Complejo Caracoles - Punta Negra: una obra cada vez más cerca de concretarse

Fue concebida como un complejo estratégico, con múltiples funciones que consisten en la acumulación de agua en un río estacional y variable. Con su administración garantiza estabilidad para regadío y seguridad ante crecidas y desbordes, la generación hidroeléctrica, energía limpia sin emisiones contaminantes y el aporte de nuevos recursos turísticos.

Actualmente forma parte de la ambiciosa política del Gobierno de San Juan, diversificación de su matriz energética orientada a las fuentes renovables que abundan en su territorio y que permitirán apuntalar y abastecer el desarrollo minero, industrial, rural y turístico.

Se trata de la conformación de un polo energético que abarque las posibilidades que en la provincia brindan los recursos hídricos, eólicos, solares y geotérmicos.

La puesta en marcha de Caracoles permite la generación de recursos que formarán parte del financiamiento de la construcción del dique Punta Negra, unos 19 kilómetros aguas abajo, sobre el mismo río San Juan.

De reconocida participación en la construcción de grandes obras en Argentina y en el mundo, Panedile Argentina y Techint también tendrán a su cargo el desafío de la construcción de la represa Punta Negra, que demandará desafíos similares en un difícil terreno.

Para el nuevo emprendimiento resulta decisivo el aprovechamiento de la capacitación de los técnicos y operarios que permitirán avanzar en la construcción de la cuarta represa de la provincia.

Desde las empresas aseguran que "la mayoría del personal, desde obreros hasta los ingenieros responsables van a poder aplicar su experiencia en la nueva obra".

Más del 70 por ciento de los materiales, insumos y servicios que requerirá la construcción de este complejo, serán adquiridos y/o contratados en San Juan. Del mismo modo, la mano de obra ocupada será de San Juan, en un porcentaje superior al 90 por ciento.

El dique Punta Negra: menos altura pero mayor extensión

Punta Negra una vez finalizada permitirá ampliar la superficie regada sumando unas 10.000 hectáreas. Su embalse de unos 500 hectómetros cúbicos y su central de generación eléctrica ubicará a la provincia cerca de su autoabastecimiento de electricidad, según dijeron desde Energía Provincial Sociedad del Estado (EPSE).

La presa será de materiales sueltos con cara impermeable de hormigón y tendrá una altura menor a la del dique Caracoles ya que se elevará 97 metros sobre el lecho del río aunque presentará una longitud de coronamiento significativamente superior de 700 metros. Generará un embalse de 500 hectómetros cúbicos, muy similar a Caracoles y conformará un lago de 13 kilómetros de longitud y 1.250 hectáreas de superficie, con características que lo harán de un atractivo singular.

Las obras de generación estarán ubicadas también en la margen izquierda y estarán constituidas por la obra de toma, el túnel de aducción que permitirá conducir 85 metros cúbicos por segundo, mediante un conducto circular de 5,10 metros de diámetro y 450 metros de longitud, con una tubería forzada de 4,6 metros de diámetro y la central hidroeléctrica.

Esta última, que aprovechará un salto neto de 86 metros, dotará al aprovechamiento de una potencia instalada de 61 MW a través de dos turbinas tipo Francis de eje vertical. La energía media anual producida será de 296 GWh.

Comentá la nota