"No comparto su visión de la inseguridad, ni de la dictadura"

Autocrítico. Reconoció que al principio tuvo "una posición innecesariamente dura con los sindicatos" en el tema salarios.
Estaba cansado, y ligeramente desaliñado. Pidió salir a fumar con la displicencia de los hombres que sospechan que su ciclo terminó. Caminó descompasado, hasta que finalmente regresó al Café Tortoni y dialogó con PERFIL. Allí, el ahora ex ministro de Educación porteño Mariano Nadorowski se desvinculó del caso de las escuchas ilegales –por el cual esta semana debió presentarse a declarar ante el juez Norberto Oyarbide– y marcó sus diferencias con su sucesor, Abel Posse, porque no comparte su visión sobre "la inseguridad, la última dictadura militar y el gobierno de los Kirchner".

—Se lo nota agobiado.

—Estoy harto de esa lógica de la política poco estratégica, basada en operaciones, en la destrucción del otro, en la improvisación. Pero también estoy contento por todo lo que se hizo en estos dos años.

—¿A qué atribuye su renuncia?

—Yo me voy por Ciro James. No hubo un cuestionamiento a la política educativa por parte de mi gobierno y la verdad es que los cuestionamientos por parte de la oposición bajaron mucho durante este año. Sabemos que en 2008 algunos de esos cuestionamientos eran legítimos, pero durante este año se fueron corrigiendo.

—¿Hizo alguna autocrítica?

—Creo que al principio de la gestión tuvimos una posición innecesariamente dura con los sindicatos por el tema salarial. Este año bajamos los decibles. De hecho, la Ciudad de Buenos Aires tuvo más días de clase que la Provincia de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos.

—¿No fue un error la contratación de Ciro James?

—El Ministerio de Educación contrató a un abogado con diploma y matrícula, que había trabajado en el sector privado, y que resultó ser un policía federal que pinchaba teléfonos. Lamentablemente, esto sucedió en el Ministerio de Educación. Todo el mundo dice que "en todos lados hay servicios", bueno, acá había uno. Y no había forma de descubrirlo. Hay mucha hipocresía. Servicios hay en todos lados.

—¿Había leído la obra literaria de Posse?

—Nunca había leído nada; se ve que mis gustos literarios van por otro lado.

—¿Cree que la Ciudad tiene buenos maestros?

—Tenemos un buen plantel de docentes. Yo no soy de los que piensan que todo es un desastre.

—¿Coincide con la columna que escribió Posse en el diario "La Nación"?

—No, no estoy de acuerdo con su punto de vista respecto de la inseguridad, la caracterización del gobierno de los K que hizo no me parece correcta y no estoy de acuerdo con su balance de la última dictadura.

—¿Por qué?

—Hay que distinguir a los jefes de las organizaciones armadas con los militantes populares que fueron encarcelados sin ningún juicio, y que sufrieron torturas.

—¿Va a formar parte del Consejo de asesores de Posse?

—Mauricio (Macri) me ofreció presidir el Consejo y no me parece una mala idea, porque a mí me hubiese gustado contar con un consejo. La condición que puse es que sea ad honórem, y que no sea un cargo decorativo.

Comentá la nota