Comprueban el mal estado de los Hogares

La jueza penal Laura Armagno, la secretaria de su juzgado, Andrea Fernández, y el fiscal Carlos Ordás, hicieron ayer una nueva inspección ocular a dos de los sitios donde se alojan menores que están bajo protección del Estado provincial. Lo hicieron en el marco de la investigación penal iniciada luego de la denuncia de abusos y maltrato a los menores que viven allí.
La inspección se concretó ayer a media mañana y abarcó dos lugares: el hogar para varones ubicado sobre calle Pio XII y Varela y el hogar para mujeres de Olascoaga y Juan B. Justo. En ambos lugares, los magistrados recorrieron las instalaciones para observar las condiciones edilicias en que se encuentran y la forma de vida que llevan los internos y las internas. Según se supo, la sensación que se llevaron los magistrados fue pésima. Ello aún cuando el gobierno encaró algunas refacciones edilicias para mejorar el deteriorado estado en que se encontraban las instalaciones. La recorrida insumió una media hora en cada lugar.

Esta es la segunda inspección ocular que realiza este grupo de magistrados a raíz de la denuncia recibida hace casi un mes por los presuntos malos tratos, abusos y malas condiciones de vida en que se encuentran los adolescentes que están alojados allí. Estos mismos alojamientos habían sido allanados por orden de la jueza -medida que concretó la Brigada de Investigaciones- aunque todavía no habían sido observados en persona por los responsables de la investigación judicial.

Testimonios.

La visita fue consecuencia de las declaraciones que los funcionarios escucharon de tres menores alojados en estos lugares, medida que se concretó hace unos 10 días a través del sistema de la Cámara Gessell. En esos testimonios, dos de los tres menores confirmaron situaciones de abuso y contaron a la psicóloga que los entrevistó cómo era la vida allí dentro y las condiciones del lugar. Estos testimonios apuraron la recorrida por estos Hogares de Tránsito, como se los denomina.

Los próximos pasos que dará la Justicia, según pudo saber LA ARENA, es citar a más testigos, lo que podría concretarse en el transcurso de la próxima semana. Luego sería el momento de llamar a indagatoria a los responsables de estos abusos y maltratos.

Las declaraciones de estos menores tuvieron un profundo impacto en quienes las escucharon -desde atrás de un vidrio espejado a fin de que no se sientan intimidados- y dieron mayor veracidad a la denuncia de los operadores. El trámite se cumplió con varones. No se conoce si en estos días, los magistrados realizaron igual procedimientos con las mujeres que viven, o vivieron, en el Hogar de la calle Olascoaga. La denuncia que se está investigando señala que allí también hubo abusos.

Comentá la nota