Complicado panorama en Sáenz Peña ante la falta de combustibles

SAENZ PEÑA, (Agencia).- Las principales estaciones de servicio se quedaron sin gasoil y existe también una pronunciada faltante de nafta, en las puertas del segundo fin de semana de este 2009 que apenas se inicia. El desabastecimiento se debe a la bajante del río que dificulta que las barcazas que aprovisionan de combustible para la región ingresen al puerto de Barranqueras.
Las empresas más afectadas Repsol-YPF, Shell, y las de bandera blanca, que justamente son las que tienen más estaciones de servicio en esta ciudad con respecto a las otras marcas. Son las que sufren el faltante del combustible porque se abastecen desde la mencionada ciudad portuaria chaqueña.

En tanto que la Esso no presenta inconvenientes debido a que se aprovisiona directamente con camiones desde la ciudad santafesina de San Lorenzo, donde cuenta con una gran planta distribuidora para toda la parte norte del país.

Entonces, cambió el panorama de principio de esta semana con estaciones de servicio con largas colas de vehículos a la espera de cargar unos pocos litros. Y cambió ahora a las playas de estas empresas vacías, con manguera cruzadas en los surtidores, ante el faltante total de combustibles para ofrecer a los clientes.

Además, los primeros días de este 2009 no solamente llegaron con insuficiencia de combustible; sino que también se registró un leve incremento en el precio del gasoil en los surtidores de Repsol -YPF. Que hace una semana tenía un valor del $2.34 y actualmente se encuentra en $2,36.

Pero este aumento de precios se registró antes de este desabastecimiento de combustible. Y ahora ante el faltante generalizado en toda la región, se pueden esperar nuevos incrementos en los próximos días producto de la especulación sobre un insumo que se vulva cada vez más escaso o de difícil acceso.

También, en el medio se encuentra el reclamo de los propietarios de las estaciones de servicio, por una mejora de la rentabilidad para cubrir los mayores costos que aseguran tuvieron que asumir durante el año pasado.

Este es otro factor que presiona al alta de los precios de los combustibles. Y como se sabe, el incremento de este recurso afecta a todas las demás actividades económicas que también deben acomodar sus precios para afrontar los mayores costos.

¿Hasta cuándo?

El año pasado para esta misma altura se registró también un fuerte desabastecimiento de combustibles, en particular de gasoil, y aumento de precios. En ese entonces, la explicación de la escasez fue que la fuerte cosecha de girasol, y pico de demanda a causa del crecimiento de la actividad económica en general.

Ahora, a pesar de que la superficie sembrada de girasol cayó más del 40%, y la actividad económica se deprimió a causa de la crisis internacional y nacional, ya no existen las mismas condiciones del año pasado. Pero igual se observa desabastecimiento.

Actualmente, la causa es distinta, y se debe a la peor bajante de los ríos interiores que dificulta el tránsito fluvial de las barcazas que abastecen con combustible a toda la zona. Pero las consecuencias para la gente son las mismas.

E inmediatamente, los conductores particulares, los transportistas y productores, se plantean malhumorados hasta cuándo durará este desabastecimiento.

La respuesta es difícil. Ni siquiera los responsables de las principales firmas petroleras involucradas se atreven a expresar públicamente cuando se podrá solucionar. Pero afirman que las empresas se aprestan a cambiar el sistema de distribución, trayendo en camiones cisterna el combustible que antes se traía en barcazas.

Igualmente, este sistema de transporte terrestre sumará un aumento de costos y dificultades de desabastecimiento por lo menos hasta el mes de marzo, cuando se espera que comiencen nuevamente a crecer los ríos y alcanzar sus niveles normales.

Comentá la nota