Se complica el blanqueo por la falta de resoluciones del Banco Central

Echegaray negocia con Redrado varias medidas para superar las limitaciones de la legislación. Podría ser necesaria una ley complementaria del Congreso
El blanqueo de capitales podría complicarse por las dificultades del Banco Central para reglamentar la ley de tal manera de liberar sanciones de la Ley Penal Cambiaria, para el caso de los contribuyentes que sacaron las divisas del país en contravención con las normas vigentes. El problema surgió de una omisión del Congreso al dictar la ley de moratoria, regularización de empleo y repatriación de capitales. Y podría ser necesario una nueva ley para que el Central no aplique sanciones a los que sacaron fondos en negro del país.

El titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, mantiene conversaciones periódicas con el presidente del BCRA, Martín Redrado, pero hasta ahora solo hubo acuerdo en la planilla que diseñó el ente recaudador para que el contribuyente afirme en una declaración jurada que el origen de los fondos es lícito.

Echegaray aseguró ayer que, en caso de que el Banco Central considere que debe pedir declaraciones juradas, éstas se unificarán con la AFIP, pero también reconoció que todavía no hay solución para la Ley Penal Cambiaria.

El funcionario kirchnerista también aceptó en diálogo con El Cronista que el Central todavía no acercó ninguna solución para el caso de pequeños ahorristas, que pueden querer blanquear fondos, pero no tienen capacidad para presentar toda la documentación que pedirán los bancos para controlar que no esté lavando dinero proveniente del terrorismo o el narcotráfico.

Ante más del 1.000 profesionales, funcionarios de la AFIP aclararon ayer durante una reunión en el Consejo Profesional de Ciencias Económicas porteño que “todo dinero o divisa que se blanquee tendrá que ser depositada primero en una cuenta bancaria, aunque su destino final sea una inversión física o productiva”.

De este modo, el Banco Central será autoridad de aplicación del blanqueo a la par de la AFIP, y sin las normas reglamentarias necesarias, la medida dejaría de ser atractiva.

El plazo de largada del blanqueo está cerca, es el 1 de marzo próximo, y todavía no están todos los decretos y resoluciones reglamentarias necesarias, entre ellas las características de las cuentas donde se depositarán los fondos blanqueados.

Incluso, está pendiente un decreto para levantar un aspecto de la operatoria del Central que traba el blanqueo. Se trata de eximir a los fondos sacados al exterior en negro y que se blanqueen de la obligación establecida por el BCRA por la cual, por toda divisa que ingrese al país, se debe dejar 30% en un depósito o encaje no remunerado.

Mientras los contribuyentes se encuentran con todas estas trabas, la AFIP avanza en los cruces de información y el envío de cartas a los sospechosos de tener fondos en negro, en lo que Echegaray calificó de “tarea de inducción”.

El funcionario volvió a apuntar, en su charla en el Consejo, a los que tienen dinero bajo el colchón o en cajas de seguridad, que son precisamente los fondos que menos podrán blanquearse si el Banco Central aplica a rajatablas las normas de lavado de dinero.

Pelea con Macri

En su campaña promocional del blanqueo, Echegaray insistió en que se defenderá el secreto fiscal de los contribuyentes, y amplió el concepto, al explicar que dejará de compartir información con la agencia de recaudación porteña, si Mauricio Macri no reconsidera su decisión de no adherir a la medida.

“Para interactuar con otras administraciones fiscales, debe haber objetivos comunes, sino no tiene sentido”, enfatizó.

En otro orden, hizo hincapié también en que la meta principal del Gobierno es que el dinero blanqueado se direccione a inversión física y productiva, motivo por el que se fijó la alícuota muy baja del 1% de impuesto especial.

Comentá la nota