Comparan la designación de Jorge Grasso con la del Defensor del Pueblo

El militante radical Daniel Azcona es la primera voz de la UCR en analizar la situación, donde advirtió el respeto por la persona del contador, pero también las sospechas de un acuerdo
Daniel Azcona es un reconocido militante radical, que en el último proceso interno para elegir los candidatos que llevaría la UCR a las elecciones municipales del 2007, debió ceder el lugar que había obtenido en las urnas al haber ingresado por la minoría en el segundo puesto de la nómina de candidatos a concejales, para la conformación de la lista que resultó del acuerdo que firmó un sector del radicalismo con el Frente Nuevo y que terminó proponiendo por el Frente Cívico y Social a los actuales concejales Miguel Zandrino y Carlos Andrada.

El periodista de profesión analizó el presente que demuestra un escenario convulsionado en la ciudad, donde algunos integrantes del acuerdo radical-juecista están siendo denunciados de connivencia con el gobierno municipal, situación que se acrecentó con la última designación del síndico de la EMTUPSE, el contador Jorge Grasso.

Azcona dialogó con este medio y reconoció que “lamentablemente en la ciudad se ha generado una situación parecida a lo que sucedió con el Defensor del Pueblo de la provincia, el caso Mario Decara, debido a la interpretación siempre sesgada de las normas escritas y que terminan violentando lo que dicen las normas no escritas respecto de un comportamiento ético y moral”.

Cuestión de minorías

Azcona analizó lo sucedido con la designación de Grasso al frente de la sindicatura de la empresa de transporte urbano de pasajeros, donde se preguntó en primer término “cuál es la primera minoría, todo lo demás es interpretación de quién la hace y la lectura directa del escenario político dice que hoy en la ciudad, por lo menos hasta el momento, hay una primera minoría que es la Democracia Cristiana y que está llevando adelante una personalidad de oposición tal como se la ha encomendado el pueblo de Villa María y el Frente Cívico es la segunda minoría, donde uno de sus concejales es de la UCR”.

“Cuál es el argumento para sostener o no la continuidad de Jorge Grasso, donde no está en juego la persona de un reconocido contador, sino la funcionalidad política dentro del esquema de controles de la representación de las minorías”, agregó.

Continuó diciendo que “maniobras de este tipo ha habido en anteriores oportunidades, lo que parece es que el juego democrático está siendo manipulado solamente con interpretaciones sesgadas y no por las integraditas éticas que deben primar en las consideraciones del sistema democrático”.

Advirtió de inmediato que “dicho esto, algunos señalan que palmariamente esto demuestra que hay un acuerdo entre el gobierno municipal y alguna parte del radicalismo, lo que puede significar un menoscabo del contador Grasso, pero sí creo que va a tener que demostrar, como nunca, que él verdaderamente no forma parte de ningún acuerdo de trastienda”.

Sin acuerdo con Juez

Luego de sentar su posición sobre el controvertido tema anterior, constituyéndose en el primer radical en fijar una visión pública, Daniel Azcona tomó esta experiencia para adentrarse en la conveniencia de avanzar en un acuerdo entre la UCR y el Frente Nuevo, tal como se discute en la provincia.

Interpretó que “por lo que converso con los correligionarios me parece que no hay ninguna garantía de nada, es más, creo que avanzar en función de los intereses de algunos que se dicen dirigentes, que forman parte de esta sospechada alianza o acuerdo, me parece que no da garantías de nada”.

“Inclusive me llamó la atención en una expresión de alto voltaje popular, ocurrida en Oliva hace unos poquitos días, en donde el intendente juecista movilizando a sus gente y llevando al principal líder de su partido (por Luis Juez), juntó 300 personas, cuando los empleados del hospital Vidal Abal son varios miles”.

“Hay que tener mucho cuidado en las consideraciones de cómo se avanza en cualquier tipo de alianza o frente, que no tenga un oído puesto en lo que dice la gente”, continuó.

Sobre el final, entendió que “si Juez es ganador por sí y mucho más en una alianza con la UCR, es un tema a demostrar, donde Juez quiere vender su novela y la UCR tiene la responsabilidad de escribir la suya propia”.

Por último, aseguró que “en un escenario tan cambiante como Argentina, pensar en el 2011, cuando todavía tenemos que celebrar las elecciones de este año, me parece demencial”.

Comentá la nota