Compraventa: ¿ilegalidad detrás de la legalidad?

 Compraventa: ¿ilegalidad detrás de la legalidad?
En 2008 secuestraron elementos de dudosa procedencia en 14 de los locales y en otros 3 en lo que va de este año. En la Subsecretaría de Protección Ciudadana de la Municipalidad informaron que son 78 los habilitados.

Gran cantidad de herramientas, teléfonos celulares, estéreos, electrónicos, muebles, baterías, neumáticos, bicicletas y otros elementos usados fueron secuestrados de 14 comercios de compra-venta durante 2008 y en otros tres, en lo que va del año.

Los que se encuentran a cargo del control de estos locales no dudan que en algunos existe una "ilegalidad detrás de la legalidad de sus funcionamientos".

En la Subsecretaría de Protección Ciudadana de la Municipalidad informaron que actualmente son 78 los locales que se encuentran habilitados.

Sin embargo, en algunos casos se ha comprobado que sus propietarios tenían para la venta artículos que fueron denunciados como robados. Pero pese a ello, a través de estrategias legales, lograron mantener las puertas abiertas.

"Lo que hay que tener en cuenta es que si hay una venta ilegal, también hay una compra que está al margen de la ley", dijo la subcomisaria Gladis Chambi, quien es jefa de la sección Moralidad de la Brigada de Investigaciones.

En 2008 los efectivos labraron actas de infracción a los dueños de 28 comercios de ese rubro y a cinco en lo que va de este año, porque no estaban inscriptos en la sección de Leyes Especiales de la Jefatura de Policía, por lo tanto no estaban habilitados.

Pero lo alarmante es que en más de la mitad de los procedimientos secuestraron gran cantidad de elementos, que fueron trasladados a la dependencia, porque los propietarios no pudieron justificar su tenencia legal con la documentación.

Debido a las irregularidades iniciaron la tramitación de sumarios por averiguación de procedencia y en algunos casos lograron comprobar que se trataba de cosas robadas.

Se trata de averiguaciones muy complejas, debido a que se debe determinar la jurisdicción policial en la que los elementos fueron sustraídos y si sus propietarios formalizaron las denuncias.

Se ha establecido que a la mayoría de los secuestros les borraron sus números de identificación o los alteraron para que no puedan ser reconocidos por sus legítimos dueños.

Por otra parte, un efectivo de la Brigada de Investigaciones que trabaja para combatir estos delitos destacó que algunos compra-venta han establecido un negocio muy redituable con la comercialización de elementos malhabidos.

"Algunos trabajan por encargo. Por ejemplo, si alguien va a adquirir un estéreo o una batería, le piden las características y le dicen que regrese al otro día. Esa noche la gente encargada de los robos entra en acción y consigue los elementos solicitados. Se los entrega al comerciante y éste los vende a precios que están muy por debajo de los reales", destacó el informante.

"Esta es una realidad que conocen todos los salteños", dijo un inspector de la municipalidad.

Descubren 16 puertas robadas en tres locales

Uno de los últimos casos más llamativos fue el secuestro de 16 puertas de maderas finas que habían sido robadas de inmuebles ubicados en el microcentro y fueron halladas en tres comercios de compraventa de artículos usados de esta ciudad.

Los procedimientos se realizaron en noviembre del año pasado y estuvieron a cargo de efectivos de la Brigada de Investigaciones, quienes además de recuperar los elementos, detuvieron a dos hombres de 22 y 35 años, que quedaron acusados de cometer los robos.

Los propietarios de los comercios en los que se realizaron los operativos dijeron que habían adquirido las puertas de buena fe, pero quedaron ligados a la causa.

Luego de recuperar los elementos, la Policía invitó a los propietarios de los edificios y viviendas violentados a acercarse a la fuerza especial.

"Se trata de puertas labradas costosas, que fueron reconocidas y devueltas a sus legítimos dueños", dijo ayer el jefe de la Brigada de Investigaciones, Juan Carlos Miguez.

Los propietarios habían radicado las denuncias correspondientes, en su mayoría, en la Comisaría 1.

Quedó probado que las puertas sustraídas estaban a la venta en los locales que, a pesar de ello, continúan funcionando.

Entre el 70 y el 80% no tienen las facturas

Los que están en el rubro aseguran que entre el 70 y el 80 % de los particulares que llegan a los comercios de compraventa a ofrecer electrónicos y otros elementos, no poseen las facturas porque las perdieron o tiraron los originales.

La alternativa es una declaración jurada con los datos personales del vendedor y los datos del objeto.

Este trámite debe efectuarse en la seccional más próxima, donde la Policía verifica que ese bien no tenga un pedido de secuestro. Allí recién se certifica la firma en la declaración, que tiene validez de una factura para los negocios.

"En ese sentido la experiencia te dice qué hacer. Si alguien llega a venderme algún elemento y no tiene factura, le digo los trámites que debe realizar y si no regresa es porque tiene algo que ocultar", dijo Héctor Maisenti, el presidente de la Asociación de Vendedores y Compradores de Objetos Antiguos, Nuevos y Usados.

En el caso de los muebles, si el precio que se pide supera los 200 pesos se recurre a la declaración jurada, pero si es menor se hace directamente un boleto de compraventa con todos los datos del vendedor que luego deben ser volcados al "Cuaderno de Procedencia", que deben tener todos los comercios del rubro.

La cadena delictiva que termina por blanquear los robos a través de algunos de los negocios que funcionan en esta ciudad comienza generalmente con el apuro de

un vendedor para tratar de cerrar rápidamente una operación.

En otros casos, hay complicidad entre el comerciante y sus "proveedores", que manejan códigos secretos.

"Hay que clausurarlos para terminar con esta situación"

"Los comercios que no cumplan con los requisitos exigidos por la Jefatura de Policía para el funcionamiento deben ser clausurados y se necesita mano dura en ese sentido. Es la única forma de terminar co esta situación", dijo Héctor Maisenti, quien es presidente de la Asociación de Vendedores y Compradores de Objetos Antiguos, Nuevos y Usados.

El comerciante, que está desde hace 12 años en el rubro, dijo que cuando se detectan irregularidades en comercios no habilitados o a los que les secuestraron elementos de dudosa procedencia "nos perjudicamos todos los que trabajamos legalmente y se sigue deteriorando la imagen de este rubro".

"Esos no son comerciantes, son reducidores", dijo indignado Maisenti.

78 locales

Pese a que en la ciudad hay 78 locales habilitados, la institución solamente cuenta con seis asociados. Sin embargo, el comerciante y otros miembros de la asociación vienen desde 2004 manteniendo reuniones con autoridades para regularizar la actividad.

"La creación del registro policial ha sido muy positiva, pero las sanciones son muy leves, debido a que se cobra una multa de $100 con facilidades de pago para los que están en infracción. Además luego siguen funcionando sin ningún tipo de inconveniente", dijo Maisenti.

El control de la fuerza se implementó a partir de la puesta en vigencia de la resolución número 255 de la Secretaría de Seguridad y abarca a casas de préstamos, empeños o remates, locales de compra venta, comercios de joyería, desarmaderos de vehículos y venta de autopartes. "Estamos trabajando con el diputado Luis Mendaña para que esa resolución se convierta en ley. El proyecto ya está listo", indicó el presidente de la entidad.

Comentá la nota