El componente impositivo provocará un aumento de más del 1 por ciento en los combustibles a partir de septiembre

El componente impositivo provocará un aumento de más del 1 por ciento en los combustibles a partir de septiembre

Se confirmó finalmente que el incremento de los dos componentes tributarios fijos que cargan a los hidrocarburos, serán actualizados por la AFIP a partir del primer día del mes próximo en 8,7 por ciento tal cual el acumulado de inflación del último trimestre

La escalada de los precios de las naftas y el gasoil parecería no tener fin en este año 2018 y los cálculos aseguran que solamente a causa del incremento del componente fijo de impuestos que se aplican a partir de la Reforma Fiscal de marzo pasado en reemplazo del antiguo ITC, los nuevos valores del litro en el surtidor aumentarán, por lo menos un 1,5 por ciento en promedio.

Este cálculo lo brindó en exclusiva para surtidores.com.ar, el Economista jefe de la Consultora “Economic Trend”, Gastón Utrera, quien además recordó que el último retoque a los impuestos sobre los combustibles, se había efectuado el primero de junio.

Cabe destacar que en marzo se fijó un importe de 6,726 pesos por litro como monto fijo para el caso de las naftas y $4,148 para el gasoil, en concepto de impuesto a los combustibles y de adicional por dióxido de carbono, cuyo valor se va ajustando por el Índice de Precios al Consumidor.

“El impacto de los montos fijos es menor para el caso de los combustibles Premium, que para los de menor octanaje”, comentó Utrera, pero advirtió que el porcentaje de entre el 1 y el 1,6 por ciento, dependiendo del tipo de carburante, solamente corresponde al componente impositivo.

Por lo tanto, no descartó que los nuevos precios de septiembre sean aún mayores, dependiendo de la decisión de la compañías petroleras referidas a los otros conceptos que se tienen en cuenta al momento de fijar los valores en las pizarras.

En ese sentido, destacó que el más importante de los factores que dispara los aumentos, es hoy en día, el tipo de cambio y en un segundo lugar, el precio internacional del crudo que está liberado para la política energética nacional.

“No debemos olvidar también que las destiladoras todavía calculan que existe una brecha entre precios y costos de entre 10 y 15 por ciento que consideran se debe ir recuperando  para alcanzar los niveles de rentabilidad pretendidos”, comentó el especialista.

Es decir que no sería de sorprender una actualización parecida a la que se viene dando en los últimos tres meses, sin tener en cuenta tampoco el precio del biocombustible, también sufrió un ajuste del 6 por ciento en las últimas horas.

Finalmente recalcó que las consecuencias para los estacioneros de los aumentos de precios no siempre son homogéneas para todos por igual al momento de facturar, ya que son dos los componentes principales que hacen a la ecuación final del negocio, como ser, el volumen de ventas y el dinero facturado, que dependiendo el caso pueden modificarse con relación a la inflación y a la zona donde se sitúa cada establecimiento.

Coment� la nota