Compran trigo de otros para subir el precio de su cereal

Compran trigo de otros para subir el precio de su cereal
Los productores lo mezclan con granos de mejor calidad para poder vender a los molinos
La polémica por la falta de mercado para el trigo, originada porque por la intervención del Gobierno no hay competencia entre molinos y exportadores, tiene cada día ribetes más sorprendentes. El último dato es llamativo: hay productores que salieron a comprar el trigo de otros colegas para poder comercializar su trigo a los molinos.

A días de la última cosecha, en varias regiones hubo exceso de lluvias, que en algunos casos deterioraron la calidad del cereal. Concretamente, uno de los parámetros afectados es el peso hectolítrico (PH), uno de los indicadores que los molinos reclaman y por el cual exigen valores mínimos para la industrialización. Si no se cumple un determinado piso, muchos molinos rechazan el trigo. En estos casos, los productores vendían el cereal a los exportadores, que, aun a riesgo de algún descuento, compraba esa producción.

El problema es que ahora, sin competencia entre molinos y exportadores, hay productores que no tienen quienes les compren la producción con problemas. Y si aparece un molino que acepta la mercadería, aplica fuertes descuentos. Por eso hay productores que antes de malvender su cereal, compran trigo de mejor calidad a otros productores para mezclarlo con su trigo, y así poder tener la chance de vender a precios más altos.

Esto es lo que le está pasando, entre otros productores, a Ignacio Viel, un productor de Chivilcoy. Allí, en la última campaña hizo 170 hectáreas de trigo. Según contó a LA NACION, la mitad de su cereal cosechado tiene un peso hectolítrico de un valor de 69. "Se lavó la calidad durante las lluvias de diciembre", contó. Mientras tanto, la otra mitad tiene un peso hectolítrico de 79. Así las cosas, según Viel "los molinos sólo aceptan trigo a partir de 76 de peso hectolítrico".

Frente a esta situación, dijo que tiene que mezclar el cereal y, según comentó, "salir a comprar trigo con un PH alto para seguir mezclando y así poder vender toda la producción".En este sentido, Viel recordó: "Antes el problema del trigo de baja calidad se solucionaba exportándolo".

A Viel un comprador le ofreció comprar ese trigo a $ 420, casi 200 pesos menos que el precio oficial que informa el Gobierno, pero él no se resigna a ese valor. Por eso decidió comprar el trigo de otros productores, con mayor PH, para mezclar con el suyo y tratar de apuntar a comercializarlo a un mayor precio. "Nunca me pasó esto de tener que salir a comprar", afirmó.

Según estimó el productor, tendría que comprar un 30% de trigo para poder completar la mezcla, que le costará entre 8 y 20 pesos la tonelada más fletes. En su opinión, pese a que el trigo de mayor calidad le saldrá más, si logra vender la mezcla por encima de los 600 pesos la tonelada cree que podría terminar con una diferencia a favor.

Según Viel, si la exportación estuviera abierta y existiera libre competencia, quizá no tendría que atravesar por este trajín para colocar su trigo y, menos aún, aceptar un fuerte descuento por el problema de la calidad.

Otros casos

El caso de Viel no es el único. Otros productores de Chivilcoy también sufrieron problemas de calidad. "Escuchamos que hubo problemas porque cuando llovió se perdió mucho peso hectolítrico; el que cosechó temprano sacó mejor calidad pero luego empezó a llover y se perdió calidad", indicó Antonio de Ariztimuño, integrante de la Asociación Rural de Chivilcoy. También habría problemas en algunas zonas del sur bonaerense.

En este contexto, Guillermo Duhart, representante de Futuros y Opciones en Chivilcoy, comentó: "Hay clientes que tuvieron que salir a comprar trigo para mezclarlo y poder vender su mercadería para cumplir con sus obligaciones, cosa que realmente es sorprendente".

Para Duhart, la molinería pide una calidad con la que varios productores no cuentan, "como es el requerimiento mínimo de un peso hectolítrico mayor o igual a 76", porque "varios lotes perdieron esa calidad con las últimas lluvias".

Duhart coincidió en que hay "una situación muy anormal" en el mercado, ya que los exportadores están "prácticamente fuera del mercado", mientras los molinos cuentan "con la ventaja de saber que toda la oferta está a la espera de que ellos la compren".

A todo esto, Enrique Solari, otro productor de la zona, dijo que tiene alrededor de un 30% de trigo "que va a ser difícil de vender", por problemas en la calidad. "Los molinos no compran", indicó. En su caso, al margen de la producción con inconvenientes, antes ya logró vender un 60%. De todos modos, consultado sobre si, como Viel, tendría que salir a comprar para mezclar y vender el resto de la producción, expresó: "Es probable que lo tenga que hacer".

En medios de los problemas de comercialización, Viel ya tomó una decisión para la próxima siembra de trigo: la mitad de lo que iba a destinar a este cereal ahora lo va direccionar al cultivo de cebada para evitar esos problemas.

Santa Fe: la peor campaña en diez años

* SANTA FE.- La campaña triguera santafecina actualmente en marcha será la peor de la última década. "Va a rondar entre las 510.000 y las 600.000 toneladas, mientras que el año pasado estuvimos arriba de las 2,5 millones", advirtió el ministro de la Producción provincial, Juan José Bertero. Por otro lado, el santafecino no se privó de dudar sobre el efecto de los créditos para retener el cereal otorgados por el Gobierno. "Es una buena medida para retener a la espera de un mejor precio. Pero a la vez es parcial, porque la verdadera medida es tener precio de mercado, y eso es una de las cosas que hoy no hay."

Comentá la nota