Zin, más comprometido por empresas de Lorenzo que venden remedios al Estado

Aunque durante la semana intentó despegarse en dos oportunidades del escándalo, el ministro de Salud bonaerense, Claudio Zin, quedó en una posición incómoda. Según documentos a los que tuvo acceso PERFIL, dos firmas que le atribuyen al "Yabrán de los medicamentos" figuran entre los proveedores del Gobierno bonaerense. Daniel Scioli sigue atento la evolución de la causa para decidir la continuidad del funcionario.
La mafia de los medicamentos amenaza cada vez con más fuerza con golpear la administración del gobernador bonaerense Daniel Scioli. Dos empresas investigadas por el juez federal Norberto Oyarbide abastecieron de medicamentos oncológicos a la Provincia de Buenos Aires. Se trata de las sociedades comerciales Congreso Salud y Farmaline, dos firmas atribuidas al empresario farmaceútico Néstor Lorenzo, conocido como el "Yabrán de los medicamentos".

Un documento al que accedió PERFIL revela que Congreso Salud facturó 1.657.533 pesos al Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires en los últimos tres años (ver facsímil). En tanto, la empresa Farmaline SA, que tiene entre sus accionistas a un socio de Lorenzo, figura en el registro de proveedores del estado de la Provincia. De este modo queda comprobado que el empresario sospechado de adulterar medicamentos de alto riesgo era proveedor del Ministerio de Salud bonaerense.

El pasado lunes el ministro bonaerense, Claudio Zin, había negado cualquier vínculo del ministerio que comanda con Lorenzo. "Esta cartera no tiene ningún vínculo con la empresa San Javier", dijo el funcionario, luego de que el juez Oyarbide reveló escuchas telefónicas entre su segundo, el subsecretario de Control Sanitario, Alberto Costa, y el empresario farmaceútico. Costa fue separado del cargo el mismo lunes y ayer se presentó en forma espontánea en los tribunales de Comodoro Py (ver recuadro).

El ministro de Salud bonaerense insistió en que "no hay órdenes de compra de la cartera sanitaria con la firma Farmaline. El único antecedente existente es la compra por parte de Cucaiba (Centro Unico Coordinador de Ablación e Implantes de Organos de Buenos Aires) en diciembre de 2008 de tres ampollas de busulfano", admitió Zin.

Otros negocios. En octubre de 2008 Lorenzo se presentó a una licitación pública del PAMI para la venta de medicamentos. Se inscribió como garante comercial de la empresa Congreso Salud SA y declaró poseer un patrimonio neto de 17.073.764 de pesos en las empresas Droguería San Javier y Multipharma para alzarse con la compulsa de precios.

En una de las páginas del expediente, donde se enumeran los avales empresariales, Congreso Salud declaró ser proveedor del Ministerio de Salud de la Provincia de Buenos Aires ($1.657.533), la Superintendencia de Bienestar de la Policía Federal y la Obra Social del Ejército. También del Ministerio de Desarrollo Social, que dirige la cuñada presidencial Alicia Kirchner, por casi tres millones de pesos.

Pero Congreso Salud también celebró jugosos negocios con el sector privado. La empresa vendió remedios de alta complejidad a la firma SeaCamp SA, la sociedad de Sebastián Forza a través de la cual aportó 200 mil pesos a la campaña presidencial de Cristina Fernández de Kirchner en 2007. Durante este año, Congreso Salud facturó casi medio millón de pesos por la venta de medicamentos a Seacamp SA.

Costa se puso a disposición del juez

El ex subsecretrio de Control Sanitario, Alberto Costa, se presentó ayer en forma espontánea ante el juez federal Norberto Oyarbide, quien investiga la venta de medicamentos adulterados a las obras sociales. El ex número dos del Ministerio de Salud bonaerense llegó temprano a los tribunales de Comodoro Py. Lo hizo escoltado por su abogado defensor Fernando Burlando.

Estuvo alrededor de dos horas en el tercer piso de los tribunales federales. Al salir, Costa volvió a ratificar que, pese a las pruebas, Néstor Lorenzo no era proveedor del gobierno de la Provincia de Buenos Aires.

Costa había sido expulsado el lunes del gobierno provincial luego de que el juez Oyarbide revelara la existencia de escuchas teléfonicas con "diálogos muy comprometidos" entre el funcionario y el empresario farmacéutico. Enseguida, el ministro de Salud, Claudio Zin, salió a echar por tierra las especulaciones sobre negocios entre la Droguería San Javier y el gobierno de Scioli. El titular de la cartera bonaerense juró que no había "vínculos comerciales" con las firmas de Lorenzo y afirmó que la salida de Costa ya era un hecho y que en los próximos meses iba a ser reemplazado por otro funcionario. Las grabaciones telefónicas apresuraron los tiempos de la salida.

Comentá la nota