Se complica el futuro del Gobierno

Se complica el futuro del Gobierno
Al Gobierno nacional se le hace cada vez mas difícil poder disponer de las reservas del BCRA, por lo cual queda en una situación de debilidad política y económica
Las dificultades que atraviesa el Gobierno nacional para poder avanzar en la utilización de los 6.500 millones de dólares de reservas de Banco Central genera interrogantes respecto de lo que puede llegar a ocurrir en caso de que la Casa Rosada sufra un nuevo fracaso, tal como le ocurrió con la resolución 125 en el año 2008.

Ayer, los dirigentes de la Mesa de Enlace agropecuaria advirtieron que, con particularidades que las diferencian, ambas disputas dejan al descubierto la "impunidad y la voluntad hegemónica" con la que, según ellos, se maneja el Gobierno. Incluso, concluyeron que el actual enfrentamiento con Redrado y la presión para destinar fondos del Central al pago de la deuda es más grave que la pelea con el campo.

Lo que está pasando con Redrado y las reservas es más grave porque hay un daño a las instituciones de la República. El tema de las retenciones atentaba contra las posibilidades de desarrollo de un sector productivo. Definitivamente, lo del Banco Central es más grave", dijo el titular de la Sociedad Rural, Hugo Biolcatti.

Ante la crisis institucional que atraviesa el país, ayer había trascendidos que indicaban que la administración K podría dar marcha atrás con el Fondo del Bicentenario, a cambio de que Martín Redrado renuncie a la presidencia del Banco Central.

Además del problema político, el Gobierno debe afrontar un serio inconveniente económico. "El Gobierno nacional tiene serios problemas porque el año 2009 presentó un déficit fiscal muy fuerte. Y ahora no se puede emitir un título y colocarlo. El problema, entonces, es cómo va a hacer el Gobierno para financiar ese déficit. En 2009 hubo 18 mil pesos de déficit, de los cuales 12 mil millones provenían del dinero que el Estado recibió de la seguridad social. Pero le restarían unos 6 mil millones de pesos que no se pueden financiar. A esto se suma que en 2010 esa cifra va a ser mayor", dijo a Hoy Jorge Colina, economista e investigador del Instituto para el Desarrollo Social de Argentina (Idesa).

En ese sentido, un informe de Idesa arroja luz sobre esta situación, haciendo un análisis comparativo respecto a lo que ocurría en la década pasada. A saber:

uEntre 1993 y 1999, los ingresos reales del sector público crecían a una tasa promedio anual de 5,4%, mientras que el gasto público lo hacía al 8,2% anual.

uEntre 2002 y 2008, luego del default, con megadevaluación y pesificación compulsiva, los ingresos públicos pasaron a crecer al 16% anual y el gasto público al 13,4% anual.

uA noviembre de 2009, los ingresos públicos reales crecen sólo al 3,8%, mientras que el gasto público real crece al 16,8% interanual.

Colina también le dijo a Hoy que "ahora parecería que no se va a innovar en la constitución del fondo y que la cuestión iría a juicio. Lo que podría hacer rápidamente el Gobierno es colocar títulos del Tesoro a la Anses. Pero primero hay que esperar para saber si se forma o no el Fondo del Bicentenario y cómo se va a financiar el déficit fiscal. Una opción sería que el Tesoro pase a endeudarse con el Banco Central".

Por su parte, el economista Aldo Abram, director ejecutivo del Centro de Investigaciones de Instituciones y Mercados de Argentina (Ciima-Eseade), le dijo a este diario que antes de que se hable del fondo proveniente de las reservas del Banco Central "ningún economista hablaba de la posibilidad de un default". Hizo alusión, así, a las declaraciones realizadas ayer por la presidenta Cristina Fernández de Kirchner sobre la necesidad de que la Argentina salga del default.

"La creación del fondo está generando una situación de escándalo institucional y se podría haber recurrido a otro modo de financiamiento. Pero de esta forma, al crear un fondo destinado al pago de la deuda, el Gobierno se asegura de alguna forma una garantía de pago para los acreedores y así no se fijan en el desmadre fiscal que se pueda producir a través del gasto del Estado. El Gobierno podría maximizar el gasto, pero sin una garantía para el pago de la deuda los inversores van a huir despavoridos", dijo el economista.

