Se complica el armado de las listas del PJ de Córdoba para 2009

El alineamiento de Montoya y Halak en un frente anti-K apurará los tiempos de definición en el peronismo cordobés. El gobernador busca un acuerdo político con el kirchnerismo, y la decisión de los delasotistas no contribuye en este sentido.

El paso del legislador Jorge Montoya al bloque anti-K conformado por Felipe Solá, que siguió al que previamente había adoptado la peronista Beatriz Halak, no constituye un buen augurio para el armado de las listas del Partido Justicialista de Córdoba en los comicios de 2009. Es que el alineamiento de dos legisladores de inocultable cuño delasotista, de sumarse al bloque anti-K de Solá, se relaciona con el posicionamiento que tendrán los dirigentes del peronismo local en momentos en que el gobernador Juan Schiaretti busca un acuerdo político con la gestión nacional.

La interna del PJ local, entonces, se recalienta entre quienes buscan un acercamiento con el

kirchnerismo, que son aquellos que tienen responsabilidades de gestión y dependen de los fondos que la administración de Cristina Fernández de Kirchner se digne a enviar; y quienes se montan en la mala imagen de la dupla presidencial y buscan nuevos horizontes electorales.

Pero sin lugar a dudas que el armado de las listas para 2009, una elección eminentemente nacional, será realizada por quien maneje el PJ cordobés, y este es un tema donde pugnan por conducirlo tanto Schiaretti como De la Sota, o algunos de sus adlátares más confiables.

Una interna, a la luz de las decisiones últimas del delasotismo de alejarse al punto más lejano del universo K, pareciera inevitable, y ante este escenario el único consenso que hasta ahora se conoce es la decisión tanto de Schiaretti como de De la Sota de no realizarla hasta el año que viene.

Para que esto ocurra el peronismo deberá prorrogar el mandato de sus actuales autoridades, que vencen a fin de mes, y ésto sólo se podrá hacer a través de una determinación del Congreso Provincial que deberá reunirse (posiblemente el 29 de noviembre) para legitimar la situación.

Hay que recordar que el presidente y vice del PJ son De la Sota y Schiaretti, ambos en uso de licencia, y que el partido es conducido en la actualidad por Carlos Caserio, el ministro de Gobierno provincial.

En el entorno del gobernador afirman que debe ser Schiaretti el futuro presidente del PJ, porque “el que gobierna la Provincia tiene que manejar el partido, así fue con De la Sota durante sus dos períodos al frente de la Casa de las Tejas”.

Claro, que si Schiaretti queda al frente del partido, el PJ cordobés tendrá una alianza con el Frente para la Victoria, de extracción kirchnerista, y la lista para 2009 estará compuesta por dirigentes de indudable lealtad hacia la Casa Rosada y sus políticas de gobierno. Esta estrategia podría complicarse si no se logra un acuerdo (hoy más difícil que antes) con el delasotismo.

Otros escenarios posibles

Ahora, si De la Sota conduce el PJ, éste se alineará en el frente anti-K de Felipe Solá y Eduardo Duhalde, y sus cercanos especulan que en este contexto el ex gobernador podría ensayar una candidatura a senador, como una manera de irse posicionando en la carrera presidencial de 2011.

Claro que esta hipótesis no contará con la complacencia del gobierno nacional, que a través de su herramienta con mayor poder de convicción, los fondos, intentará ilustrar al gobierno provincial y a los intendentes sobre los inconvenientes que podría acarrearles ir en un frente en contra suyo.

Otro escenario es con Schiaretti frente al PJ y De la Sota en la vereda del frente, con lo cual el peronismo irá dividido; lo mismo que el Frente Cívico con Luis Juez, por un lado, y Daniel Giacomino, por el otro.

Allí Schiaretti y Giacomino aportarían diputados y senadores K al Congreso nacional, y De la Sota y Juez sumarían parlamentarios anti-K, aunque algunos confluirán en el frente de Sola-Duhalde, y los otros en una posible alianza de la UCR con Elisa Carrió y el socialismo.

En medio de este marasmo en la Casa Rosada hacen cuentas. La batalla principal será en la provincia de Buenos Aires. En Córdoba, analizan, cuanto más dividida la oposición, será ganancia K neta.

Comentá la nota