Comparan el manejo del INDEC con los de Pinochet

Un experto dijo que la manipulación es similar a la que aplicó la dictadura chilena.
"No conozco otro caso en la historia de una manipulación de las estadísticas como ésta". Sin medias tintas, el economista colombiano José Antonio Ocampo, profesor de la Universidad de Columbia, se despachó acerca del maquillaje que el Gobierno lleva adelante en el INDEC.

Invitado por el Centro para la Estabilidad Financiera (CEF), Ocampo disertó ayer en Buenos Aires sobre el efecto de la crisis internacional sobre América Latina. En una charla con Clarín, el economista se explayó sobre la situación Argentina y consideró que hay dos elementos que juegan en contra: la fuga de capitales y la desconfianza en las estadísticas.

"No conozco otro caso como este en la historia", dijo. Y explicó que se había dado una situación similar durante la dictadura de Augusto Pinochet en Chile, cuando también se manipulaban los datos de inflación, "pero aquello fue algo que no se extendió por mucho tiempo".

"Es anómalo que las cifras digan algo que nadie cree. Y lo curioso es que en muchos otros sectores de la economía Argentina tiene datos positivos", señaló. Por esta razón estimó que "no debería costarle al Gobierno cambiar la situación y dejar de lado la manipulación".

En la crisis internacional, cuando la mayoría de los países presentan datos negativos, "Argentina tiene muchos datos positivos como para que el Gobierno pueda permitirse asumir el costo de solucionar el tema de las estadísticas", insistió.

Ocampo opinó que América Latina está "bastante bien" en términos financieros. Sin embargo, el impacto será "brutal" en lo comercial. Por ello "la contracción de la actividad económica regional podría ser la peor desde la posguerra".

El economista dijo que es el momento de debatir la creación de una nueva moneda de reserva mundial, ya que a causa del déficit de Estados Unidos, el dólar continuará debilitándose.

¿Cuál debería ser esa moneda?, se le preguntó.

--No puede ser ninguna de las que ya existen. Podrían ser los derechos especiales de giro (DEG), la moneda con la que se maneja el Fondo Monetario.

Respecto del rol del organismo multilateral, Ocampo cree quedebería avanzar aún más en el otorgamiento de "líneas de crédito flexibles". Para esto imagina un mecanismo similar a los de los bancos centrales, "una suerte de giro en descubierto de emergencia que esté disponible para todos y sin condicionalidades".

Comentá la nota