Compre argentino y, si no alcanza, importe brasileño

El acuerdo entre privados, armado en San Pablo por la UIA y la Fiesp, fija un mecanismo de cupos que protege la producción local, pero da prioridad a la importación de Brasil sobre los países asiáticos.
Brasil no competirá en el mercado interno argentino, pero se anota primero en la lista para colocar sus productos en el país. Mediante un acuerdo informal alcanzado entre industriales de ambos países, se acordó dar prioridad a las importaciones brasileñas en todos los sectores, salvo aquellos en los que el país pueda abastecerse con empresas locales. El convenio fue sellado ayer por el titular de la Unión Industrial Argentina, Héctor Méndez, y su homólogo de la Federación de Industrias del Estado de San Pablo, Paulo Skaf. Los popes fabriles coincidieron en que la base de la regulación del comercio debe centrarse en los cupos y no en las licencias no automáticas de importación. "Estamos viviendo un momento particular, pero que precisa soluciones colectivas", aseveró el titular de UIA.

Es un paso importante teniendo en cuenta que la negociación bilateral se encontraba trabada por la falta de acuerdo entre privados. La voluntad política de ambos gobiernos para coordinar estrategias comerciales se vio obstaculizada en más de una oportunidad por los reclamos de los empresarios ante las medidas proteccionistas. Los industriales brasileños son los que mayor hincapié hicieron en el último tiempo sobre las medidas adoptadas por la Argentina. Paradójicamente, Brasil tiene bajo licencias no automáticas el 40 por ciento del universo de productos que importa, mientras que en el país se aplica sólo sobre unas 300 posiciones arancelarias, cifra equivalente al uno por ciento del nomenclador aduanero común.

Méndez, que se encontraba en el país vecino por negocios vinculados con su rama industrial, sector plástico, aprovechó su estadía para encontrarse con el titular de la Fiesp. El motivo del encuentro fue discutir la situación del comercio bilateral y del convite surgió un primer acercamiento de posiciones que dio lugar a compromisos de ambos lados. Los industriales argentinos aceptarán importaciones de su principal socio comercial en sectores donde no pueden abastecer la demanda interna. Por su parte, los empresarios brasileños no intentarán atacar mercados en los que la Argentina cuenta con oferta local, según informó la Fiesp a través de un comunicado.

"Los brasileños no intentarán invadir los sectores en los que Argentina es autosuficiente", informó Skaf a la prensa local luego del encuentro. No obstante, el titular de la federación paulista aclaró que los empresarios de su país "no admitirán preferencias para terceros países en los sectores en que precisa importar para completar su abastecimiento". "Lo que no podemos aceptar es una caída de las exportaciones brasileñas a la Argentina y un aumento de las importaciones argentinas provenientes de terceros países; sean de China o de otra nación", agregó.

Entre las principales quejas de los brasileños a las trabas argentinas se esgrime que provocan desvíos hacia productos provenientes de Asia y –en menor medida– México. En ese contexto, los envíos de Brasil al país se redujeron en 40 por ciento, mientras que en sentido inverso la reducción fue del 27 por ciento.

El presidente de la UIA coincidió en la necesidad de regular el comercio bilateral mediante cupos y a través de licencias no automáticas. De todos modos, señaló que se vive "un momento particular", por lo que consideró "legítimo" que cada país se esfuerce para mantener sus puestos de trabajo y ayude a los sectores en crisis". Insistió luego en que Brasil tiene que dar "concesiones" para buscar acuerdos.

Skaf aseguró entender el "momento difícil" de la Argentina, y se mostró dispuesto a colaborar en el mantenimiento del empleo y el desarrollo de la región. El industrial paulista manifestó su confianza en que, si se aceptan esos dos principios acordados, será posible resolver los diferendos comerciales sobre los sectores "más afectados" por las barreras comerciales. En la lista de productos en la mira se encuentran los muebles, textiles, calzado, tornos mecánicos, neumáticos, herramientas manuales, autopartes, máquinas agrícolas, algunos productos de línea blanca y aerosoles; además de leche y trigo, sobre los que hubo principios de acuerdo en las últimas horas.

Comentá la nota