También sostuvo que, actualmente, el Gobierno tiene otros instrumentos para hacerse de los recursos para pagar la deuda, "como el aumento en la recaudación, el aumento de precios de las exportaciones o los fondos de la Anses, que va a tener que dejar de usar para financiar otro tipo de gastos y destinarlos para políticas económicas".

La administración K ya perdió

Por Rosendo Fraga (*)

Especial para Hoy

Es posible -aunque nada es seguro en estas circunstancias- que un fallo de segunda instancia revoque el de la jueza Sarmiento, que declaró inválidos los DNU por los cuales el Ejecutivo dispuso el uso de reservas para pagar deuda y destituyó a Martín Redrado como presidente del Banco Central.

También es posible que el juez Oyarbide, que recibió la denuncia del Ejecutivo contra Redrado por incumplimiento de sus funciones como funcionario público (es curioso que siempre, sobre doce jueces federales, por sorteo o derivación, hayan recaído en este juez causas como Skanka, los medicamentos adulterados y las obras sociales, los subsidios irregulares de la Oncaa, el avión de Jaime, las escuchas de la policía de Macri, el enriquecimiento ilícito de los Kirchner y ahora la realizada contra Redrado) le dé curso, lo impute o incluso procese.

También es posible -aunque incierto- que el oficialismo logre mayoría en el Congreso para impedir que sesione en la segunda quincena de enero, para analizar la validez de los dos DNU mencionados.

Pero, aunque el oficialismo logre finalmente mantener bajo control político tanto al Poder Legislativo como al Judicial, ya ha sido derrotado en lo institucional, en lo político e incluso en lo económico.

En el primero de estos tres planos, el mismo kirchnerismo terminó generando la mayor crisis en seis años y medio de ejercicio del poder en el ámbito nacional. La destitución por decreto del presidente del Banco Central no sólo es una violación a las reglas de juego establecidas por ley, sino que también ha profundizado el enfrentamiento con los poderes Legislativo y Judicial.

En lo político, el oficialismo ha encontrado un límite. Martín Redrado ha mostrado que hoy es posible desafiar al poder y evitar doblegarse ante él. El impacto político ha sido tan grande que su foto llegó a desplazar las de Sandro de la primera plana de los diarios. Además, la oposición encontró inesperadamente un hecho para recuperar protagonismo y lo aprovechó, comenzando por el vicepresidente Julio Cobos.

En lo económico, lo sucedido aumenta la incertidumbre. No sólo por la mencionada violación de las reglas de juego, sino también porque surge la posibilidad de que la Justicia de EEUU embargue las reservas argentinas a pedido de los bonistas, si éstas son utilizadas para pagar deuda. Si el Ejecutivo no puede usarlas para ello e, incluso, para cubrir gasto corriente, surge el interrogante sobre el financiamiento del mismo 2010.

El kirchnerismo no sólo calculó mal la personalidad de Redrado, sino también desconoció los cambios que el contexto político se generó en el Congreso, la Justicia y en última instancia en la sociedad.

(*) Director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría

Solanet y un panorama complicado

En diálogo con Hoy, el economista Manuel Solanet recordó que la cuestión del pago de deuda estaba contemplada en el presupuesto que presentó el Gobierno nacional para este año. Sin embargo, sostuvo que el uso de reservas es un "tema fungible y más que encuadrarlo sólo en la cuestión de la deuda hay que ponerlo en el plano fiscal".

Para Solanet, 2010 traerá un panorama económico complicado para el Gobierno y es posible que con la no marcha del Fondo del Bicentenario pueda traer complicaciones fiscales. En "palabras más llanas", el Fondo del Bicentenario es una forma "para solventar la caja", sostiene el economista.

Solanet indicó que la situación actual "pone en riesgo la embargabilidad de las reservas" del país. Y consideró que desde el Gobierno se dieron cuenta de ese problema y están buscando alternativas para ello.

Ante la consulta de este diario sobre cuál sería la solución si es que el Fondo del Bicentenario fracasa, el economista dijo que es necesario "reducir el crecimiento del gasto público", y con eso "reducir la partida de subsidios".

Sigue la incertidumbre en los mercados

Bolsa

A diferencia de lo ocurrido en las principales plazas del mundo, el conflicto con el BCRA hizo que la Bolsa de Comercio de Buenos Aires cerrara el primer día de la semana con datos negativos. El índice de empresas líderes, el Merval, se ubicó en los 2.316 puntos, que se traduce en una baja del 1,5%. Las catorce empresas líderes quedaron con signos negativos y, a su vez, los negocios se redujeron a 33 millones de pesos, frente a los 45 millones que se contabilizaron en la rueda anterior.

