Complica a los comercios las fallas en la electricidad

El servicio energético atraviesa un momento crítico. También está resentida la provisión de agua potable.
Las fallas en la prestación eléctrica, presentes desde hace varios días y acentuadas por el alto consumo a raíz de la ola polar, está complicando seriamente la actividad de los comercios. Mientras EDECAT asegura que no hay restricciones por la deuda que mantiene con la mayorista del mercado energético (Cammesa) y que los problemas son debidos el alto consumo, la Unión Comercial de Catamarca denunció "graves inconvenientes y pérdidas" por el déficit.

La entidad que preside César Mohaded aseguró que además de los cortes y baja tensión permanente, que impide el correcto funcionamiento de equipos, hay quema de artefactos. Además, muchos locales tuvieron que recurrir a generadores portátiles y luces de emergencia, aumentando los costos.

"Uno de los problemas más serios que tenemos es la quema de aparatos. Pero los cortes repentinos también afectan mucho, especialmente a los comercios que trabajan con sistemas informáticos o documentación. En muchos casos, un trabajo que lleva un buen tiempo debe volver a `fojas cero´", comentó.

Estos cortes "instantáneos", según dijo, perjudica, por ejemplo, la transmisión de datos y las operaciones con tarjeta de crédito.

Para Mohaded, "aún no sabemos si el hecho que se hayan acentuado los problemas en el servicio, tienen que ver con el tema interno que EDECAT tiene con Cammesa". Y calificó el escenario para el sector de "grave".

Crisis

El crítico panorama de la provisión eléctrica viene perjudicando a los usuarios residenciales. De acuerdo con lo que sostiene la concesionaria, los problemas de la semana pasada fueron ocasionados por los picos de consumo como consecuencia de la utilización de artefactos de calefacción.

Por otro lado, en los sectores más carenciados de la Capital, los usuarios irregulares, los "colgados" al sistema de distribución, se cuentan por cientos. Como la firma no puede hacer previsiones sobre ese gasto, los transformadores se saturan y, la mayoría de las veces, colapsan dejando sin luz a los barrios.

En los días que pasaron, a los inconvenientes en la prestación de energía se sumaron los del servicio de agua potable como consecuencia de ellos. Es que el grueso del abastecimiento de agua se hace en la ciudad con la ayuda de sistemas de bombeo, y cualquier alteración eléctrica saca de servicio las máquinas.

Durante el fin de semana, las fallas en ambas prestaciones fue una constante en distintos sectores de la Capital, y hubo encendidas protestas.

Comentá la nota