveles. “Eso lo entiendo, aunque forma parte del folclore. Porque con eso no puedo ni empezar a conversar, de ahí no pueden surgir los montos que se necesitan”.

Se le consultó si a manera de gesto no se podía accionar en ese sentido, a lo que respondió que “sí, aunque no tiene ninguna incidencia. Está claro que si hay aumento no lo percibirán los funcionarios, pero no deja de ser un gesto simbólico. Con eso no se puede resolver la situación”.

Comentá la nota