Bonos

Los títulos públicos registraron bajas de hasta 3%, en el marco de otra jornada financiera signada por el conflicto de poderes. Paralelamente, tanto la agencia Moody’s como Fitch advirtieron que si perdura el conflicto, la calificación soberana de la deuda argentina podría sufrir nuevas bajas.

"La continuada erosión de la credibilidad macropolítica y la intensificación de las tensiones políticas podría eventualmente acarrear implicaciones negativas para la calificación de los bonos argentinos" en moneda local y, potencialmente, para la deuda post default, dijo Casey Reckman, director del grupo de deuda soberana de Fitch.

Ayer, el Discount en pesos cedió 3,66% y el Par terminó 3,43% abajo. Siempre entre las emisiones más negociadas, el Bogar 2018 quedó con un rojo del 4,81% y el cupón PBI en pesos cedió 3,67%. El Boden 2012, en cambio, logró una mejora del 1,22%.

Dólar

La verde divisa registró un leve ajuste hacia abajo en el mercado mayorista donde operan bancos y empresas. En las principales agencias, la divisa cerró ayer a 3,79 pesos para la compra y 3,83 para la venta, aunque, al margen de este promedio, en algunas entidades se pidió medio centavo menos 3,825 en la punta vendedora.

Nuevo gerente general en el BCRA

El presidente del Banco Central, Martín Redrado, designó a un nuevo gerente general de la entidad, en reemplazo del desplazado Hernán Lacunza. El cargo lo ocupará Raúl Planes.

En las horas en las que Miguel Pesce asumió interinamente la conducción del banco -tras la remoción por decreto de Redrado-, las presiones de los directores kirchneristas habían recaído sobre Lacunza, funcionario ligado al actual presidente del Central, para que abriera la cuenta a la que se transferirían los fondos solicitados por el Gobierno.

Tras una dura discusión sobre la liberación de los 6.500 millones de dólares con Pesce y el director Sergio Chodos, Lacunza fue removido de su cargo.

Planes, licenciado en Administración y Contador Público (UBA), ocupará su lugar. Se desempeñó como subgerente general de Operaciones y subgerente general de Medios de Pago. Es un experimentado funcionario del organismo, con una vasta carrera en la entidad.

Blejer esquiva las definiciones

Mario Blejer llegó ayer al mediodía al país y eludió hacer declaraciones sobre su candidatura para reemplazar a Martín Redrado al frente del Banco Central. "Me enteré solamente por lo que ustedes dicen. Estaba en un lugar donde no tenía diarios. No voy a hacer declaraciones", se excusó ante los periodistas en el aeropuerto de Ezeiza.

El economista, que la semana pasada, en un primer momento, había dicho que aceptaba

el "llamado patriótico", ahora acrecienta sus dudas para aceptar. "Va a dar el sí sólo si el Senado lo ratifica por seis años, y esa posibilidad está cada vez más lejos", reconoció una fuente que tiene trato diario con el cordobés.

Llamado al diálogo de la oposición

Antes del habitual comienzo de las sesiones, en medio de la crisis por la titularidad del BCRA, el vicepresidente Julio Cobos convocó ayer a un encuentro entre los presidentes de bloque del Senado.

En la reunión, los presidentes de los bloques reafirmaron "la legitimidad" del encuentro y anunciaron que se buscarán

"consensos" con el oficialismo para ratificar o rechazar los decretos de Necesidad y Urgencia. Así, lo sostuvo la senadora del peronismo disidente por San Luis, Liliana Negre de Alonso, al término de la reunión.

En el mismo sentido, el senador Gerardo Morales (UCR) indicó: "Pretendemos convocar a una sesión en el Parlamento. Pero no lo vamos a hacer solos. Estableceremos una primera instancia para lograr un acuerdo con el bloque oficial. Apelamos a la buena voluntad del oficialismo para que podamos acordar una fecha". Así, se develó uno de los temas de la reunión: la fecha en la que el Senado podría discutir los polémicos decretos presidenciales. Por el momento, hay un pedido de sesión especial, realizado por la UCR, para el 3 de febrero próximo.

Comentá la nota