Con la compra de dólares, Kirchner se ahorró al menos 300.000 pesos

Es lo que surge de la diferencia cambiaria en octubre y noviembre de 2008.
Néstor Kirchner es, además de un animal político, un hombre de negocios. La compra del hotel Alto Calafate, en el que invirtió los dos millones de dólares de la polémica, es una prueba más de su cualidades como empresario. Haciendo un cálculo muy conservador, se desprende que el matrimonio presidencial se ahorró como mínimo 300 mil pesos gracias a una notable visión comercial, que les permitió entender que debían comprar moneda estadounidense a fines de octubre del 2008 para gastarla de inmediato en esa magnífica propiedad, todo antes que el billete verde suba su cotización, cosa que efectivamente sucedió en el transcurso de pocos días.

Según explicó el matrimonio presidencial en la Justicia, el Alto Calafate les costó $16.292.500. Eso significa que lo pagaron U$S 4.907.379 del 6 de noviembre del 2008, día en que lo compraron, cuando el dólar cotizaba a $3,32.

Kirchner afirmó esta semana que adquirió los controvertidos dos millones de dólares que gastó en esa operación en tres días distintos, el 9, el 15 y el 23 de octubre del 2008, y que el resto del monto en divisas estadounidenses con los que compró el hotel habían sido conseguidos en operaciones de meses anteriores. La pareja presidencial no informó cuántos billetes verdes compró cada uno de esos días, a pesar de los llamados de Clarín a sus voceros.

Siguiendo el cálculo más benévolo para los K, o sea, que adquirieron todos sus dólares cuando su precio era el más alto, el 23 de octubre ($3,26), al comprar el hotel dos semanas después se habían ahorrado $299.862.

A la inversa, si se calcula que atesoraron el dinero estadounidense el 15 de octubre, cuando su precio era el más bajo ($3,22), los Kirchner se hubieran visto beneficiados con una diferencia a su favor de $ 479.935.

Yendo aún más allá, y solo como ejemplo de la subida del dólar que los Kirchner advirtieron a tiempo, si compraban el hotel un mes después de que lo hicieron, es decir, el viernes 5 de diciembre, les hubiera costado un millón de pesos más caro. Pero fueron precavidos y hábiles. Por algo su fortuna personal creció de manera descomunal durante los últimos años.

Desde que empezó el "AltoCalafategate", la pareja presidencial se defendió de las acusaciones argumentando que la compra de los dos millones de dólares no se había hecho con "fines especulativos". Pero el beneficio conseguido con esta transacción, hecha en el fragor de la gran crisis financiera mundial, es evidente.

El miércoles, los diputados de la Coalición Cívica denunciaron en la Justicia a Néstor y Cristina Kirchner por esta cuestión: pidieron que vuelvan a ser investigados por enriquecimiento ilícito. En el escrito presentado en Tribunales, los legisladores citaron el artículo 260 del Código Penal, que estipula el castigo para el funcionario "que con fines de lucro utilizare para sí o para un tercero informaciones o datos de carácter reservado de los que haya tomado conocimiento en razón de su cargo".

La tesis de los denunciantes es que Kirchner compró los dólares prevenido por información confidencial que conocía por su cónyugue, la Presidenta de la Nación. Si eso ocurrió, fue ella a su vez la que se enriqueció de manera ilegal porque los dos millones de dólares comprados en el momento justo fueron adquiridos con plata proveniente de los bienes gananciales del matrimonio. El expediente recayó en el juzgado de Claudio Bonadío. Antes de comenzar a actuar, el magistrado pedirá a los diputados opositores que ratifiquen su denuncia. Y ellos lo harán.

Comentá la nota