Competencia desleal, una pesada carga para el comercio formoseño

Desde el sector privado formoseño, cuestionan la existencia de una estructura ilegal instalada en la provincia que elude la elevada presión fiscal.
El comercio pierde miles de pesos por la ilegalidad. Crecen los perjuicios anuales. Aunque las perspectivas resultan favorables para 2009, la competencia desleal y la carga tributaria jaquean a los negocios instalados.

El gran movimiento comercial es una característica que distingue a la fronteriza Formosa por sobre la gran mayoría de las provincias argentinas. Por día, miles de formoseños transitan las calles del microcentro dando vida a un sector que representa un importante porcentaje del PBI provincial.

Por lo que el aporte del comercio registrado sería también de una considerable suma difícil de estimar por las características propias de este tipo de actividad.

La expansión de la economía llevó a que en 2009 las ventas en esta actividad hayan crecido aproximadamente un 20% en relación a 2008, y a que haya un marcado optimismo empresarial para 2010.

La ocupación de los locales comerciales en el centro es plena, de acuerdo a informes del sector inmobiliario. Pero los privados cuestionan la competencia desleal que representa para ellos la existencia de una estructura comercial ilegal instalada en la provincia, que elude la elevada presión fiscal que carga sobre los negocios establecidos. Según estimaciones de algunos comerciantes, entre diciembre de 2007 y el mismo mes de 2008, el comercio ilegal se quedó con aproximadamente un 30% de las ventas de los legales.

Elevada carga fiscal

Además de las dificultades que generan la competencia desleal y la elevada carga fiscal, los comerciantes formoseños deben hacer frente a un costo salarial para los trabajadores de la actividad bastante elevado, según los propios indican.

Pero más allá de las cuestiones pendientes que reclaman los empresarios al Estado, el comercio de Formosa renueva su apuesta y se prepara para atravesar un año con grandes perspectivas de crecimiento.

Comerciantes piden que se termine con la competencia desleal

La venta comercial en nuestra provincia mostró un repunte de un 20% estimativamente en 2008 respecto del año anterior.

También es destacable que los empresarios del sector son optimistas respecto a lo que pasará en 2010.

Desde el rubro comercio, se señalan otros datos alentadores: el movimiento comercial aumentó durante las fiestas de fin de año, respecto a diciembre de 2008, un 17%. Los especialistas consultados indicaron que "de acuerdo a los estudios preliminares, los que menos subieron sus ventas fueron los del rubro alimento, con un 15%. Indumentaria fue el que más creció, con un 25%. En el medio fluctúan los otros rubros, como de venta de artículos para el hogar, esparcimiento, que tuvieron valores intermedios. Fue un buen año en lo que se refiere a volúmenes de venta".

Pero, a pesar de las cifras alentadoras que dejó el año pasado, los comerciantes aseguran que persisten serios inconvenientes que dificultan la actividad y frenan el crecimiento del sector.

"Los vendedores ilegales -porque no son ambulantes, ya que están en lugares fijos- se calcula que entre diciembre de 2008 y el mismo mes de 2009 se llevaron el 30% de las ventas de los comerciantes legales", aseguran las fuentes consultadas.

Según los afectados, los valores de un puesto de venta que está establecido sin ningún tipo de costo de alquiler, de servicio, impositivo, de cargas previsionales, tienen ganancias más grandes y, además, pueden ofrecer sus productos a un precio inferior.

"Es una competencia totalmente desleal hacia el comerciante que está ubicado en el mismo lugar, pero afrontando todos los costos que marca la legalidad. El objetivo del Gobierno este año tendría que ser atacar la competencia desleal en todos los ámbitos", dicen desde el sector.

"Somos siempre los mismos los que soportamos todo el peso del gasto estatal. Aprietan siempre en el mismo lugar, pero se tendría que hacer un rastrillaje de todos los negocios de la provincia, porque eso modificará mucho el sistema tributario y de recaudación de la provincia", afirman desde el sector empresario.

Los costos y corporaciones

Un empresario afirma: "Las ventas han venido incrementándose, pero, en forma paralela también están creciendo las trabas desde el Gobierno nacional y se corporiza el eterno fantasma de la economía argentina: la inflación".

El comerciante consultado considera que la campaña puesta en marcha por el Poder Ejecutivo nacional es inadecuada.

"En principio hay una campaña en contra de la inflación, pero es como tener un problema en el servicio público de agua potable y, en lugar de ver el origen del inconveniente, se va solamente al lugar de la salida del agua.

En el caso de la lucha antiinflacionaria se habla de los precios, pero es en los costos donde el problema debe ser atacado", considera el empresario.

"La sociedad no es ignorante, ni ciega, porque día a día se agregan nuevos tributos como el del cigarrillo por ejemplo, que disminuyen la rentabilidad empresaria y, por supuesto, no colaboran en la generación de inversiones, que es el factor imprescindible para aumentar la producción y la riqueza, al igual que resulta un multiplicador genuino del empleo", se añade.

En tanto otros comerciantes consultados afirman que la mayoría casi absoluta de los impuestos, tasas y contribuciones tiene objetivos meramente recaudatarios. "Estamos como en el medioevo, con el agravante que ahora se piensa dilapidar en política electoral y no en realizar gastos que generen un crecimiento de la sociedad".

Se destaca, asimismo, que en Formosa se debe combatir un mal que está enraizándose en el comercio: la competencia desleal. "Existe en Formosa un amplio sector de seudo empresarios que no pagan ningún tipo de impuestos o tasas, y que absorben un buen porcentaje del volumen total de la actividad comercial de la provincia", denuncian desde el sector.

Estructura ilegal

El comercio formoseño pierde anualmente miles de pesos debido a la competencia desleal desarrollada por las ventas ilegales.

Si bien las expectativas de ventas de los negocios establecidos en Formosa siguen siendo favorables para 2010, la existencia de una infraestructura comercial ilegal que elude la elevada presión fiscal resulta una competencia totalmente perjudicial y difícil de contrarrestar.

Mientras en Formosa el ingreso de mercadería ilegal -en muchos casos no es ambulante porque están en lugares fijos- es muy alto, en el interior de la provincia tomó características también preocupantes.

Según lo resaltan algunas fuentes mercantiles de la segunda ciudad de la provincia, Clorinda, la venta de mercadería ilegal (ropas, calzado y electrónica), supera a la que se realiza en negocios instalados oficialmente.

Otro hecho que disminuye la actividad comercial en la provincia es la saturación de créditos: muchas familias han comprado mercaderías en cuotas para ganarle a la inflación, mientras su poder adquisitivo no aumentó.

También representan acechanzas, para el desarrollo del comercio de la provincia durante este año, la presión tributaria, el costo salarial actual y el costo de los servicios públicos.

Comentá la nota