Comprar en dólares, más barato

Varios comercios toman una paridad más alta que en las casas de cambio cuando se paga en divisas
Gaste dólares y compre más. Ese podría ser el eslogan en los comercios de la calle Florida, donde, a diferencia de unos meses atrás, hoy conviene comprar con la moneda extranjera. Con la intención de recuperar las ventas perdidas por la merma del turismo y hacerse de efectivo, cada vez más comerciantes de esa zona ofrecen un tipo de cambio mejor que los bancos. En tres semanas subieron el dólar de $ 3,60 hasta $ 4,10, mientras que el precio en las casas de cambio pasó de $ 3,76 a $ 3,81 durante el mismo período. Así, generan un ahorro para el cliente cercano al 10 por ciento.

"Hace 15 días que tomamos el dólar a 4,10. Los turistas, la mayoría brasileños, se entusiasman porque les resulta más barato que comprar en un shopping en pesos y se animan a gastar más. Por ejemplo, un perfume que cuesta 446 pesos se lo llevan a 108 dólares, unos 11 dólares menos que en cualquier otro lugar. Con esa diferencia, se pueden comprar otra cosa", dice la encargada de la perfumería Pigmento, en Florida al 300, Alejandra Nagel. Aunque reconoce que baja el margen de ganancia, destaca que la medida favorece la rotación de la mercadería y aumenta la cantidad de efectivo que ingresa en la caja.

Rodeada de remeras de la selección argentina, mates, imanes y postales de Carlos Gardel, Graciela Carrión, la encargada de un local de souvenirs de Florida al 900, afirma que tres semanas atrás decidieron aumentar el precio del dólar, de $ 3,60 a $ 4. "Las ventas no mejoraron todo lo que esperábamos, porque no hay turismo. Pero es una manera de incentivar la demanda y sirve para diferenciarnos de la competencia. La idea es que el turista gaste los dólares acá antes de pasar por la casa de cambio", dice.

Según Fabián Tarrío, representante de los centros comerciales a cielo abierto en la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), es una estrategia "razonable", en un contexto de caída del turismo y del consumo tras la crisis y la mala pasada de las temperaturas, que retrasaron la temporada de invierno. "Valorizar la moneda hace más atractivo el negocio que un descuento del 30 por ciento. Además, el comerciante se asegura el efectivo y evita las demoras para acreditar el pago que generan las tarjetas de débito, unas 72 horas, y las de crédito, entre 15 y 28 días hábiles, más un 3 por ciento de descuento."

Según Roberto Dvoskin, economista de la Universidad de San Andrés, este giro de timón tiene la ventaja de hacer más tentadora la compra sin afectar los precios. "En las zonas de gran afluencia del turismo, la competencia por las ventas es mayor. Subir el dólar es una manera de promocionar al turismo internacional sin modificar el precio en pesos. Al turista le conviene porque le rinde más la moneda."

La mayoría de los comercios que utilizan esta acción son minoristas, especializados en artículos de perfumería, indumentaria, calzado y cueros. "El que puede hacerlo es el comerciante individual, que puede decidir hacer cambios en cualquier momento. En las cadenas es más difícil porque tienden a la estandarización; los precios son los mismos en cualquier lugar", afirma Tarrío.

Dvoskin descarta que esta estrategia de ventas se relacione con una tendencia a la desconfianza en el peso y la vincula al aumento de la participación del turismo internacional en la economía: "La baja del precio en dólares se explica por la importancia que viene adquiriendo el sector en la economía desde 2001. Muchas empresas están pensadas en función del turismo, y ante la merma de la actividad, tienen que hacer un esfuerzo extra para mejorar".

Según el Tarrío, esta estrategia tiene su antecedente en la convertibilidad de fines de los 90. "En ese momento, comprar en la Argentina era más caro que en el exterior, y en muchos comercios tomaban el dólar unos centavos más que en las casas de cambio para incentivar la demanda."

Comentá la nota