Compromiso presidencial en defensa de los puestos de trabajo en Siderar

Carignani y Bancalari con Cristina

El intendente nicoleño Marcelo Carignani, acompañado por el diputado nacional José María Díaz Bancalari, se reunió en la quinta de Olivos con el secretario de Obras Públicas, José López y el ministro del Interior, Florencio Randazzo, encuentro al que se sumó luego Néstor Kirchner. Finalmente, la Presidenta recibió a los funcionarios por el tema Siderar.

La presidenta Cristina Kirchner manifestó ayer ante el intendente de San Nicolás, Marcelo Carignani, su compromiso para "defender las fuentes de trabajo" amenazadas de la planta metalúrgica Siderar, ubicada en ese partido del norte bonaerense.

El intendente Carignani, acompañado por el diputado oriundo de San Nicolás José María Díaz Bancalari, mantuvo una entrevista en la quinta de Olivos con el secretario de Obras Públicas, José López y el ministro del Interior, Florencio Randazzo, a la que luego se sumó el ex presidente Néstor Kirchner.

El llamado

Posteriormente, la Presidenta, que se encontraba en el chalet de la residencia, mandó a llamar a Carignani y a Díaz Bancalari, para charlar sobre la situación de la planta de Siderar, donde se desató un conflicto por la posibilidad de que 2.000 trabajadores sean despedidos.

Durante el encuentro, la Presidenta les garantizó al Intendente y al Diputado que se comprometerá para "mantener las fuentes de trabajo" en esa empresa, donde por ese conflicto rige una conciliación obligatoria hasta febrero próximo.

En medio de esa situación, la empresa que pertenece al grupo Techint, alega que disminuyó la demanda internacional y que por ese motivo debe achicar gastos.

En condiciones

"Creo que para el miércoles voy a estar en condiciones", buscó tranquilizar ayer Cristina Kirchner a los funcionarios y dirigentes que la visitaron en la residencia de Olivos, donde la mandataria retomó la actividad aunque de forma moderada, con reuniones de trabajo de carácter privado.

El comentario de la Jefa de Estado aludió así al acto que mañana tiene previsto encabezar en la propia quinta de Olivos, para anunciar medidas destinadas al sector agropecuario, aunque su reaparición pública sigue dependiendo de la opinión de los médicos, que ayer mismo volvieron a realizarle chequeos.

De hecho, Noticias Argentinas pudo constatar en el ingreso a la residencia presidencial, la presencia de una unidad médica cuyos profesionales están a cargo del seguimiento de la salud de Cristina, quien la semana pasada sufrió un cuadro de lipotimia y se vio obligada a guardar reposo por recomendación médica.

Para poder cumplir con el nuevo reposo de 48 horas encomendado por su médico Luis Buonomo, la Jefa de Estado volvió ayer al trabajo con una agenda liviana de tres audiencias, que desarrolló en el escritorio del chalet principal de la residencia de Olivos, donde se la vio rodeada de papeles.

Con Tomada

La primera reunión "privada" fue con el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, con quien analizó la delicada situación laboral que afecta a la localidad bonaerense de San Nicolás, donde más de 2 mil trabajadores metalúrgicos y de la construcción de la empresa Siderar podrían perder su empleo, informaron fuentes oficiales.

Luego, Cristina recibió a la ministra de Producción, Débora Giorgi, y al secretario de Agricultura, Carlos Cheppi, con quienes ultimó los detalles de las medidas para el campo que dará a conocer mañana, tras haber tenido que suspender el anuncio el pasado viernes, a causa de su descompensación.

Según trascendió, Cristina Kirchner habría definido con los funcionarios sumar a los anuncios previstos para el campo, una serie de beneficios para productores rurales afectados por la sequía, luego de que Uruguay declarara la "emergencia agropecuaria" por ese mismo motivo.

En el acto previsto para el miércoles a las 11.30 en Olivos, la Presidenta lanzará un paquete de mejoras crediticias para fomentar la compra de maquinaria agrícola, con el fin de auxiliar a ese sector golpeado por la crisis económica.

Campo

En lo que respecta al sector agropecuario, Cristina Kirchner ya había anunciado rebajas a las retenciones para el maíz y el girasol, el desarrollo de feedlots ganaderos y apoyo a provincias productoras, que no fue bien recibido entre los integrantes de la Mesa de Enlace del agro.

En la residencia de Olivos, también se pudo ver al ex presidente Néstor Kirchner, quien junto al ministro del Interior, Florencio Randazzo, y al secretario de Obras Públicas, José López, recibió a intendentes de distintos puntos de la provincia de Buenos Aires.

También se vio en los jardines de Olivos al jefe de Gabinete, Sergio Massa, quien llegó a la residencia vestido de sport y luciendo zapatillas, recién llegado a Buenos Aires, proveniente de la Costa atlántica.

Comentá la nota