Completan las tareas de provisión y recambio de personal en la base antártica más austral.

El Gobierno nacional completó con éxito la provisión y el recambio de personal en la base más austral del país, en el marco de su Campaña Antártica de verano 2008/09, informó la Cancillería argentina. Se trata de la Base Belgrano II, la más extrema y aislada del sistema antártico nacional y a la que se puede únicamente en esta época del año. El buque polar ruso de investigación "Vasili Golovnin" y el rompehielos ruso "Dranitsyn", contratados para suplir parte de las misiones que habitualmente realizaba el Almirante Irízar, llegaron el 15 de enero a la base, una de las seis permanentes en el sector antártico argentino.
El rompehielos Irízar se encuentra en reparaciones en la actualidad, luego de haber sufrido un incendio en abril de 2007. Por consiguiente, se utilizó al "Dranitsyn" para abrir la llamada "barrera de hielo", es decir, las aguas antárticas congeladas, y permitir así que el "Golovnin" pudiera llegar a destino, en la Belgrano II.

Se procedió entonces al relevo de todo el personal (19 hombres reemplazaron a la actual dotación compuesta por 10 personas, entre científicos, técnicos y militares) y la descarga de combustible, víveres y medicamentos en la más austral de las bases argentinas, junto a la San Martín.

Al mismo tiempo, algunos científicos y técnicos argentinos a bordo de los buques pudieron completar, junto a sus colegas de la Base Belgrano II, diferentes tareas específicas, de monitoreo y recambio de equipos vitales para el funcionamiento y el trabajo en la zona.

"Esos mismos especialistas seguirán viaje desde a otras bases, tales como Orcadas, Jubany y Marambio, para hacer el abastecimiento correspondiente a cada una de ellas", según se informó en un comunicado oficial.

"A partir de este año se desarrollará una mayor cantidad de actividades científicas en Base Belgrano II. Para ello se instaló una estación sismográfica (se emplazó el sismógrafo más austral montado en roca firme en esas latitudes) y nuevos sistemas para medir con más detalle los niveles de ozono", agregó el texto.

En este caso, las actividades desarrolladas en Base Belgrano II fueron, entre otras el control de las instalaciones y equipamiento en general del laboratorio.

Comentá la nota