Se complica la construcción del frente electoral opositor

Uno de los interventores de la UCR admitió que el legendario partido trabaja siguiendo los lineamientos nacionales y que si Juri quiere sumarse al frente que lidera el radicalismo, será recibido.
Algunos observan. Otros debaten y tratan de encontrar consenso y acuerdos. La cercanía para la presentación de las alianzas y frentes electorales -lo que deberá ocurrir el próximo 28 de abril- para las elecciones legislativas nacionales del mes de junio, provocan el nervioso accionar de la mayoría de las fuerzas políticas de nuestra provincia.

Desde el oficialismo y también desde Fuerza Republicana siguen con atención el movimiento del mapa político provincial que cada vez se torna más vertiginoso. Sin duda que la "lupa" está puesta en lo que hacen y negocian, por un lado, el Movimiento Productivo en Tucumán, que tiene de referente al ex vicegobernador Fernando Juri; y el radicalismo, de la mano de la intervención.

Por el momento, nada parece auspiciar un frente común, como alguna vez se dejó entrever. Las posiciones partidarias se muestran demasiado rígidas y si bien se habla de apertura desde uno y otro sector, ningún indicio conduce a los canales de acercamiento y por ende la formación de un espacio que congrege a lo más importante de los sectores no oficialistas.

Esta actitud genera beneplácito en el alperovismo y en FR, a sabienda que la fragmentación potencias sus posibilidades electorales.

Marcha contrarreloj

Contrarreloj, el jurismo sella acuerdo con distintos sectores, como ocurrió en la mañana de ayer, cuando el ex vicegobernador Fernando Juri visitó la sede de la CGT, que conduce Jesús Pellasio, y frente a representantes de 43 sindicatos, advirtió que no sólo quiere ser senador nacional, sino que pretende alcanzar la gobernación de la provincia. "Lo que nos sobra a los peronistas y al movimiento obrero organizado es la vocación de poder en serio, capaz de cambiar la política de atropello, de inseguridad, de absolutismo total que se lleva adelante en estos tiempos", dijo Juri ante los dirigentes sindicales, entre los que se encontraban Carlos Arnedo y Jesús Soria, entre otros.

Al tiempo de desestimar versiones sobre su no presentación en los comicios, aseguró que si todavía no lanzó su postulación "es porque estamos esperando que distintos partidos y opciones se sumen a esta iniciativa opositora, porque está en juego nada menos que la patria", agregó.

No escatimó conceptos críticos cuando dijo que no se puede esconder la emergencia sanitaria bajo de alfombra por temor a quedar mal ante el mundo, "pero que me importa el mundo si lo que está en juego es la vida de nuestros compatriotas. Por eso, en junio elegimos legisladores nacionales que representen al pueblo y a la provincia, o simplemente senadores y diputados que sean "levantamanos" del Poder Ejecutivo nacional, que parece no entender la situación de riesgo y angustia que pasa el país", sentenció Juri.

En claro mensaje conciliador, ante los dirigentes gremiales, el ex vicegobernador dijo que en las actuales circunstancias se debe dejar de lado las ideologías para dar paso a la unidad, situación que entendieron y valoraron en igual sentido los referentes sindicales.

Con lineamiento nacional

Es cierto que cada casa es un mundo. Vale esta acepción cuando se analiza la situación que vive en su fuero interno el radicalismo tucumano. Después de la actitud asumida por el vicepresidente de la Nación, Julio Cleto Cobos, en el conflicto del campo, y de la muerte del ex presidente de la Nación, Raúl Alfonsín, surgieron a la "palestra" dirigentes de la UCR, otrora dueños de espacios electorales, aunque ausentes en la mediatez opositora de los tiempos que corren.

Se repitieron las reuniones y en ellas la necesidad de encontrar consenso al momento de estructurar el frente electoral que competirá en junio y al nominar a los candidatos. No hay duda que la aparición del actual legislador José Cano en el contexto de las precandidaturas, es hoy una de las cuestiones que preocupa a un sector del radicalismo, habida cuenta de que la nominación definitiva, si acaso no hay acuerdo, deberá hacerla la intervención, de la misma manera que oportunamente lo hizo con las designaciones como candidatos del actual diputado nacional José Ignacio García Hamilton, lo mismo para José Ricardo Ascárate y Federico Romano Norri.

Soplan vientos de recuperación para la UCR, que en Tucumán no quiere perder el lineamiento nacional. Así lo reconoció uno de sus interventores, Federico Romano Norri, quien admitió que en igual sentido se conforma en nuestra provincia un frente en el cual ingresarán el Cobismo tucumano, el Socialismo, la Coalición Cívica, la Convención de Generación para un Encuentro Nacional de Margarita Stolbizer, la Democracia Cristiana, el Movimiento de Integración y Desarrollo, Participación Ciudadana conducida por Ricardo Falú y el Peronismo Disidente de Julio Díaz Lozano, más algunos partidos provinciales y municipales, y agrupaciones civiles y sociales.

"No se trata de un espacio netamente electoral conformado para las elecciones de junio, sino una alternativa de poder, con pretensiones de disputar la presidencia de la Nación y la gobernación de la provincia en 2011. Queremos ponerle freno a estos gobiernos hegemónicos", dijo Romano Norri para agregar, que en las próximas elecciones "la sociedad debe entender que no se está plebiscitando la gestión del gobernador José Alperovich, sino que es una elección nacional, en la cual el radicalismo debe aportar sus diputados y senadores para que sigan ejerciendo el rol opositor demostrado hasta el momento en sus respectivos cuerpos legislativos".

Por último, el dirigente sostuvo que así como el radicalismo encara la conformación de su frente, lo hace el sector de lidera Fernando Juri. "Nosotros venimos trabajando desde hace tiempo nuestro espacio, si Juri quiere sumarse, lo recibiremos", dijo de manera terminante Federico Romano Norri.

Un problema para la UCR

Contrario a lo que se podía presumir, el posicionamiento provincial logrado por el legislador José Cano, lejos de ser un punto de partida para los prolegómenos radicales con la mirada puesta en junio, se transformó en un problema que parece agudizarse.

Mientras la precandidatura a senador nacional del parlamentario recibe apoyo de distintos sectores, como la Línea Interna Roja y Blanca, la Agrupación de Mujeres Radicales y militantes de Yerba Buena, otros nombres comenzaron a ser sostenido con idéntica pretensión eleccionaria.

Esto implica que deberá operar el consenso o en su defecto, será la intervención compuesta por Romano Norri, Julio César Herrera y Jorge Flores, la que decidirá quienes representarán al partido en esta contienda.

Romano Norri descarta la posibilidad que algún afiliado enfrente a la UCR en otro espacio político en junio, porque de hacerlo "será aplicada la Carta Orgánica con las sanciones que correspondan", espetó.

Comentá la nota