Una compensación que no llega a calentar la carne.

La compensación de $200 que el Gobierno pagará por cada novillo que los ganaderos logren engordar hasta más de 460 kilos antes de su faena no alcanza para abortar la suba de la carne que los especialistas vaticinan para el año próximo.
Según reveló una fuente oficial que participó de la reunión de ayer con las entidades, el subsidio apenas representa entre 100 y 150 millones de pesos. Un monto mínimo frente a lo que haría falta para contrarrestar la matanza masiva de hembras que disparó la migración a la soja de los productores.

Según datos reservados del Servicio Nacional de Sanidad Agroalimentaria (SENASA), en los últimos doce meses se faenaron unas 16 millones de cabezas de ganado vacuno. La mitad fueron hembras. Eso augura menos nacimientos de terneros para las próximas temporadas.

Para peor, los "tactos" que los veterinarios practican a las vacas en invierno para saber si están preñadas no arrojan resultados alentadores. El índice de preñez promedio será inferior al 50% en todo el país. En zonas como el Sur bonaerense, habitualmente prolíficas, cae al 30 por ciento.

Las fuentes oficiales aclararon que la compensación anunciada ayer, de dos pesos por cada kilo agregado a los novillos, sólo se pagará a quienes logren superar los 460 kilos y será de un monto fijo de 200 pesos. Eso no llega a tentar a los ganaderos, que prefieren liquidar su hacienda y pasarse a actividades más rentables. La rebaja de los "encajes" de carne que deben guardar los frigoríficos exportadores para el mercado interno tampoco alcanza para hacer más rentables las vacas que la soja. Los ruralistas lo toman como una simple devolución de derechos, porque esa restricción no existía hasta el año pasado.

Esa obligación de reservar una cuota de la carne para el consumo local se rebajó del 65 al 30% para la mayoría de los cortes. Pero no está claro que eso vaya a impulsar un alza en el precio del kilo vivo al productor. La eliminación lisa y llana de los encajes para los cortes más caros, en tanto, no tiene impacto en absoluto sobre los precios. Es carne que sólo se destina a la exportación, como la cuota Hilton a Europa y los termoprocesados a Estados Unidos.

Comentá la nota