Se complica guerra comercial con Brasil: Moreno frena importaciones de juguetes

Frenan hasta 2010 la importación de juguetes brasileños, justo antes de las fiestas. Comercio Interior se justificó y dijo que 2007 Brasil hizo lo mismo
Los gestos de buena voluntad manifestados la semana pasada entre la Argentina y Brasil para generar un comercio más fluido duraron apenas unos días. A una semana de la cumbre mantenida con el mandatario brasileño Lula da Silva, y a un mes de las fiestas, el gobierno de Cristina Fernández priorizó la defensa de la industria nacional de juguetes y suspendió dos medidas que facilitaban el ingreso de productos del vecino país.

A través de la resolución 894 publicada ayer en el Boletín Oficial, la secretaría de Comercio Interior, que dirige Guillermo Moreno, fundamentó la necesidad de eliminar "asimetrías" en el comercio con Brasil, a raíz de la adopción de "medidas unilaterales" por parte de ese país. Es por ello que quedaron suspendidas las disposiciones 300 y 506 del 2000, mediante las cuales se reconocía los certificados de seguridad otorgados por el Instituto Nacional de Metrología, Normalización y Calidad Industrial (Inmetro) y, de esa manera, los juguetes brasileños ingresaban al país con total normalidad.

A partir de 2007, y de que estallara la polémica de la productora de juguetes norteamericana Mattel, que comercializó juguetes tóxicos, el gobierno brasileño dejó de aceptar los certificados de seguridad realizados en otros países –no reconocía el estudio hecho en la Argentina– y comenzó a realizar los estudios en el país. Ello generó importantes demoras en la Aduana y, consecuentemente, altos costos para los importadores, quienes redujeron sensiblemente sus compras, aseguró a El Cronista el presidente de la Cámara de la Industria del Juguete (Caij), Miguel Faraoni.

El empresario apoyó la norma conocida ayer, al sostener que "después de dos años de intentar hacerles entender –a los funcionarios brasileños– que estaban violando un acuerdo Mercosur y no obtener respuesta, el Gobierno no tuvo más remedio que imponer la misma restricción". "Brasil se hace la víctima, pero los víctimas somos nosotros. A partir de ahora, los juguetes brasileños tendrán que hacer el estudio en el país", aclaró Faraoni.

Desde la embajada de Brasil en la Argentina, en tanto, manifestaron que "la norma ya fue transmitida a Brasilia", pero que todavía no se realizó una evaluación al respecto.

"Se ha perdido el equilibrio de los intereses de las partes, quebrándose el principio de reciprocidad que debe regir en este tipo de acuerdos", argumentó la dirección de Lealtad Comercial, en la resolución. La medida regirá "hasta tanto se restablezca el equilibrio".

Brasil exporta tres veces más de juguetes a la Argentina que lo que importa del mercado nacional. Según datos de la Caif, en 2008 la Argentina le vendió mercadería por u$s 1 millón, en tanto que el mayor socio del Mercosur colocó en el vecino país productos por u$s 3 millones. Hasta septiembre de este año, la brecha fue incluso más amplia: Brasil exportó juguetes por u$s 1,9 millón y la Argentina apenas vendió por u$s 400.000.

Luego de conocida la decisión del gobierno argentino, los representantes de la industria juguetera nacional se reunieron ayer con sus pares de la Cámara de Juguetes de Brasil, quienes se comprometieron a intentar gestionar con el gobierno de Lula que se destrabe esta medida paraarancelaria.

Comentá la nota